cómo limpiar el horno con trucos caseros limpieza del horno horno limpio y sin olores

CÓMO LIMPIAR EL HORNO CON TRUCOS CASEROS

Uno de los electrodomésticos que más se utiliza pero menos se limpian es el horno. Además, este aparato se ensucia enseguida. Al hornear, se derraman muchos alimentos en el interior del horno y cuando la grasa se seca es difícil de eliminar.

Para evitar restos resecos y gérmenes, te recomendamos limpiar un poco el horno después de cada uso. Igualmente, realiza una limpieza profunda del electrodoméstico cada 6 meses.

A la hora de limpiar el horno, puedes emplear productos naturales que tengas en casa. Estas alternativas son ecológicas y más económicas. Algunas de estas opciones son vinagre, sal, limón o bicarbonato.
Aunque si lo prefieres, al final de esta entrada tienes algunos consejos sobre el uso de productos químicos específicos para la limpieza del horno.

Antes de compartirte cómo limpiar el horno te aconsejamos que al empezar lo tengas apagado y frío, salvo excepciones. Y que separes las bandejas y rejillas para desengrasarlas.

Y ya te compartimos los trucos caseros para limpiar el horno.

BICARBONATO Y VINAGRE

Empezamos con una de las mejores combinaciones para limpiar el horno, el bicarbonato con vinagre.

Es mejor que utilices este método por la tarde, ya que tendrás que dejar la mezcla en reposo durante 12 horas (y así la dejas toda la noche).

Ten cerca un recipiente, bicarbonato, agua, vinagre, un paño de cocina, una esponja, una espátula de plástico o de silicona, una botella con spray y guantes de goma. Con todo ello, ya puedes empezar:

  1. El primer paso es vaciar completamente el horno. Saca las bandejas y las rejillas. También extrae sartenes u otro menaje.
  2. En un recipiente pequeño, como un bol, mezcla media taza de bicarbonato con unas cucharadas de agua hasta que se cree una pasta espesa. Si quieres, añade 3 cucharadas de vinagre. Como el vinagre y el bicarbonato hacen reacción, vierte poco a poco estas cucharadas. Si la pasta queda líquida, añade más bicarbonato.
  3. Con una espátula de silicona, reparte esta pasta por el interior del horno (sobre todo por las zonas más sucias). Evita cubrir los ventiladores u otros elementos.
  4. Deja en reposo toda la noche o mínimo 12 horas.
  5. Al día siguiente, limpia el horno con un paño de cocina húmedo o una esponja humedecida con jabón neutro. Si hay suciedad incrustada, rasca con una espátula de plástico o de silicona.
  6. Vierte vinagre en un pulverizador y rocía la superficie donde aún queden suciedad. Retira con una bayeta o paño húmedo todos los restos de la mezcla y el jabón neutro.
  7. Para que el horno se seque más rápido, enciéndelo a temperatura baja durante no más de 15 minutos.
  8. Y para finalizar esta limpieza, coloca de nuevo los accesorios del horno.
Solo vinagre

Si tu objetivo es hacer una limpieza rápida y superficial, emplea solo vinagre. Por ejemplo, úsalo si el horno no está muy sucio.

Vierte en la bandeja del horno dos vasos de agua caliente y un vaso de vinagre. Enciente el horno a 200 grados y deja actuar a los líquidos durante media hora. El vapor del vinagre hace que la suciedad se reblandezca. Quita los restos pasando un trapo húmedo por las paredes del horno y el cristal.

Otro método es mezclar en un pulverizador vinagre y agua (1/4 de vinagre y 3/4 de agua) y rociarlos sobre las superficies y paredes. Déjalo en reposo también 30 minutos y retira con una esponja y agua. Aclara con un paño húmedo y seca con papel de cocina.

Esta mezcla de vinagre y agua también puedes aplicarla en otras superficies de la cocina: encimeras, fregaderos y electrodomésticos de acero inoxidable. Asimismo en utensilios como ollas, sartenes o tablas para picar/ cortar.

LEVADURA

Si no tienes bicarbonato o se te ha acabado, una alternativa es usar levadura.

Aunque esta opción tiene dos pequeños inconvenientes: esta mezcla es menos eficiente y hay que usar bastante cantidad de levadura. Además, el bicarbonato actúa más rápido. De todas formas, la levadura sigue siendo una buena alternativa. Sigue estos pasos para fabricar la pasta:

  1. En un recipiente, fabrica una pasta con unas cucharadas de levadura y un poco de agua.
  2. Distribuye esta pasta en todas las superficies sucias del horno. Para confirmar su efectividad, comprueba que esta mezcla se vuelve marrón.
  3. Deja la pasta en reposo durante toda la noche, mínimo 12 horas. Cuando pasen las horas, retira la mezcla con un paño húmedo.
  4. Y si han quedado restos, elimínalos con la ayuda de un pulverizador con agua y vinagre. Cuando contacten el vinagre y la levadura, se formará una espuma. Quítala con un paño húmedo.
  5. Para acabar, seca el horno encendiéndolo durante 15-20 minutos a una temperatura baja.

SAL

Si tu horno no está demasiado sucio, la sal común o sal de mesa será un buen producto para su limpieza. Los pasos a seguir son sencillos:

  1. Lo primero que hay que hacer es sacar las bandejas del horno.
  2. Dispón en un recipiente 1/2 litro de agua y 250 gr de sal. Reparte la mezcla por las paredes y la puerta interior del horno, con hincapié en manchas o salpicaduras.
  3. Deja actuar a la mezcla unos 15 o 20 minutos y enjuaga con una bayeta húmeda.

¿Después de la limpieza sigues notando malos olores? Diluye 250 g de sal en 1/2 litro de vinagre y colócalos en un pulverizador. Rocía el interior del horno y deja en reposo unos minutos. Acaba retirando los restos con una bayeta o esponja húmeda.

Además, la sal gruesa también sirve para sustituir al vinagre, en caso de que no tengas o te moleste su olor. Para eliminar manchas difíciles de grasa, crea una mezcla con agua, bicarbonato y sal gruesa.

REFRESCO DE COLA

Usar las propiedades de una bebida de cola para limpiar las rejas o rejillas del horno es un truco bastante desconocido.

Antes de comenzar la limpieza de las rejillas, extráelas fuera del horno. Mantenlas en remojo durante 15 minutos con el refresco de cola. Cuando finalice el cuarto de hora, frota las rejas con un estropajo o trapo húmedo, enjuaga bien y sécalas con un paño.
Para llevar a cabo esta táctica puedes usar cualquier marca de esta bebida (como Coca-cola, Pepsi o marcas blancas).

LIMÓN

El limón es un gran desengrasante natural. Además de desengrasar, eliminará los malos olores que desprende el horno, por ejemplo, al cocinar pescado. También es un producto desinfectante y antiséptico, es decir, te ayudará a acabar con las posibles bacterias.

Si aplicas limón, podrás dejar dentro del horno las bandejas y parrillas, porque también se limpiarán.

Antes de empezar, ten a mano un par de limones, una esponja o estropajo, una espátula y un paño seco. Y sigue estos pasos:

  1. Primeramente, exprime el zumo de dos limones y viértelo en un recipiente apto para horno con un 1/3 de agua. Puedes dejar las cáscaras de los limones.
  2. Introduce el recipiente en el horno y enciéndelo. Programa 30 minutos a 120 ºC.
  3. Para evitar quemarte, deja enfriar el horno antes de sacar. Con el recipiente fuera, quita la suciedad con un estropajo o esponja. Elimina la suciedad más incrustada frotando con una espátula de silicona o de plástico. Para que sea más fácil rascar, echa agua con el zumo del limón en las manchas más difíciles. Si aún quedan zonas sucias, repasa con el estropajo y agua con limón.
  4. Con toda la suciedad eliminada, ya puedes secar el horno con un paño limpio.
cómo limpiar el horno con trucos caseros limpieza del horno horno limpio y sin olores

En el siguiente apartado te contamos cómo limpiar las bandejas del horno, además de con el citado limón.

¿Y LAS BANDEJAS DEL HORNO?

SAL

Otro de los métodos de limpieza es la sal. El primer paso es extraer las bandejas del horno. Con un poco de papel de cocina, elimina los restos de grasa y aceite. Seguidamente, distribuye sal gorda por la superficie y vierte un poco de agua. Deja actuar durante 30 minutos y frota suavemente con un estropajo para acabar con la suciedad.

BICARBONATO Y VINAGRE

La otra alternativa es emplear bicarbonato y vinagre. Con las bandejas fuera, reparte sobre ellas una pasta de bicarbonato y vinagre de limpieza. Deja que la mezcla actúe durante toda la noche. A la mañana siguiente, añade un poco de agua y frota suavemente la superficie. Finaliza aclarando bien. Si la parte de debajo de las bandejas está sucia, repite el proceso.

¿Y LAS REJILLAS?

Para impedir la acumulación de grasa y suciedad, te aconsejamos limpiar siempre las rejillas después de utilizarlas. Te compartimos los pasos:

  1. Empieza llenando el fregadero con agua caliente y añadiendo un tapón de detergente para la ropa. Si vas a emplear detergente en polvo, añade la cantidad correspondiente a un ciclo de lavado corto.
  2. Mete las rejillas a remojo durante 20 minutos. Y si tu fregadero es pequeño, no hay problema. Introduce la mitad de la rejilla y cuando hayan pasado los 20 minutos, gira la rejilla y sumerge la otra mitad el mismo tiempo.
  3. Después del remojo, frota con un estropajo metálico para eliminar la comida quemada de las barras.
  4. Por último, vacía el fregadero, aclara las rejillas y sécalas con papel de cocina. Ya están listas para volver a meterlas en el horno.

ELIMINA LOS MALOS OLORES DEL HORNO

Al cocinar alimentos olorosos (como pescado), el horno se impregna de ellos y acaba desprendiendo malos olores. Para acabar con estos olores desagradables, una buena opción natural es el limón. Este cítrico también cuenta con propiedades antibacterianas y antisépticas. Un consejo: emplea esta táctica justo después de usar el horno para aprovechar el calor residual.

Los pasos a seguir son:

  1. En la bandeja del horno, vierte directamente agua, zumo de un limón y su cáscara. Otra alternativa es meter el zumo de dos limones en una cacerola o recipiente y colocarlos sobre la bandeja del horno. Después, cierra la puerta del horno.
  2. Si el horno está apagado y no tiene calor residual, enciéndelo durante 30 minutos a una temperatura media. Este calor desprenderá los aromas del limón y sus propiedades.
  3. Deja que enfriar el horno, retira con cuidado la bandeja/recipiente/cacerola y límpialos. Por último, pasa un paño húmedo por las superficies interiores del horno.

¿Y SI PREFIERES UTILIZAR PRODUCTOS ESPECÍFICOS?

  1. Ten cuidado al usarlos y sigue siempre las instrucciones del fabricante. Gran parte de estos productos químicos de limpieza contienen sosa cáustica, que quema la piel, irrita los ojos y daña los pulmones.
  2. Siguiendo con el punto anterior, mantén ventilada la cocina para que estos productos no te perjudiquen. Abre ventanas y la puerta para que no se impregne el ambiente.
  3. Para evitar que los productos toquen tu piel, ponte guantes de goma y manga larga. Tenlos puestos desde que empiezas a aplicar el limpiador químico hasta que lo retiras.
  4. Si los productos te salpican en la piel, lávate inmediatamente con jabón y agua en abundancia. Consulta las instrucciones del fabricante por si acaso. Al terminar de limpiar, también lava con agua caliente la parte exterior de los guantes.
  5. Como te hemos dicho, los limpiadores químicos suelen irritar los ojos, así que colócate unas gafas protectoras. Si el producto alcanza tus ojos, lávalos con abundante agua y consulta al médico en el caso de que sigan irritados.
  6. Si tienes niños, cuando estés limpiando en la cocina, mantenlos en otra estancia y que no entren hasta que esté todo limpio y desinfectado.
  7. Antes de empezar a limpiar, coloca papel de periódico bajo del horno para no dañar el suelo.
  8. Puedes limpiar las rejillas y las bandejas del horno con estos productos. Si las rejillas están muy ennegrecidas, frótalas con un estropajo metálico antes de aclarar el producto. Para las bandejas puedes utilizar un estropajo suave y un poco de detergente de lavavajillas. Puedes usar este detergente también para el interior del horno. Retira los restos con una bayeta húmeda.
  9. Al usar estos productos químicos, es mejor utilizar paños desechables para quitar los restos. Y sino, una vez realizada la limpieza, lava profundamente los paños de cocina o tela.
  10. Al terminar, asegúrate de quitar bien cualquier resto de producto. Pasa un paño mojado con agua tibia y escurrido por toda la superficie del horno y repite hasta que no haya restos de producto. Siguiendo este consejo evitas que se estropeen tus alimentos cuando los cocines y cojan olores.

Y para ir acabando la entrada, te compartimos tres trucos para evitar que el horno se ensucie tanto:

  • Siempre que lo uses, coloca en las bandejas o rejas papel de aluminio o papel para el horno.
  • Cuando los alimentos estén cocinados, saca completamente la bandeja (con cuidado de no quemarte). Así tendrás mayor estabilidad y evitarás salpicaduras o que se desparramen salsas o condimentos.
  • Y el más importante, como ya te hemos dicho, limpia el horno después de cada uso.

¿Nos compartes tus métodos de limpieza del horno?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza del hogar en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

cambio de armario limpieza de armario limpiar armario limpieza domestica

CONSEJOS PARA LIMPIAR TU ARMARIO | CAMBIO DE ARMARIO

A tan solo unos días del cambio de estación y con la llegada del calor, seguro que quieres tener tus prendas más frescas a mano. Además, el cambio de armario es una estupenda ocasión para revisar qué prendas de ropa tienes y en qué estado se encuentran.

Es muy común realizar dos grandes cambios de armario al año: uno con la llegada del verano y otro a principios del otoño. Si aún no lo has hecho, es el momento, ya estamos casi en verano.

Como tienes que sacar todas las prendas para organizarlas por temporada, es la oportunidad ideal para limpiar profundamente el armario.

En este nuevo post te aconsejaremos sobre la limpieza de armarios, especialmente durante el cambio de armario.

LIMPIEZA DE ARMARIO

Aunque esta entrada es sobre la puesta a punto de los armarios durante el cambio de armario (dos veces al año), desde Grupo Soldene te recomendamos que limpies tus armarios a fondo una vez al mes o cada dos.

Igualmente, en cualquiera de las mencionadas limpiezas, el primer paso es vaciar completamente el armario. Para que te sea más fácil (sobre todo el cambio de armario), un truco es despejar la cama y limpiar el suelo y poner toda la ropa extendida sobre éstos.

Una vez tengas el armario libre, pasa el aspirador para quitar el polvo y las posibles pelusas. Seguidamente, limpia a fondo los estantes y los cajones con un paño húmedo y unas gotas de jabón neutro. Retira los posibles restos de jabón con otro paño húmedo y finalmente, seca.

Limpia las puertas, tanto por dentro como por fuera, con un paño. Si tienes las puertas correderas, pasa un aspirador con boquilla estrecha para eliminar el polvo. Y si no tienes aspirador, un truco es desplazar la suciedad con una brocha o plumero de microfibra para poder barrerla.

Aunque el vinagre se utilice en muchas tareas de limpieza, en esta ocasión no, ya que el vinagre puede dañar los barnices y lacas de la madera.

Con los armarios limpios y secos, ya puedes volver a colocar la ropa. Si la organizas en grupos pequeños será más fácil sacarla la próxima vez y también encontrarás más rápido las prendas que buscas.

EVITA LAS HUMEDADES EN TUS ARMARIOS

  • Si quieres evitar la aparición de humedades, hongos o carcoma en tu armario, sigue este consejo. Una vez a la semana abre los armarios para que se ventilen durante 10 minutos.
  • Además, cuando vayas a limpiar los armarios, comprueba que el paño no esté muy húmedo, para que no se queden mojadas las esquinas, uniones y juntas. Si se quedan húmedas, el aglomerado podría abombarse, dañando tu armario.
  • Para absorber las posibles humedades del interior del armario puedes usar un producto específico. Un truco casero es meter dentro del armario un recipiente con sal gorda, arroz o carbón vegetal.
  • La última recomendación es que guardes siempre la ropa completamente seca, ya que si la guardas algo húmeda puede favorecer la aparición de hongos y malos olores.

ARMARIOS LIMPIOS Y SIN PELUSAS

  • Armario de madera. La madera es un material natural, así que es mejor limpiar estos armarios con productos que no la deterioren, como jabón neutro. Como ya te hemos explicado, al finalizar la limpieza, seca bien para que la humedad no afecte a la madera. También puedes aplicar a tus armarios un producto específico para madera, la nutrirá y evitará que se reseque.
  • Armario de melanina. Mantén limpios estos armarios pasando un paño humedecido en algún líquido jabonoso poco agresivo. Y si quieres impedir que la melanina pierda brillo o color, emplea limpiacristales o antigrasa. Pero no uses sobre los armarios de melanina ceras o aerosoles.
  • Armarios con puertas lacadas o pintadas. Límpialos con una bayeta o un paño ligeramente humedecido en agua y jabón neutro. Evita el uso de estropajos en estas superficies, ya que las rayan. Y para recuperar el color blanco de tu laca blanca, pasa por encima un paño humedecido en agua oxigenada.
  • ¿Tus armarios tiene puertas de espejo? Lo ideal es que la limpies a diario, ya que al abrir y cerrar el armario se quedan las huellas marcadas. Emplea un producto específico para cristales y un paño que no deje pelusas. O papel de periódico arrugado.
  • Y para impedir que entren más polvo y pelusas, un truco es poner burletes en las puertas.

SIN MALOS OLORES

En este apartado te compartimos unos trucos para que tu armario huela bien:

  • Compra o fabrica tus propias bolsitas de tela con hierbas secas (romero, lavanda, azahar, etc.) o con infusiones aromáticas.
  • En el interior del armario, deja abiertos los botes gastados de tu perfume favorito.
  • Otro truco con bolsitas de tela es meter algodones humedecidos con suavizante.
  • Siguiendo con las bolsitas, también puedes introducir cítricos (como naranjas, limones o pomelos) y mezclarlos con clavos de olor. Colócalos en el armario cuando estén deshidratados.
  • Ya que estás metiendo bolsitas en el armario, aprovecha para colgar unos ganchos antipolillas.
cambio de armario limpieza de armario limpiar armario limpieza domestica

CAMBIO DE ARMARIO

Ya tienes los armarios limpios, toca organizar la ropa que has dispuesto sobre el suelo o la cama. Para este cambio de armario, necesitarás mínimo una mañana para hacerlo. Y si vas a lavar la ropa de la temporada pasada antes de guardarla, tardarás un poco más en hacer todo el cambio de armario.

Desde Grupo Soldene te recomendamos que sí laves la ropa que vas a guardar hasta la siguiente temporada. Como te hemos dicho en anteriores apartados, guarda la ropa bien seca y en fundas o cajas. En estas cajas puedes colocar lo que se puede doblar, como camisetas y complementos.

Te contamos cómo hacer el cambio de armario.

GRUPOS DE PRENDAS

Haz tres montones de ropa: uno con lo que te quedas para la próxima temporada, otro con lo que puedas donar/ regalar/ vender y el tercero con las prendas que vas a retirar.

Lo del segundo grupo de prendas que se encuentre en buenas condiciones puedes venderlo en apps de ropa segunda mano.

ORGANIZA Y COLOCA

Antes de colocar las prendas en el armario, comprueba si necesitas comprar más separadores, perchas, cestos, fundas. Si has de comprar algo, podrás empezar a ubicar las prendas y complementos cuando ya lo tengas todo.

Comienza la organización por la ropa. Ésta, al estar guardada durante bastantes meses, se adapta a la forma con la que se almacene.

Para evitar arrugas y pliegues, intenta disponer del máximo de prendas colgadas en las mencionadas perchas (las que suelan dar de sí, como jerséis de punto, no). Cuanto mejor colgada o doblada esté tu ropa, más fácil será localizar la prenda que necesites y se mantendrá en mejor estado.
Algunas prendas más delicadas, como abrigos o chaquetas, puedes guardarlas en las citadas fundas.

La ropa que no se arrugue mucho (como camisetas, ropa interior, calcetines) puedes almacenarla en los cajones o cestas.

Pon la ropa de esta temporada en las barras más accesibles, en baldas céntricas del armario y delante de las prendas que ya no vayas a usar. La ropa y accesorios de invierno colócalos en las baldas más altas o bajas y, si puede ser, en cajas o fundas.

Te recomendamos que guardes también en estas baldas superiores lo que sea muy voluminoso, como mantas o edredones. Para ahorrar espacio, un truco es envasarlos al vacío en bolsas especiales.

Si aun así notas que falta espacio de almacenamiento, puedes conseguir una estantería de baldas amplias y cajoneras.

ZAPATOS Y BOLSOS

Tienes varias opciones para organizar los zapatos y bolsos.

Una de las opciones para guardar los zapatos es tenerlos en cajas en una zona de baldas. Y para los de la temporada actual puedes adquirir una estantería abierta o con cristal y exponerlos.

Y para los bolsos, una manera de guardarlos es colgarlos en percheros. También guardarlos en cajones amplios para que no pierdan su forma. Otra alternativa es usar una estantería similar a la de los zapatos y usarla como expositor.

ACCESORIOS

Los accesorios también suelen ser distintos según la época del año, así que te aconsejamos ubicarlos en sitios diferentes y agruparlos por estacionalidad. Para saber qué está en cada lugar, mételos en cajas identificadas de tela. O si tienes uno, guarda los accesorios en un cajón que disponga de separadores para que no se mezclen. Por cierto, antes de guardarlos verifica que estén limpios y sin desperfectos.

También puedes meter en organizadores los cosméticos y maquillaje. Por ejemplo, hay colores de pintalabios que usamos más en verano y bases que se ponen al estar más morenos.

ROPA Y COMPLEMENTOS DURANTE TODO EL AÑO

Seguramente tienes ropa que usas durante todo el año (incluso en el entretiempo), los llamados fondo de armario: una camiseta blanca, una americana negra, etc. Intenta que estas prendas sean en colores neutros.

Muchos complementos también se utilizan gran parte del año, como paraguas o cinturones. Para tenerlos a la vista, dispón de cestos para ellos o colgadores en las puertas.

MÉTODOS DE DISTRIBUCIÓN DE LA ROPA

Te compartimos tres tácticas para ordenar la ropa:

Colores

Este sistema lo utilizan las gurús del orden. Te ayudará a la hora de buscar combinaciones de prendas y te dará paz visual al estar toda la ropa estéticamente ordenada.

Categorías

Esta es la técnica más usada. Es tan sencilla como ordenar la ropa por tipo de prendas: faldas, vestidos, camisas, trajes, etc.

Para conseguir más orden, un truco es fusionar esta técnica y el método anterior, es decir, que cada categoría esté ordenada por colores.

Según uso y actividad

Este último método es el menos conocido.

Para seguirlo, organiza tu ropa por frecuencia de uso, la ropa que uses en el día a día tiene que estar más a mano. Por ejemplo, si usas uniforme. Estas prendas deberían estar en la parte superior de las cajoneras y en el centro del armario.

La ropa que uses más ocasionalmente, como quizás la ropa deportiva o de salir de fiesta, estaría ubicada detrás de tus prendas diarias.

¿Y cómo limpias y ordenas tú tus armarios?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza del hogar en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

Convocatoria Junta General Ordinaria

CONVOCATORIA DE LA JUNTA GENERAL ORDINARIA DE ACCIONISTAS DE GRUPO SOLDENE

Te compartimos la convocatoria de la Junta General Ordinaria de accionistas que llevamos a cabo en Madrid todos los años:

Se convoca a los accionistas de la compañía a Junta General Ordinaria que se celebrará en Madrid, calle Emilio Muñoz, nº7, 3º, el 16 de junio de 2022, a las 13:30, en primera convocatoria, o el siguiente día 17, en el mismo lugar y hora, en segunda convocatoria, con el siguiente Orden del Día:

Primero.– Examen y aprobación, en su caso, de las Cuentas Anuales e Informe de Gestión individuales y consolidados del ejercicio 2021, así como del Informe de Auditoría de grupo consolidado del mismo ejercicio.
Segundo.– Aplicación del resultado obtenido en el ejercicio 2021.
Tercero.– Aprobar, si procede, la gestión social realizada en el ejercicio 2021.
Cuarto.– Repartir un dividendo a cuenta del beneficio correspondiente a 2022.
Quinto.– Ruegos y preguntas.
Sexto.– Aprobación, si procede, del Acta de la Junta.

A partir de la convocatoria de la Junta General cualquier socio podrá obtener de la sociedad, de forma inmediata y gratuita, los documentos que han de ser sometidos a aprobación de la misma, esto es: cuentas anuales e Informes de Gestión y de Auditoría mencionados (Art. 272 LSC y 42.5 C.Co.); estado contable previsto en el Art. 277 a) LSC.

Convocatoria Junta General Ordinaria

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza, desinfección y mantenimiento en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

limpieza de persianas limpiar persiana limpieza domestica

CONSEJOS PARA LIMPIAR LAS PERSIANAS POR DENTRO Y POR FUERA

Aunque nos parezca extraño, no en todos los países cuentan con persianas. El nuestro, España, es uno de los pocos que tienen persianas en Europa.

Una de las causas de la existencia de las persianas es porque en nuestro país hay muchas horas de sol durante el año. Además de repeler la luz, también evitan que entre el calor en verano y el frío en invierno.

Aparte de estas ventajas, existe un inconveniente obvio: tener persianas implica que hay que limpiarlas.
Las persianas acumulan más suciedad y se ensucian antes durante el otoño e invierno, como consecuencia de las inclemencias del tiempo. Aunque debemos limpiarlas durante todo el año, te recomendamos darles un repaso a fondo al llegar la temporada de primavera y verano.

Limpiar las persianas enrollables (sobre todo por la parte exterior) es una de las tareas domésticas más fastidiosas. Para facilitar estas labores domésticas, te compartimos unos consejos sobre la puesta a punto de las persianas.

CON QUÉ PRODUCTOS LIMPIAR

Un método sencillo para limpiar las persianas es emplear agua y jabón. Con la vaporeta ahorrarás tiempo.
Aprovecha para darle un repaso a las ventanas, ya que vas a limpiar las persianas y puede que ensucies las ventanas en el proceso. Para limpiar las ventanas, te aconsejamos estos dos trucos caseros y fáciles:

  1. Mezclas caseras. Crea un limpiador eficaz mezclando una parte de vinagre blanco con tres de agua caliente. Antes de usarla, remuévela bien. Si quieres que tu casa no huela a vinagre, puedes añadir a la mezcla unas gotitas de limón o lima.
    Fabrica otra fórmula limpiadora mezclando 2 tazas de agua, media cucharadita de detergente líquido y 3 cucharadas de vinagre blanco.
    Pon cualquiera de estas dos mezclas en un pulverizador y ya puedes aplicarlas sobre las ventanas.
  2. Filtro de café. No es necesario que uses paños especiales para evitar rayones y manchas, simplemente aprovecha los filtros del café.
    Un truco para que no aparezcan manchas ni rayas durante el proceso de limpieza es que limpies los cristales realizando movimientos horizontales en el interior y movimientos verticales en el exterior.
CÓMO LIMPIAR DISTINTOS TIPOS DE PERSIANAS

Dependiendo del material con el que están fabricadas las persianas, podrás aplicar en su limpieza unos productos u otros.

  • PLÁSTICO. En las persianas de plástico, el plástico de las lamas se irá desgastando con el tiempo y la luz del sol. Por ello, se volverán más porosas y penetrará la suciedad más fácilmente.
    Si son desmontables, la manera más sencilla de limpiarlas es meterlas en la bañera y lavarlas en profundidad con un poco de agua tibia y jabón.
  • ALUMINIO. La limpieza de las persianas de aluminio es similar a las de plástico. Tienes que estar pendiente para evitar que se oxiden con el paso del tiempo.
  • TELA. Para limpiar las persianas de tela de forma fácil, desenróllalas y limpia suavemente todas las láminas, con una esponja suave (por ejemplo).
  • MADERA. El método de limpieza de las persianas de madera dependerá del tipo de madera y del desgaste de las lamas.
    Si están muy sucias, puedes emplear una mezcla de agua y vinagre. Pero evita cualquier producto químico agresivo con la madera.
    Al terminar de limpiar las persianas, puedes aplicar una capa de barniz en el exterior, si notas que la necesitan.
  • DE COLOR BLANCO. Ten en cuenta que las persianas de este color son más costosas de limpiar, ya que se puede ver más fácilmente la suciedad.

Como te hemos mencionado, todas estas clases de persianas se pueden limpiar con ayuda de agua y un poco de jabón neutro. Y para acabar con la suciedad más adherida, utiliza algún producto específico que no sea abrasivo o la citada vaporeta (si tienes).

limpieza de persianas limpiar persiana limpieza domestica

LIMPIAR LAS PERSIANAS POR DENTRO

Te aconsejamos que para ahorrar tiempo en la limpieza de las persianas, repases su interior cada semana o cada dos. Y, como ya te hemos comentado, puedes llevar a cabo una limpieza a fondo en primavera o inicios del verano.

Hay algunos productos y utensilios que te recomendamos tener a mano cuando vayas a empezar la limpieza de persianas:

A continuación, los pasos:

En primer lugar cierra las persianas lo máximo posible. Comienza a quitar el polvo que se haya podido quedar incrustado, ayudándote con un cepillo suave. También puedes usar un paño de microfibra o una aspiradora de mano.

Con cualquiera de estos utensilios, ve limpiando cada lámina de manera individual. Empieza por las superiores para que no se desplace la suciedad por la persiana. Para llegar a las a las láminas superiores, sube a una escalera o utiliza un palo extensible. No te dejes las correas sin limpiar.

Con el polvo quitado, ya puedes utilizar algún producto de limpieza o jabón líquido y agua. O, si tienes, emplea la vaporeta.
La vaporeta logra buenos resultados y es rápida. Puedes emplearla sobre cristales, estores enrollables, paneles japoneses, persianas venecianas y cortinas. Entre sus otras cualidades, es ecológica y su acción acaba con todos los gérmenes. Con la vaporeta has de repetir los mismos pasos que cuando estabas quitando el polvo a las láminas.

Al terminar de pasar la vaporeta, retira la suciedad restante con un paño y, con otro paño, seca bien para no dejar humedad. Con estos pasos, e interior de tus persianas ya estará completamente limpio.

LIMPIAR LAS PERSIANAS POR FUERA

Como ya te hemos avisado, es mejor limpiar el exterior de las persianas en primavera o verano.

No es lo mismo limpiar la persiana por fuera que por dentro, sobre todo si no tenemos acceso a la persiana por el exterior.

Acceso al exterior

¿Tienes acceso al exterior de las persianas de manera segura? Por ejemplo, una terraza, un balcón, una galería. Si es así, puedes empezar a limpiar.

El primer paso es bajar las persianas hasta que se vean las ranuras entre las lamas. Desde tu acceso, pasa (por su exterior) un cepillo de cerdas blandas de arriba abajo, para que se desprenda toda la suciedad acumulada. A continuación, si puedes, pasa la aspiradora para recoger estos restos.

Seguidamente, como en el apartado anterior, pasa de arriba abajo un paño humedecido con agua y jabón neutro. Puedes ir aclarando el paño o bayeta para ir eliminando bien la suciedad hasta que no haya restos. En lugar del paño puedes usar también la vaporeta. Acaba secando la persiana con otro paño. Si ya has limpiado la parte interior, puedes enrollar la persiana.

Sin acceso al exterior

Si no tienes manera segura de acceder al exterior de las persianas para limpiarlas, te compartimos dos soluciones. La primera es contratar a un profesional.

Otra táctica para su limpieza es abrir el cajón donde se guardan y extraerlas. Es en este espacio donde queda enrollada la persiana cuando la subimos. Este cajón se encuentra en la parte superior e interior de las ventanas.

Una vez sacada la persiana, aspira y limpia el cajón. Después, sigue los pasos explicados en el apartado anterior para limpiar la persiana por fuera. Si vas a emplear esta táctica, no limpies la persiana por dentro antes, sino en este momento, aprovechando que la persiana es manejable. Seca bien las persianas por ambas partes con un trapo seco de algodón. Para comprobar que funcionan bien, vuelve a enrollarlas y desenrollarlas. Si todo está correcto, recoloca la tapa del cajón de la persiana y ya has acabado la limpieza de las persianas.

Te aconsejamos limpiar las persianas de tu hogar a fondo al menos una vez al año.

Para acabar estos consejos, te explicamos las peculiaridades de dos clases de cajones de persianas:

Cajón de madera

En los cajones de madera, la tapa suele está ajustada con tornillos para madera, con cabeza de estrella o plana. Si no los encuentras en el cajón, sí que están, pero estarán tapados por la pintura. Tendrás que rascar un poco para encontrar la cabeza y ya poder meter el desatornillador correspondiente.

Otras tapas, además de ir atornilladas, pueden ir pegadas con alguna clase de adhesivo. Para comprobarlo, con mucho cuidado, pasa una cuchilla o un utensilio que corte por todo el perímetro entre la tapa y el cajón.

Después de estos pasos, cuando quites la tapa, puede que encuentres un aislante de porexpán. Retíralo y ya podrás desenrollar la persiana para limpiar. Cuando finalices el trabajo, recoloca todos los elementos.

Cajones de PVC y Aluminio

Es normal que la tapa de registro vaya clipada a presión en los cajones de PVC y aluminio. ¿Y qué quiere decir clipada? Significa que se abre fácilmente haciendo una ligera presión con las manos hacia fuera.

También puedes encontrar cajones de aluminio en los que la tapa esté atornillada, como en los cajones de madera. Para retirar la tapa, desenrosca los pequeños tornillos y cógela con cuidado.

Pon todo en su sitio al acabar de limpiar.

 

Y tú, ¿nos compartes tus trucos para limpiar las persianas?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza a domicilio y doméstica en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

¡Hasta el próximo post!

limpiar con limon limpieza con limon y sal trucos con limon trucos de limpieza limpieza domestica-min

VENTAJAS DE USAR EL LIMÓN EN LA LIMPIEZA DOMÉSTICA

En otras entradas te hemos explicado los usos del vinagre, el agua oxigenada y el bicarbonato de sodio en la limpieza del hogar. Ahora es el turno del limón (y la sal).

El limón es un producto natural y gran limpiador gracias al ácido cítrico que contiene. Este ácido cítrico tiene propiedades desinfectantes y desengrasantes. También es un potente blanqueador.

Este cítrico está incluido en la lista de productos naturales (como el bicarbonato o el vinagre) que pueden emplearse para limpiar. Esta nueva moda se llama limpieza ecológica y perjudica en menor medida el medio ambiente. En la limpieza ecológica se usan productos sostenibles y biodegradables, que estén formulados sin químicos (o con poca cantidad) y que contaminen menos.

Puedes aplicar dos métodos de limpieza con el limón: ponerlo directamente sobre la suciedad a tratar, o fabricando tus propios productos de limpieza con él. Durante este post te compartiremos las ventajas del limón en la limpieza y desinfección.

ROPA BLANCA

¿Quieres recuperar el color de tu ropa blanca? Consíguelo exprimiendo dos limones y mezclándolos con un litro de agua y tres cucharadas de sal fina en un recipiente grande, para que quepa la ropa. Seguidamente, mete las prendas y déjalas en reposo mínimo una hora. Al pasar la hora, lava la prenda como haces habitualmente. Si vas a poner la lavadora, puedes añadir un vaso de zumo de limón a su agua para lograr mejores resultados.

También puedes usar las ventajas del limón para los calcetines blancos. Pon una olla con agua a hervir y añade unas cuantas rodajas de limón. Cuando se enfríe el agua, sumerge los calcetines dejándolos a remojo durante toda la noche. Al día siguiente lávalos como siempre. Y ya estarán impolutos.

Y si la zona de las axilas de tus prendas está amarillenta, utiliza zumo de limón, bicarbonato y agua a partes iguales para hacer una mezcla. Con ayuda de un cepillo suave, frota las manchas con esta composición. Deja que haga efecto más o menos media hora y lava las prendas con tu técnica favorita. Si las manchas no desaparecen del todo, seguro que se ha eliminado la mayor parte.

MANCHAS EN LA ROPA

Si en tu ropa han aparecido manchas de óxido de la ropa, acaba con ellas usando sal y limón. Cubre la mancha con sal y echa el zumo de medio limón. Deja que haga efecto durante un día y lava la prenda con tu método favorito.

Y si se han manchado tus prendas o manteles con comida difícil de quitar (como fruta o chocolate), frota el limón sobre la suciedad y deja secar antes de poner la ropa en la lavadora. Otro truco es echar el zumo de un limón sobre las manchas y dejarlo reposar 15 minutos; después lavar las prendas y secarlas al sol.

AMBIENTADOR NATURAL

Puedes usar este truco en la cocina, cuando hayas cocinado algún alimento de olor fuerte.

Pon al fuego una olla con agua y rodajas de limón. Deja que hierva la mezcla durante más o menos una hora. Los vapores que desprende la mezcla eliminarán los olores de esta estancia.

MICROONDAS Y NEVERA

Primeramente te hablamos sobre el microondas. El interior del microondas suele mancharse muy fácilmente, acumulando grasa en partes de difícil acceso. Para quitar esta suciedad, introduce en el microondas un recipiente de cristal con medio litro de agua y medio vaso de zumo de limón. Calienta el líquido durante 5 minutos y deja que el vapor actúe unos minutos. Las propiedades del limón ayudan a reblandecer la grasa para quitarla más fácilmente. Ya puedes retirarla con una bayeta o papel de cocina. Con este truco también habrán desaparecido los malos olores.

Es el momento de la nevera. Si alguna vez te has olvidado en su interior un producto en dudoso estado, seguro que notaste que el mal olor persiste un tiempo, aunque limpies profundamente el frigorífico. ¿Quieres acabar rápidamente con este hedor? Corta unas rodajas de limón y mételas en un recipiente con sal. Introduce el plato en la nevera hasta que notes que el mal olor ha desaparecido.

HORNO

Para el horno, aplicar el mismo truco que en el microondas. Vierte en un recipiente apto para el horno el zumo de tres limones con 1/3 de agua. También puedes poner las cáscaras. Enciende el horno a 120 º e introduce el recipiente durante media hora. Después de los 30 minutos, apaga el horno y deja que se enfríe. Con cuidado, saca el recipiente y pasa un paño o papel por las paredes. Si queda suciedad incrustada, retírala con ayuda de una espátula.

MÁRMOL

Antes de aplicar el limón en las encimeras de mármol, te aconsejamos que primero uses jabón neutro. Si aun así tienes que utilizar limón, no lo dejes mucho rato en contacto con el mármol, su ácido cítrico podría estropear la superficie.
Frota sobre las manchas persistentes medio limón impregnado con sal. Después, rápidamente, aclara muy bien con agua.

limpiar con limon limpieza con limon y sal trucos con limon trucos de limpieza limpieza domestica-min

PLATOS

Consigue unos platos brillantes metiendo en la bandeja del lavavajillas medio limón al iniciar el ciclo. Si prefieres lavar los platos a mano, añade una cucharadita de zumo de limón al líquido o al agua de aclarado. Aplicando el limón también eliminarás los olores desagradables.

OLLAS Y CAZUELAS

Con el uso y el paso del tiempo, las ollas y cazuelas van perdiendo el brillo de cuando están recién compradas. Si quieres recuperar su brillo, corta un limón por la mitad, imprégnalo en sal y frota tus cazuelas y ollas por la parte exterior e interior. Finaliza enjuagándolas y secándolas con un paño suave. Ya habrás conseguido un resultado espectacular.

CAFETERA

Es importante limpiar bien la cafetera para no estropearla.

Al usar agua en ella, es esencial limpiar sus conductos internos con un producto descalcificador, sobre todo si vives en zonas de agua muy dura y con mucha cal. Uno de estos productos es el zumo de limón. Pon en el depósito de la cafetera agua y medio vaso de zumo de limón. Coloca la cafetera al fuego hasta que el líquido se consuma. Seguidamente, vuelve a poner la cafetera con agua limpia. Para mantener tu cafetera en buen estado, repite este método mensualmente.

TUPPERS

Algunos alimentos (seguro que te viene a la mente la salsa de tomate), dejan olores y manchas oscuras en los tuppers de plástico. Son difíciles de eliminar, pero no imposible.

Para eliminarlas, te compartimos dos métodos de limpieza. El primero es rociando con zumo de limón manchas y dejando secar el tupper al sol. En el segundo, comienza vertiendo en agua caliente el zumo de dos o tres limones junto con sus peladuras. Seguidamente, mete los tuppers en esta mezcla y déjalos en remojo durante dos o tres horas.

RALLADOR

Si no quieres dañar tus estropajos al limpiar el rallador frotando sobre éste, mejor frota sobre el rallador medio limón por la parte de la pulpa. Luego elimina los restos con agua del grifo.

UTENSILIOS DE MADERA

Aunque te recomendamos no comprar tablas de cortar de madera, ya que se ensucian con mucha facilidad y pueden albergar bacterias.

Pero si ya las tienes, te compartimos como limpiarlas con limón. Debes saber que éste no es un desinfectante, si necesitas desinfectar algo, emplea un producto específico y garantizado.
El primer paso para limpiar las tablas de cortar es lavarlas con agua y jabón. Después, frota su superficie con sal gruesa y medio limón. Deja actuar 10 minutos aproximadamente, aclara con agua y seca.

Si también tienes cucharas de madera, límpialas frotando con medio limón. El limón te ayudará a preservar el color de la madera.

LATÓN Y COBRE

Con el tiempo y uso, los objetos y menaje de latón acaban pareciendo apagados y deslucidos. Si prefieres una limpieza ecológica al uso de químicos, recupera su brillo frotándolos con medio limón y sal gruesa.

PORCELANA

Como te hemos mencionado al principio, el limón cuenta con propiedades blanqueantes. Así que puedes utilizarlo para recuperar el blanco de las piezas de porcelana. Para conseguirlo, introduce la porcelana en un bol con agua y el zumo de medio limón. Aclara, seca cuidadosamente para no romper las piezas y listo.

PLATA

Como en el caso de la porcelana, este cítrico también puede usarse para desennegrecer la plata. Dispón dos recipientes: el primero con bicarbonato y el segundo con medio zumo de limón. Con un paño, introduce la plata primero en el bicarbonato y luego en el zumo. Frota la plata con la mezcla y enjuaga con agua.

GRIFOS

Solo necesitas un algodón empapado en el zumo de un limón. Pásalo por los grifos que sea conveniente: los grifos del lavabo, la ducha o la pila de la cocina.

AZULEJOS

Este cítrico limpia la superficie de los azulejos y también las juntas ennegrecidas por el moho. Para dejar tus azulejos impolutos, pasa por las juntas una solución de agua y limón. Si las manchas están incrustadas, aplica una primera capa y déjala actuar unos minutos. Después, vuelve a frotar con más agua con limón. Seguro que notas el cambio.

CORTINA DE LA DUCHA

Las propiedades del ácido cítrico limpiarán la cortina y además realzarán sus colores. Para lograrlo, introduce en un barreño grande el zumo de cinco limones con un litro de agua caliente. Sumerge la cortina en la mezcla durante 20 minutos y luego lávala como de costumbre.

¿La cortina tiene moho? Entonces aplica el limón directamente sobre las manchas de moho. Deja actuar durante media hora y frota el moho con un cepillo. Finalmente, enjuaga la cortina.

BAÑERA

Consigue una bañera resplandeciente con una pasta hecha con un vaso de zumo de limón y tres cucharadas de bicarbonato. Pon esta pasta encima de las manchas de la bañera y déjala actuar una media hora. Cuando pase el tiempo, frota la pasta con un cepillito y, para acabar, retira los restos con agua y una bayeta.

SOFÁ

Emplea el limón para limpiar tus sofás de tela. Mezcla un litro de agua templada con medio vaso de zumo de limón y una cucharadita de bicarbonato. A continuación, pasa por el sofá un paño ligeramente humedecido con la mezcla.

Además de limpiar tu sofá, la solución desprenderá un aroma muy agradable.

MUEBLES DE MADERA

Abrillanta tus muebles de madera con esta solución: mezcla medio vaso de zumo de limón con un vaso de aceite de oliva. Agita bien la mezcla y, con un paño ligeramente impregnado en este abrillantador, aplícala sobre tus muebles.

¿Tus muebles tienen cristales? Logra que brillen mezclando tres cucharadas de zumo de limón con un vaso de agua. Mete la mezcla en una botella con pulverizador y limpia los cristales con ella y un paño.

TELEVISORES Y MONITORES

Antes de empezar, te aconsejamos que no uses el zumo de limón directamente sobre las pantallas, podría dañarlas.

Mejor utiliza un paño humedecido con la mezcla del zumo medio limón y 600 mililitros de agua. Pasa este paño por las pantallas de la tele y el monitor del ordenador. Es un truco de limpieza poco conocido que deja las pantallas como nuevas y con brillo.

Como en el caso del vinagre, también puedes emplear este cítrico para limpiar ventanas.

SUELOS

Logra unos suelos brillantes con solo meter el zumo de un par de limones en el agua del cubo de fregar.
El primer paso es calentar el agua y, cuando ya esté el zumo añadido, dejar que se enfríe un poco. Seguidamente ya puedes fregar el suelo como de costumbre.

Por su agradable aroma, te aconsejamos utilizar limón antes que vinagre. También es una solución más económica y sostenible que comprar fregasuelos.

REPELENTE DE INSECTOS

El limón exprimido, es decir, su zumo repele insectos como las hormigas, pulgas o cucarachas. Para alejar a los insectos: mezcla el zumo de dos limones, 20 gotas aceite esencial de limón (opcional) y medio litro de agua. Mete la mezcla en un pulverizador y agita bien. Con el pulverizador podrás rociar el líquido en sitios claves como: habitaciones, la terraza o el jardín. Si quieres, puedes aplicarlo en tu piel, pero con cuidado de no hacerlo sobre heridas, llagas o rozaduras.

LIMPIADOR MULTIUSOS NATURAL

Si no sabes cómo empezar con la limpieza ecológica, te enseñamos cómo fabricar un limpiador multisuperficies con limón. En un recipiente hermético, mete unas peladuras de limón y vinagre blanco. Deja reposar la mezcla durante un par de semanas. Cuando pase el tiempo, retira las cáscaras y coloca el líquido junto a la misma cantidad de agua en un pulverizador. Si quieres que desprenda aroma, añade unas gotas de aceite esencial de lavanda. Y ya tienes listo tu limpiador ecológico.

¿Sabías alguna de estas aplicaciones? ¿Nos compartes tus trucos de limpieza con limón?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza a domicilio y doméstica en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

¡Hasta el próximo post!

limpieza mudanza limpiar antes de la mudanza limpiar después de la mudanza

CÓMO HACER LIMPIEZA EN CASA ANTES Y DESPUÉS DE LA MUDANZA

Una mudanza es una tarea complicada. Si ya es costoso empaquetar las cosas, transportarlas y recolocarlas en tu nuevo hogar, además tendrás que hacer una limpieza profunda de la nueva casa para que todo esté impecable para el inicio de tu nueva etapa.

Tampoco tienes que dejar de lado tu antigua casa. La vivienda anterior también ha de quedar limpia y en condiciones para los siguientes inquilinos. Tendrás que llevar a cabo una limpieza a fondo en estancias que recogen mucha suciedad, como la cocina y el baño. No te olvides de las tapicerías, los colchones, las cortinas u otros elementos que se suelen desatender. Una casa impecable es buena señal para sus nuevos inquilinos, y habla bien de los anteriores.

Seguro que tienes dudas a la hora de limpiar durante una mudanza, así que vamos a compartirte unos consejos sobre la limpieza del nuevo hogar.

¿Cuándo hacer la limpieza en una mudanza?

Tienes dos opciones: limpiar antes o después de trasladar tus cosas. El momento ideal dependerá de ti y de tus necesidades.

Te damos una recomendación a la hora de organizar tus objetos y enseres para trasladarlos. Dispón tus cosas en cajas y etiqueta dichas cajas con la habitación correspondiente en cada caso (por ejemplo, cocina, despacho, aseo). También puedes escribir los objetos que contenga la caja (por ejemplo, libros, toallas).

¿Aún no has decidido cuándo hacer la limpieza? En los siguientes apartados te mostramos las ventajas y desventajas de cada una de las situaciones.

Hacer la limpieza antes de la mudanza (limpieza pre mudanza)

Esta limpieza sucede antes de llevar todas las cosas a la nueva casa.

Es más fácil, ya que las estancias están vacías. Al tener la casa aun vacía, limpiar es más rápido porque puedes acceder cómodamente a todos los rincones. Te aconsejamos hacer una limpieza a fondo de la vivienda antes de llevar muebles y otros enseres. De esta manera, cuando hayas acabado la mudanza, solo tendrás que hacer una limpieza superficial del polvo que haya podido entrar.

Esta limpieza pre mudanza, como el resto, debes hacerla de arriba abajo y de dentro a fuera. Y como en el caso de la limpieza en el anterior hogar, no te olvides de ningún elemento: techos, paredes, ventanas, puertas, manivelas, interruptores, armarios etc.

Además, en muchas ocasiones, antes del traslado se hacen pequeños arreglos (como pintar las paredes) que obligan a dar un repaso de la limpieza.

Cuando hablamos de limpieza, también englobamos el deshacerte de aquellos muebles y objetos que ya no usas y no quieres llevar a la nueva vivienda.

Una vez seleccionados los objetos que sí quieres, límpialos antes de empaquetarlos. Intenta hacer un repaso a la vivienda antes de desembalar. Sino, cuando estén los enseres organizados en sus nuevos sitios, repásalos, ya que habrá algo de polvo al estar las puertas y ventanas abiertas durante la mudanza.

Con los objetos limpios antes de embalarlos, el desempaquetado y la recolocación de éstos serán más ágiles y cómodos. Acuérdate de revisar los muebles por dentro antes de colocar los objetos.

Una gran ventaja de limpiar la casa antes de mudarte es que tardas menos en tener la vivienda habitable y lista para vivir en la nueva casa.

Algunas de las pocas desventajas de esta limpieza pre mudanza son:
  • Dispondrás de menos tiempo para otras cuestiones de la mudanza al tener que limpiar todo en profundidad.
  • Igualmente, deberás de dar un repaso final cuando hagas todo el traslado. Te lo contamos más adelante en esta entrada.
  • Si tienes que trasladarte rápido, hacer antes la limpieza puede retrasarte.

limpieza mudanza limpiar antes de la mudanza limpiar después de la mudanza

Hacer la limpieza después de la mudanza (limpieza post mudanza)

Esta limpieza ocurre cuando todos tus objetos personales ya están allí, ubicados en sus espacios correspondientes o aun en sus cajas. Si no has podido o querido limpiar antes de la mudanza, ahora es el momento. Otra opción es que te mudes a un piso ya amueblado, por lo que llevarás a cabo esta limpieza con enseres y otros elementos.

Si te organizas bien, la limpieza después de una mudanza no es tan complicada. Céntrate en los baños y la cocina. Te recomendamos empezar a limpiar por ellos, ya que son dos zonas de mucha suciedad. Sigue la puesta a punto por habitaciones y salón.

Una de sus ventajas es que hacer después la limpieza en una mudanza te permite moverte a la nueva casa de forma más rápida. Así que si tienes prisa por trasladarte, esta es la elección para ti. También te recomendamos que si tus objetos van a ensuciarse durante el traslado, límpialos directamente en el nuevo hogar.

Seguramente ya estés agotado por todas implicaciones de la mudanza. Además, esta limpieza post mudanza es un poco más complicada que la anterior, al no estar la casa vacía. Si lo necesitas, puedes contratar un grupo de limpieza que te ayude, como Grupo Soldene.

¿Y cuáles son las desventajas de limpieza post mudanza?:
  • Como te acabamos de mencionar, realizar esta limpieza doméstica será mucho más incómoda con los muebles y objetos por medio.
  • Tampoco llegarás completamente a algunas zonas, como detrás de muebles y electrodomésticos.
  • Tardarás más en tener la casa adecuada para vivir.

Conociendo las ventajas y desventajas de hacer la limpieza en una mudanza antes o después, ya puedes escoger el momento que mejor te convenga.

El repaso final

Después de colocar cada cosa donde corresponda, realiza un repaso final para que todo quede perfecto. Como te hemos advertido, seguramente habrá polvo del vaciado de las cajas y de la instalación de la decoración. Para recoger el polvo, solo tienes que pasar la escoba o aspiradora y la fregona.
Finalmente, ubica los textiles (como sábanas), cortinas y alfombras y la decoración que no necesite instalación.

Pasemos ahora los espacios importantes que hay que limpiar en profundidad.

Zonas y elementos claves para limpiar en un traslado

¿Sabes todo lo que hay que limpiar en la mudanza? En el apartado anterior te hemos nombrado algunos elementos. En estos siguientes párrafos te explicamos todos los objetos y estancias que necesitan una limpieza más profunda durante el traslado.

Habitaciones, cocina y baño

Como ya te hemos indicado, es preferible que limpies las habitaciones cuando están completamente vacías, antes de colocar nada. Si los cuartos están amueblados, mueve los muebles y despeja las estancias lo máximo posible para que la limpieza sea más fácil y cómoda.

Antes de ponerte manos a la obra, te aconsejamos que limpies solo una habitación a la vez, es decir, terminar de limpiar una habitación para luego hacer la siguiente.

Mejor empieza a limpiar por los baños , la cocina y las habitaciones principales. Aprovecha que las estancias están vacías o semi vacías para llegar a todos los rincones de difícil acceso.

Las zonas claves de las habitaciones en las que tienes que prestar más atención son:

  • Suelos: Es una de las zonas que siempre acumula polvo, tanto si la casa es nueva como si ya ha sido habitada. Pasa la escoba o la aspiradora y la fregona para que estén impecables.
  • Techo: Dependiendo de lo sucio o viejo que esté, puedes pintarlo o solo limpiarlo. Ayúdate de una escalera (con precaución) y limpia el polvo y otras marcas.
  • Paredes: Como en el caso del techo, puedes limpiarlas o pintarlas. Emplea un paño húmedo.

En muchas mudanzas los techos y paredes están recién pintados, así que solo hará falta limpiarlos de manera superficial.

Muebles y electrodomésticos

La puesta a punto de los muebles y electrodomésticos dependerá de varias circunstancias.

Normalmente, limpiarás este mobiliario antes de la mudanza para que al colocarlos en el nuevo hogar no ensucien lo ya limpiado. Aunque si los muebles y electrodomésticos van a estar almacenados en otro sitio cogiendo polvo, la solución es limpiarlos cuando vayas a ubicarlos. También deberás asegurarte de que en el traslado no se ensucien y se mantengan tan limpios como los dejaste.

Puertas, picaportes e interruptores

Estos 3 son algunos de los elementos que se suelen desatender a la hora de limpiar a fondo tu casa. Así que al llegar a tu nuevo hogar, tampoco debes descuidarlos.

Las puertas, como las mencionadas paredes, acumulan mucho polvo o marcas de su constante uso.
Por otra parte están los picaportes e interruptores. Si la vivienda ya ha tenido inquilinos, estos elementos habrán sido tocados a diario y acumularán bacterias, por lo que necesitan una limpieza y una desinfección intensas.

Objetos decorativos

Puede que esta sea el paso más complejo de tu mudanza. Con los años, seguro que has acumulado muchos objetos, algunos con valor sentimental. Como te hemos recomendado en párrafos anteriores, la mudanza es la ocasión perfecta para deshacerte de cosas que ya no necesites.

Empaqueta limpias tus cosas para evitar que ensucien las estancias cuando las recoloques o puedes ir limpiándolas cuando las estés desembalando. Escoge la alternativa que más te convenga.

 

En este post has comprobado que son bastantes pasos a tener en cuenta a la hora de hacer la limpieza durante una mudanza. Seguro que no te habías percatado de muchos de ellos.

Si no llegas a todo, puedes contar con tus amigos y familiares o con los servicios de una empresa como la nuestra. Con la limpieza realizada por profesionales, ahorras tiempo y esfuerzo, además de conseguir grandes resultados. En Grupo Soldene adaptamos nuestros servicios a cada cliente y circunstancia. Nos encargamos de limpieza a fondo de cada detalle, incluso de parte externa de tu vivienda como cristales, fachada, jardines o garajes. Si necesitas ayuda con estas limpiezas, contacta con nosotros.

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza y mantenimiento en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

¡Hasta el próximo post!

limpiar chimenea limpieza de chimeneas deshollinado deshollinar

¿QUÉ ES DESHOLLINAR LA CHIMENEA? CÓMO Y CUÁNDO LIMPIAR LA CHIMENEA

Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, dejamos de encender la calefacción y la chimenea hasta la siguiente temporada. Por ello, es el mejor momento para dar una limpieza profunda a los sistemas de calefacción.

¿Tienes chimenea en tu vivienda o en tu casa del pueblo? Esta entrada te interesa, ya que te vamos a explicar cómo deshollinar la chimenea antes de no volver a encenderla hasta el invierno que viene.

Deshollinado de la chimenea

Para asegurar su funcionamiento y que esté siempre en buen estado, es necesario limpiar la chimenea.
Esta limpieza profunda se lleva a cabo una vez al año, al terminar la temporada de uso. Es fundamental que no dejes sin limpiar (de un año a otro) el conducto de evacuación de humos. La finalidad de la limpieza de la chimenea es conseguir soltar, de este conducto y de las paredes, todo el hollín acumulado con su utilización.

Además de esta limpieza exhaustiva, como seguramente uses la chimenea a diario durante el invierno, te aconsejamos hacer una limpieza de mantenimiento semanalmente. Si quitas el hollín todas las semanas, impedirás la aparición de la creosota, una sustancia altamente combustible y que, además, puede dificultar el correcto rendimiento de la chimenea.

A la hora de eliminar el hollín de la chimenea, puedes escoger entre dos métodos: la limpieza mecánica y la limpieza química. A continuación, te explicamos ambas.

Limpieza mecánica

En esta limpieza, para deshollinar las chimeneas, se emplean unos cepillos llamados erizos. Estos erizos tienen una guía semi flexible que abarca toda la longitud de la chimenea. También hay erizos eléctricos, más comúnmente usados por los profesionales.

Además de estos cepillos especiales, para la limpieza mecánica de chimeneas, necesitarás: recogedores, paños de limpieza, bolsas de basura y plásticos o papel de periódico para cubrir el suelo.

Si no quieres que tu ropa se ensucie demasiado, te aconsejamos el uso de guantes de goma y un delantal. Y para que no te entre hollín en los ojos, ponte unas gafas protectoras. También puedes llevar una mascarilla durante la limpieza, si tienes alergia al polvo o a los ácaros. Con la mascarilla evitarás inhalar ceniza.

Una vez explicada la limpieza mecánica, te compartimos los pasos para limpiar una chimenea de forma mecánica, la limpieza profunda:

  1. Antes de empezar, confirma que la chimenea está apagada y fría.
  2. Dispón alrededor de la chimenea una tela gruesa, papel o plásticos. Con esta protección ensuciarás mínimamente la zona más cercana a la chimenea, como los muebles y el suelo. Si colocas la tela, podrás reutilizarla una vez lavada.
  3. Ponte los guantes, el delantal y la mascarilla (si la necesitas). Coloca cerca todos los útiles y productos que vayas a necesitar. Aparta toda la leña que esté a medio quemar y ubícala en un sitio donde no estorbe para seguir limpiando. Un consejo: intenta usar leña seca, produce menos humo en la combustión.
    Seguidamente, con la ayuda del cepillo o una escoba, barre todas las cenizas y déjalas en el recogedor.
  4. Con el interior del tubo dentro de la chimenea localizado, ya puedes ir introduciendo poco a poco el cepillo deshollinador para que se desprenda el hollín acumulado. Este cepillo no dañará los ladrillos refractarios. Mientras vas extendiendo el mango, frota el cepillo por el interior para que caiga el hollín. Hazlo cuidadosamente, para evitar que se suelten los tubos del conducto. Si notas menos resistencia interior, es que ya habrás desprendido gran parte del hollín. Con este cepillo, también se desprenden las resinas y la creosota. Para acabar este paso, saca con cuidado el cepillo.
  5. ¿Cómo recoger las cenizas y el hollín? Usa la aspiradora que empleas para el polvo en todos los rincones y juntas. Si la chimenea tiene tiro, revisa que no tenga restos y que abre y cierra bien. Si no es así, aspíralo también.
  6. El siguiente paso es limpiar a fondo las paredes, el techo y la base de la chimenea con el cepillo. Aplica en ellos un producto especial para limpieza de chimeneas. Para conseguir los mejores resultados, sigue las instrucciones del fabricante. En lugar de usar este producto, puedes crear una solución casera. Fabrica una pasta con vinagre diluido en agua o bicarbonato con tu lavavajillas. Administra el producto y déjalo reposar de 15 a 30 minutos. Acaba retirándolo con un paño humedecido en agua caliente.
  7. Finaliza la limpieza mecánica secando la chimenea con papel de periódico. Si tiene puerta, usa hojas arrugadas de periódico para desprender los restos de hollín y deja la puerta abierta hasta que la chimenea se seque por completo.

Para su mantenimiento, puedes hacer limpiezas químicas, que te contamos en el siguiente apartado.

Limpieza con métodos químicos

En esta limpieza química se emplean productos, como bolsas limpiadoras de chimeneas y leños deshollinadores, para deshollinar chimeneas que eliminan la creosota. Estos productos especiales provocan una reacción química que disuelve los residuos sólidos, tales como la mencionada creosota. Esta limpieza con métodos químicos es perfecta para el mantenimiento regular durante la temporada de uso de la chimenea.

Te compartimos los pasos para llevar a cabo la limpieza química:

  1. Al revés que en la limpieza mecánica, en esta limpieza química la chimenea sí tiene que estar encendida.
  2. El primer paso en la limpieza es prender la chimenea y dejar que se caliente durante media hora, más o menos. La finalidad de este paso es que el interior del tubo esté bien caliente para que los productos suelten el hollín más fácilmente.
  3. Cuando pasen los 30 minutos, añade al fuego un leño deshollinador o una bolsa (con sus envoltorios correspondientes) y déjalos arder íntegramente. Mientras se van consumiendo, la chimenea se estará limpiando. Para seguir correctamente este paso, sigue las instrucciones del fabricante.
    Dependiendo del uso de la chimenea, usarás una cantidad u otra de estos productos deshollinadores:
    – Uso frecuente. Si enciendes la chimenea 4 o más días a la semana, emplea tres bolsas para la limpieza semanal y un leño deshollinador de 3 a 5 veces al año.
    -Uso ocasional. Emplea una bolsa a la semana para la limpieza de mantenimiento. Una vez al año, cuando termine la temporada de frío, usa un leño para realizar una limpieza a fondo.
  4. El último paso es retirar los restos y las cenizas. Hazlo cuando la chimenea esté fría. Si aún no la notas limpia del todo, repite todos los pasos cuando pasen 24 horas.

limpiar chimenea limpieza de chimeneas deshollinado deshollinar

Enciende correctamente la chimenea para ayudar a su mantenimiento

Una manera de que la chimenea funcione mejor y garantizando tu seguridad es realizando tareas de prevención y mantenimiento. Así se crean menos residuos sólidos en el interior del tubo.

  • Prende la chimenea de la manera correcta empleando astillas o pastillas de encendido (las que produzcan menos alquitranes). Te recomendamos evitar encender la chimenea con papel.
  • Usa siempre el combustible apropiado para cada chimenea. Una chimenea de pellets solo debe prender con pellets; y una de bioalcohol, con bioalcohol.

Las chimeneas de leña también tienen prioridades. Te aconsejamos no utilizar leña húmeda, ya que esta leña liberará menos calor en tu hogar y además generará residuos condensados.
Mejor elige leñas duras y poco resinosas, como la de encina o la de roble. Las leñas blandas, como el pino, contienen mucha resina. La resina, al quemarse, se deposita en el tubo en forma de creosota. Para evitar la aparición de la creosota, tampoco uses maderas pintadas, barnizadas ni procedentes de restos de muebles.

2 trucos para limpiar la chimenea

Para facilitarte la limpieza de mantenimiento semanal de tu chimenea, te compartimos dos trucos caseros.

El primer truco lo necesitarás para quitar las manchas persistentes de los ladrillos. En primer lugar, moja el cepillo deshollinador de chimeneas en una mezcla de medio litro de agua y dos cucharadas de vinagre. Después, frota durante unos minutos los ladrillos con el cepillo húmedo. Las manchas negras se irán eliminando.
Otra alternativa es usar bicarbonato de sodio. Crea una pasta con una cucharada de bicarbonato y un poco de agua. Espárcela sobre las manchas y déjala actuar unos minutos. Acaba retirando la mezcla con la ayuda de un paño húmedo.

El segundo truco te ayudará si tu chimenea es de cassette. Con el mismo producto que usas para limpiar el horno conseguirás un cristal perfecto. Solo tienes que dejar actuar el producto durante unos 10 minutos. Seguidamente, retíralo con una esponja ligeramente humedecida. Finaliza secando el cristal para dejarlo completamente limpio y brillante.

Qué hacer si la chimenea no se ha deshollinado en años

Si es este el caso de tu chimenea, lo mejor será que contrates los servicios de un deshollinador profesional. Garantizarás tu seguridad evitando riesgos de fuego, intoxicaciones por mala combustión y mal funcionamiento de esta calefacción.

También te recomendamos que cuentes con expertos en casos como: que tu chimenea sea antigua, no la hayas prendido en años o esté muy sucia.

Y si necesitas ayuda con estas limpiezas, contacta con nosotros.

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza y mantenimiento en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

¡Hasta el próximo post!

consejos limpieza de primavera hogar

CÓMO AFRONTAR LA LIMPIEZA DE PRIMAVERA

Ya estamos en una nueva estación, la primavera. Y cada cambio de temporada, hay que llevar a cabo una puesta a punto del hogar, en este caso, la limpieza de primavera.

Esta limpieza de primavera es sinónimo de renovación, de cambio al entrar en una nueva estación.
Con tareas de limpieza y mantenimiento diarios, esta limpieza de primavera sólo será una cuestión de pequeñas tareas. Por ejemplo, se hace hincapié en mantener el hogar libre de polvo y ácaros.

Si no sueles realizar tareas de limpieza diarias, esta limpieza de primavera puede suponerte un esfuerzo así que, en primer lugar, te compartimos unas recomendaciones antes de empezar a limpiar.

ANTES DE COMENZAR LA LIMPIEZA DE PRIMAVERA

Estos consejos te ayudarán a ahorrar tiempo y trabajo en tu limpieza de primavera:

  1. Planifica. El primer consejo es planear las tareas, el orden de éstas y cuántos días vas a necesitar. No limpies toda la casa en un solo día, es inviable.
    Puedes organizar la limpieza así: habitaciones, zonas comunes y rincones. Empieza la limpieza por las zonas más descuidadas: armarios, estanterías, etc. Deja para el final los espacios que limpias más habitualmente. Un consejo: limpia de arriba abajo para no ensuciar lo que ya has limpiado.
    Con las tareas y el tiempo distribuidos, habrás organizado el trabajo y la limpieza será más sencilla.
  2. Productos de limpieza. Dispón cerca los que vas a necesitar, para no tener que buscarlos mientras estás limpiando cada espacio. Siempre que puedas, usa productos naturales como: vinagre, bicarbonato, sal y limón. Si vas a emplear productos químicos para la suciedad más incrustada, intenta que sean ecológicos. Para usar estos productos, sigue las instrucciones del fabricante y no los mezcles. También prepara los utensilios de limpieza que vas a utilizar: escoba, fregona, cepillos, paños, esponjas, guantes, bolsas de plástico, etc.
  3. Reparte las labores de limpieza entre todos los inquilinos. Si en tu casa sois varios residentes, divide la limpieza por partes y asigna tareas a cada miembro.
  4. Ventila. Si abres las ventanas de los extremos de la vivienda, se creará una corriente de aire que circulara por toda la casa. Ventilando se renovará el aire y se secarán humedades.
  5. Inspecciona qué tienes en casa. Antes o durante la limpieza, puedes deshacerte de lo que ya no utilices. Tienes dos opciones: donarlo/ regalarlo o tirarlo si está en mal estado.

consejos limpieza de primavera hogar

LIMPIA TU HOGAR POR ESTANCIAS

Realiza la limpieza primaveral por estancias, repasando y retirando las cosas que no utilizas. Un consejo en general: intenta no recargar las habitaciones, ya que con menos cosas menos hay que limpiar.

SALÓN

El salón es un espacio polivalente y por ello es importante mantenerlo ordenado y despejado.

  • Como te acabamos de recomendar, no acumules más cosas de las necesarias, no recargues con elementos decorativos.
  • Sustituye los tejidos de invierno (como las fundas del sofá) por otros más ligeros y frescos (en algodón o lino) y en tonos claros. Lava estos textiles de invierno y guárdalos en bolsas para tejidos para que transpiren. Cuando hayas quitado las fundas, pasa el aspirador (con su cabezal especial para tapicerías) por los sofás. Dale importancia a los reposabrazos y a la parte trasera del sofá. ¿Tu sofá es desmontable? Desármalo para aspirar el armazón. No olvides limpiar la base con un trapo húmedo.
    Si has descubierto una mancha seca, elimínala con amoníaco, espuma seca o un producto especial. Recuerda que es más sencillo acabar con las manchas nada más producirse.
    Haz los mismos pasos en sillones, sillas y cojines. Es decir, aspira, lava las fundas y los rellenos de los cojines.
  • En el mando de la televisión se acumulan gran cantidad de bacterias. Frota un algodón húmedo de alcohol en el mando para eliminarlas.
  • Limpia el polvo de muebles, lámparas y estanterías con un paño húmedo. En las estanterías, implementa la regla 60, 30, 10. Esta norma dice que el 60% de la librería deben ser libros. El 30% ha de estar vacío y el 10% restante puede ser decoración.
  • Si tienes un armario con copas o vitrinas, es el momento de limpiarlo. Saca las copas y el resto de menaje y lávalos. Mientras están fuera, quita el polvo a los estantes. Una vez secas, colócalos de nuevo.
  • Con un plumero, limpia los cuadros y seguidamente pasa el aspirador por todos los recovecos.
  • El último paso es fregar los suelos con un producto específico, dependiendo del material.
HABITACIONES

El dormitorio es un lugar de descanso. Para potenciar tu relax, esta estancia debe estar bien organizada y debe ser fácil de limpiar.

  • El cabecero de la cama es un acumulador de polvo que pasa desapercibido. Los de madera o metal puedes limpiarlos con el plumero. Aprovecha esta limpieza de primavera para pulirlos con un producto adecuado. Si los cabeceros son tapizados, aspíralos. Quita las manchas con un paño ligeramente humedecido con un poco de amoníaco disuelto en agua.
  • Cambia las sábanas una vez a la semana. Tira aquellas que estén desgastadas. Las fundas de las almohadas deben lavarse una vez al mes.
  • Cada 3 meses dale la vuelta al colchón. Cuando toque cambiar las sábanas, antes de poner las limpias, deja aireando el colchón durante media hora.
    Haz una limpieza profunda del colchón cada seis meses. Para hacerla, espolvorea bicarbonato por todo el colchón, deja que actúe un par de horas y aspira bien. Mete los almohadones en la lavadora, con programas diferentes dependiendo de si son de plumón o si son sintéticos. Si es posible, lávalos un día soleado para que se sequen al aire, se apelmazarán menos.
    Por último, te recomendamos lavar mensualmente la funda del colchón (lo ideal es tener dos fundas).
  • Antes de guardar los edredones, revisa si tienen alguna mancha. Si es así, aparta el relleno aislando la zona con una goma; lava la mancha a mano y cuando seque el edredón, quita la goma para que el relleno vuelva a su sitio.
    Después de eliminar la mancha, mete los edredones y las mantas en la lavadora. Si hay tejidos que no puedes lavar, límpialos en seco o llévalos a la tintorería.
    Para ahorrar espacio en el armario, enrolla las colchas, nórdicos y mantas sacándoles bien el aire antes de meterlos en bolsas. Intenta que dichas bolsas sean de tela transpirable.
  • Es hora de lavar y guardar la ropa de invierno. Si es posible, guárdala en bolsas transpirables. Ve sacando la ropa de primavera y verano.
    Cuando estés ordenando la ropa, tira las prendas que no estén en buenas condiciones. Las que estén semi nuevas puedes donarlas o venderlas.
    Aprovecha el cambio de armario para limpiar su interior. Si son de madera o lacados, bastara con pasar un paño ligeramente humedecido con jabón neutro, aclara y secarlos bien. ¿Quieres que tu armario y ropa huelan bien? Coloca unos saquitos con lavanda en el armario. La lavanda también alejará a los insectos.
  • También es el momento de descolgar y lavar cortinas y otros textiles mencionados. Reemplázalos por tejidos más ligeros y frescos.
  • Para terminar, barre y friega todo el suelo.
COCINA

Para que te sea más sencillo cocinar, organiza tu cocina de manera funcional. Para ello, comienza con la puesta a punto de la cocina para la primavera:

  • Muebles de la cocina. Primero de todo, empieza por ordenar y limpiar los armarios de la cocina. Retira todo lo que haya dentro y pasa primero un plumero y luego una esponja con detergente. Limpia el exterior con lavavajillas o amoníaco diluidos en agua. También puedes usar un poco de vinagre o desengrasante. Para acabar, aclara y seca con un paño suave para evitar las marcas. Cuando el exterior esté totalmente seco puedes aplicar un producto que dé brillo.
    Cuando esté el interior de los armarios esté despejado, aprovecha y deshazte de todo aquello que ya no quieras o esté caducado. Dispón los alimentos más antiguos delante para consumirlos primero. Es importante que tu despensa esté limpia y ordenada, ya que hay comida en ella.
  • Textiles de la cocina. ¿Están muy deteriorados? Retíralos. Si tienen manchas secas, mételos en agua caliente con amoniaco durante unas horas. Después, lávalos a 30 ºC. Si siguen sucios, añade lejía específica para prendas de color a la lavadora.
  • Azulejos. La grasa de la cocina hace que pierdan brillo. Límpialos con desengrasante, agua y un poco de jabón. No emplees demasiado jabón o los dejarás opacos. Para conseguir acabados sin marcas y brillantes, aplica limpiacristales o un producto especial.
  • Cocina y encimeras. Despeja las encimeras, tu cocina se verá más ordenada y limpia. Deshazte de las cosas que no necesitas ni utilizas.
    Al guardar las cosas de la cocina en el lugar correspondiente, es más fácil mantener el orden y la limpieza. Para ello, usa cestas multiusos para almacenar las latas, botes y paquetes. Tendrás todos los ingredientes y utensilios ordenados. Puedes utilizarlas para las encimeras y para el interior de los armarios.
  • La ventilación, los respiraderos y las campanas extractoras de la cocina acumulan mucha suciedad y grasa. Desmóntalos y límpialos con un producto que no sea agresivo con el metal.
  • Nevera y congelador. Par su puesta a punto, el primer paso es desconectar la nevera. Saca todos los alimentos y desmonta baldas, estanterías y cajones. Limpia estos componentes de la nevera en el fregadero con agua y jabón y déjalos secar.
    Una vez esté la nevera vacía, limpia su interior con un poco de agua y bicarbonato. Esta mezcla ayuda a acabar con los malos olores de la nevera. También te aconsejamos usar otros limpiadores naturales como el vinagre o el limón. Usando estos limpiadores caseros, evitarás que tu frigorífico huela a limpiador químico. Para el exterior de la nevera, emplea una mezcla de vinagre y agua para eliminar los restos de grasa de la cocina. Puedes limpiar con agua y vinagre las juntas de la puerta. Si hay moho, elimínalo con un poco de lejía diluida con agua.
    Antes de volver a llenar la nevera, comprueba la caducidad y el estado de los alimentos.
    No olvides retirar la nevera de la pared para limpiar por detrás. Además de quitar el polvo de la rejilla y de la parte superior.
    Puedes aprovechar también para organizar el espacio de la nevera. Te recomendamos colocar los alimentos en función de la temperatura que necesitan. Como en el caso de armarios y encimeras, también puedes usar en tu frigorífico bandejas de almacenaje.
    Aplica estos consejos también para el congelador.
  • Horno. Aplica desengrasante y vinagre para debilitar la grasa del horno y de la campana extractora. Termina la limpieza con un estropajo.
  • Limpia el fregadero de la cocina con un estropajo, anti cal y un abrillantador.
    También dales un agua a todos los utensilios de cocina, ordénalos y desecha los que ya no uses.
  • Acaba con la limpieza de primavera de la cocina barriendo y fregando el suelo con desinfectante y productos especiales.
BAÑO

Para que sea más fácil el mantenimiento y limpieza diaria del baño, evita acumular elementos.

  • Empieza con el aire acondicionado del baño, revisándolo y cambiando los filtros.
  • Elimina las marcas de agua de los azulejos con agua caliente jabonosa, un paño de microfibra y unas gotas de aceite esencial de árbol de té. También puedes aplicar un producto especial.
  • Seguidamente, es el turno de los muebles del baño, el espejo y la ventana.
    Saca todos los trastos del interior de los muebles y tira lo que no quieras o esté caducado. Limpia tanto el interior como el exterior y mete ordenadamente los productos que te quedes.
    Para limpiar el espejo, frota un paño seco contra la superficie para eliminar las partículas de suciedad. Después, echa un poco de vinagre sobre una hoja de periódico arrugada, nunca directamente en la superficie del espejo, y pásala por el espejo. Para acabar, arruga otra hoja de periódico seca y recorre la superficie para quitar la humedad.
    Si tu baño dispone de ventana, elimina el polvo con un cepillo y luego límpiala mediante un paño con agua y jabón.
  • Toca limpiar la ducha, el lavamanos y retrete. Métete en el interior de la ducha y desde ahí límpiala a fondo con un cepillo pequeño, agua y lejía. Añade antical para dar brillo a las mamparas. Deja secar toda la superficie y usa otro cepillo pequeño para quitar los restos. Para limpiar el váter y el lavamanos, usa un estropajo con el producto de limpieza correspondiente.
  • Mete las toallas actuales en la lavadora y cuelga toallas frescas. Puedes poner toallas blancas o de colores alegres. Coloca detalles aromáticos para darle un aire primaveral al baño.
  • Por último, barre y friega el suelo.

Además, te compartimos estos 4 elementos que no deberías dejar en el baño:

  1. Cosméticos. Los vapores del calor y la humedad dañan a los cosméticos y cremas. Un truco para mejorar el efecto de algunas cremas es conservarlas en el frigorífico. Aprovecha la limpieza de primavera para revisarlos y tirar los que no uses o estén caducados.
  2. Perfumes. El ambiente húmedo del baño puede afectar a las fragancias y hacer que se estropeen. El mejor lugar para guardarlos es en el armario y en su caja original, alejados de la luz y el calor.
  3. Medicamentos. Pueden perder efectividad a causa de la humedad. Además de preservarlos en un lugar seco, guárdalos en su embalaje original para saber cuál es cuál y poder consultar la fecha de caducidad.
  4. Joyas o bisutería. La humedad del baño puede hacer que se oxiden. Mejor guárdalas en tu habitación, dentro de bolsitas de algodón o en una caja de madera. Guardadas así también estarán protegidas de la luz y del polvo.

ZONAS COMUNES

LÁMPARAS Y BOMBILLAS

Estos elementos son frágiles, así que utiliza un plumero para limpiarlos. Si tienen manchas, pásales cuidadosamente una esponja o un paño húmedo.

¿Tus lámparas tienen cristales colgantes? Te compartimos un truco: ponte unos guantes de algodón, humedece tus dedos en limpiacristales (o en un poco de amoníaco diluido en agua) y pasa los dedos por los cristales uno por uno. Con esta táctica evitarás goterones.

Durante esta limpieza, también te aconsejamos limpiar en profundidad las pantallas de las lámparas, sobre todo si son de tela, de fibras naturales o con piezas de cristal.

ENCHUFES E INTERRUPTORES

Estos son dos elementos que solemos olvidar limpiar aunque los usamos a diario. Para ponerlos a punto, antes de nada, desconecta la luz. Limpia los enchufes e interruptores con un paño ligeramente húmedo. Si quedan restos de suciedad, elimínalos con un algodón humedecido en un poco de alcohol. Para los rincones y las zonas más estrechas puedes ayudarte de un bastoncillo o disco facial.

Para hacer una limpieza completa, retira el embellecedor con un destornillador y limpia bien el interior de los bordes también con algodón y alcohol.

PLANTAS

La primavera es la época de las plantas. Éstas tienen doble función: decorativa y humedecen el ambiente. Algunas variedades incluso lo purifican.

Para dejarlas listas, limpia el polvo acumulado sobre las hojas con un paño suave humedecido en leche. También poda las hojas que estén secas y abona las plantas para que florezcan.

cómo limpiar las plantas

MUEBLES ALEJADOS DEL SOL

¿Por qué? Porque la luz del sol y la atmósfera seca desgastan los muebles de madera. Si les da el sol directo, desplaza ligeramente los muebles para sacarlos de su alcance. Igualmente, para fortalecerlos, aplícales una cera o un pulimento específico para madera.

CORTINAS

Si tienes otras cortinas más ligeras de algodón o de lino, cambia las actuales. Antes de guardar éstas, lávalas con un programa de centrifugado suave. Cuando estén secas, guárdalas (preferiblemente en papel de seda). Si tus cortinas actuales ya son finas, dales un lavado con un programa antiarrugas y cuélgalas ligeramente húmedas para no tener que plancharlas.

PUERTAS

Con ayuda de un paño de microfibra, agua y un poquito de lavavajillas, limpia las puertas. También puedes limpiarlas con un producto especial para madera y sacarles brillo con un paño suave.

Si las puertas tienen relieves (cuarterones o marcos), llega a ellos con un cepillo de dientes. Aclara con agua y seca con un paño que no desprenda pelusas. Para comprobar que no quedan marcas, observa la puerta a contraluz. No te olvides de limpiar el rodapié.

¿Tus puertas están lacadas? Emplea jabón neutro diluido en agua.

VENTANAS Y CRISTALES

Puedes fabricar un limpiacristales casero con vinagre y agua para limpiarlos. Vierte un poco de la mezcla en un paño que no raye las superficies de cristal. Otra alternativa es mezclar un poco de lavavajillas y unas gotas de amoníaco con agua. Para secar los cristales, hazlo siempre con papel de periódico o un paño de algodón. Repasa también las persianas y los marcos de las ventanas.

RINCONES Y ZÓCALOS

Para alcanzar los rincones más difíciles, usa el aspirador. Si éste no llega, utiliza un cepillo pequeño para expulsar el polvo de los rincones para seguidamente aspirarlo. En el caso de los zócalos, primero aspira el polvo y luego acaba la limpieza pasando un paño humedecido en jabón neutro. Sécalos bien y, si son de madera, aplícales un poco de cera.

TECHOS

Te compartimos dos opciones: puedes emplear el accesorio para tapicerías del aspirador o un cepillo de mango largo cubierto con un paño limpio (truco casero). ¿Tienes ventiladores de techo? Aprovecha la limpieza de primavera para limpiar sus aspas, pronto los pondrás en marcha y no querrás que el polvo acumulado en las aspas se extienda por toda tu casa.

PAREDES

Para su puesta a punto, comienza repasando los rincones y esquinas de los techos, marcos de puertas y ventanas con el plumero. También pasa un paño sobre los cuadros colgados en las paredes. Si tus paredes son de pintura plástica/lavable, pasa un paño humedecido con jabón neutro o un poco de lavavajillas (ambos diluidos en agua).

Antes de limpiar las paredes, prepara la cantidad necesaria para toda la superficie porque si paras a la mitad, puedes hacer una marca difícil de eliminar. Empieza por la parte de abajo y sigue hacia arriba. Si con la limpieza no sirve, puedes pintar las paredes más desgastadas.

SUELOS DE MADERA

Pasa habitualmente una mopa y elimina las manchas de los suelos de madera con un paño húmedo. Si los suelos están impermeabilizados puedes limpiarlos con una fregona ligeramente humedecida, bien escurrida. ¿Han aparecido rayas en tu suelo? Acaba con ellas frotando con un estropajo de acero y aplicando betún marrón mezclado con cera para igualar el color de la madera.

ALFOMBRAS

Igual que en el caso de las cortinas, cambia las alfombras cálidas por otras más frescas, de fibras vegetales. O recoge las gruesas y no coloques ninguna. Antes de guardar las actuales alfombras, lávalas espolvoreando bicarbonato en la superficie y dejándolo actuar durante 15 minutos. A continuación, pásales el aspirador y guárdalas enrolladas para evitar que se deformen. Antes de enrollarlas, confirma que están bien secas para que se conserven en perfectas condiciones.

Si no remplazas las alfombras, en esta limpieza de primavera aprovecha para eliminar las marcas creadas por el peso de los muebles. Levanta el pelo de las alfombras y evita que se noten las marcas con un cubito de hielo. Pon uno en cada marca y deja que se derrita. Espera a que se sequen y finalmente pasa a fondo el aspirador.

PEQUEÑOS ARREGLOS

Ya que te has puesto, además de limpiar es un buen momento para el mantenimiento del hogar: apretar aquellos tornillos flojos, cambiar las bombillas fundidas, engrasar las puertas que chirrían…

El truco para evitar grandes limpiezas es distribuir las tareas a lo largo del año. Aunque en esta limpieza de primavera también puedes aprovechar para poner a punto estancias que usamos mayormente en el buen tiempo, como las terrazas y jardines.

Si sigues la planificación y aplicas los consejos que te hemos proporcionado, harás una limpieza primaveral fácil y rápida.
Y si no te apetece llevar a cabo esta limpieza de primavera ponte en contacto con nosotros y dejaremos tu hogar impecable.

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza doméstica y limpieza a domicilio en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

¡Hasta el próximo post!

CÓMO LIMPIAR EL POLVO DE TU HOGAR

CÓMO LIMPIAR EL POLVO DE TU HOGAR

La acumulación de polvo en tu hogar, local u oficina puede derivar en enfermedades respiratorias.

En estas líneas te explicamos por qué limpiar el polvo con frecuencia y cómo hacerlo.

¿POR QUÉ HAY QUE LIMPIAR EL POLVO CON FRECUENCIA?

Tanto en el hogar como en otros espacios como tu empresa o local, es necesaria una limpieza asidua del polvo. El polvo perjudica a órganos del aparato respiratorio como nariz y boca, tráquea, pulmones, bronquios y bronquiolos.
Las consecuencias de la acumulación de este polvo pueden ser incluso enfermedades como: asma, alveolitis alérgica, hasta cáncer.

Un estudio de la Universidad de George Washington, mediante un análisis del polvo de las casas, ha afirmado que en él existen decenas de productos químicos tóxicos.

Gran parte de los productos que empleamos en el hogar contienen sustancias químicas dañinas. Éstas se sueltan en el aire y quedan retenidas en el polvo, depositándose en elementos de la casa y en el suelo.
Los convivientes respiramos pequeñas partículas de este polvo tóxico, además de absorberlas por la piel. Este polvo tóxico puede perjudicar nuestra salud y la de bebés y niños pequeños, ya que éstos tocan todo y seguidamente se llevan las manos a la boca.

Una de estas sustancias tóxicas son los ftalatos, presentes en recipientes de alimentos, spray para el pelo, cosméticos y jabones. Los ftalatos están relacionados con problemas de salud tales como: asma, TDAH, cambios hormonales y menopausia precoz.

En este estudio, se aprecia que el ftalato DEHP es el que aparece en mayor porcentaje en las partículas del polvo. Además, en grandes cantidades se hallaron fenoles, retardantes de llama y otros productos químicos altamente fluorados.

También se encontraron 45 productos químicos tóxicos que están presentes en productos de consumo y de uso doméstico, como: suelos de vinilo, productos de aseo y de limpieza y materiales de construcción.
De estos indicados 45, diez productos químicos nocivos están la gran mayoría de las muestras de polvo. Uno de ellos, el TDCIPP, es un retardante de llama que daña el hígado. Puede estar presente en muebles, productos para bebés y otros artículos para el hogar.

¿Cómo puedes protegerte de estos productos químicos? Además de realizar limpiezas frecuentes del polvo para que no quede en el aire, evita el uso de productos nocivos. Por ejemplo, reduce el uso de plásticos y emplea productos ecológicos y naturales. También te aconsejamos el lavado constante de manos: las tuyas, las de bebés y niños.

EVITAR QUE EL POLVO ENTRE EN LA VIVIENDA

Antes de acabar con el polvo que esté en la casa, te compartimos unas recomendaciones para conseguir que entre menos polvo en tu hogar. Así ahorrarás tiempo limpiando.

  1. Elige siempre productos eficaces atrapando el polvo. Y haz limpiezas frecuentes con ellos.
  2. Intenta limpiar semanal o quincenal el polvo acumulado debajo de los muebles grandes como: sillones, sofás, alfombras, mesitas auxiliares y escritorios.
  3. Elimina el polvo de bajo de la cama con un aspirador o una escoba de fibras duras. No uses los de la cocina, ya que podrías ensuciar las otras estancias con grasa.
  4. En un lugar habilitado, sacude las alfombrillas y alfombras un par de veces por semana. Además, pasa la aspiradora por ellas.
  5. Descálzate al llegar a casa. Coloca un zapatero en la entrada y deja ahí el calzado. También puedes llevar los zapatos al balcón para que no ensucien la vivienda.
  6. Sacude diariamente las prendas que te hayas puesto antes de guardarlas en el armario.
  7. En el momento de limpiar el polvo de los armarios, sacude las sábanas y demás ropa de cama antes de volver a guardarlas. En otro apartado te lo contamos más detalladamente.
    Un consejo: limpia frecuentemente el interior de los armarios para evitar que se acumule polvo, mal olor o humedad.
  8. Para mantener la casa sin polvo, pasa un paño de microfibra a diario por las zonas más críticas. Con esta acción también ayudas a evitar la aparición de problemas de respiración o reacciones alérgicas.
  9. Para impedir que se cuele más polvo en la casa, puedes sellar con burletes las rendijas de las ventanas o el hueco de debajo de la puerta.

CÓMO LIMPIAR EL POLVO DE TU HOGAR

A continuación, te mostramos cómo eliminar el polvo en las superficies de tu hogar.

VENTILAR ANTES DE LIMPIAR

En anteriores entradas del blog ya hemos mencionado los beneficios de airear la casa, consigues un aire más limpio.
Abre las ventanas antes de comenzar la limpieza, sino el polvo retornará a las superficies. Un consejo: ventila a primera hora de la mañana, cuando el aire está más limpio. Airea la casa por estancias, para que el polvo no se reparta.

Es suficiente con abrir las ventanas durante 10 minutos, para que la temperatura exterior no afecte a tu hogar. Si en la casa algún conviviente es alérgico a los ácaros, deja las ventanas abiertas durante más tiempo, una media hora.

PRODUCTOS REPELENTES DEL POLVO

Ubica cerca productos para atrapar el polvo de forma eficaz: plumeros, paños de microfibra, trapos antiestáticos, aspiradora, etc.

Cuando acabes de eliminar el polvo, aplica otros productos que lo repelan y retrasan su aparición. Estos productos eliminan la electricidad estática que atrae el polvo. Por ejemplo, existen los sprays antiestáticos para pantallas de TV y ordenadores. También hay sprays para tejidos, que se aplican sobre tapicerías o cortinas.
Por otro lado, para los muebles de madera, usa productos que lleven cera de abeja.

Si vas a pintar algún mueble, hazlo con pinturas especiales que evitan que se adhiera el polvo.

Y si quieres evitar químicos, puedes crear tu propio producto antipolvo. En un aerosol, mezcla un vaso de agua, cinco cucharaditas de vinagre blanco y dos cucharaditas de aceite de oliva. Primeramente aplícalo por la parte alta de los muebles y seguidamente en las inferiores, para no manchar lo que ya está limpio.

ASPIRADORA

Este dispositivo es más eficaz que la escoba, ya que la escoba no recoge todo el polvo.
Si vas a cambiar tu aspiradora por una nueva, elige una con filtro HEPA. Estas aspiradoras logran atrapar partículas de polvo muy pequeñas, por lo que la limpieza será más profunda.

Frecuentemente aspira los suelos y alfombras de bajo de las camas, de los muebles y del sofá. Tampoco dejes de lado las zonas con cables, como la parte de atrás del mueble de la tele o el ordenador.

Además del aspirador tradicional, pueden ayudarte algunos más modernos. Un aspirador de mano será útil para tapicerías y otras superficies. Usa la boquilla más larga y estrecha de este aspirador para limpiar el polvo de debajo de la cama. Otro aspirador moderno es el famoso robot, que limpiará los suelos de manera independiente.

SUELOS

Para acabar con el polvo de los suelos, lo primero es pasar los citados aspiradores.

El último paso cuando quitas todo el polvo de la casa es fregar el suelo, después de tener limpios los muebles, superficies y el suelo aspirado. Si friegas el suelo a menudo consigues acabar con los restos de polvo que haya.

Con la fregona bien escurrida para que el suelo no quede húmedo, empieza limpiando el suelo desde el fondo de la estancia hacia la entrada. Con esta táctica evitas pisar las partes ya fregadas.

¿Quieres lograr una mejor limpieza del polvo en el suelo? Puedes utilizar dos aparatos: otro robot aspirador, en este caso con mopa húmeda y un purificador de aire. El purificador filtra el aire y elimina las partículas de polvo del ambiente. Es la solución ideal para los alérgicos al polvo, a los ácaros o al polen.

MUEBLES

Sigue este orden al limpiar el polvo de los muebles: primero empieza por las partes más altas y continúa hacia abajo.

Para llegar a todos los rincones de las superficies más altas, ayúdate de un plumero de microfibra con mango telescópico.

Para el resto de zonas, pasa un trapo de microfibra humedecido en agua o vinagre blanco. El vinagre desinfectará y limpiará en profundidad los muebles. Este producto sirve para superficies de plástico o madera. En los muebles de madera recupera su antiguo brillo.
Si tus muebles son de madera maciza, no uses producto, solo pasa un paño de microfibra seco.

Si vas a lacar los muebles, te recomendamos no hacerlo. El polvo se adhiere más a los muebles lacados. Mejor aplica en tus muebles las nuevas pinturas antipolvo.

Al acabar de quitar el polvo, lava los utensilios con agua y jabón (o vinagre blanco), para eliminar la suciedad que tengan.

MUEBLES BARNIZADOS

Los muebles barnizados son diferentes a los del apartado anterior. Estos muebles y los muebles pulidos son los que menos polvo desprenden, ya que cuentan con una “capa” extra.

Para atrapar el polvo, usa un paño de microfibra o un plumero electroestático. ¿Y por qué este plumero? El plumero tradicional solo mueve el polvo de un sitio a otro. Un truco de limpieza es humedecer ligeramente el paño, para que el polvo se pegue a él.

productos y utensilios para quitar el polvo limpieza domestica

ELECTRODOMÉSTICOS

No dejes sin quitar el polvo de los electrodomésticos, esta suciedad atasca su funcionamiento, por ejemplo: los filtros del aire acondicionado, del sistema de calefacción y de la refrigeración.

Los electrodomésticos que acumulan más polvo (en su superficie) son los totalmente expuestos como: la lavadora, la cafetera, la tostadora o el microondas. Para recogerlo, pasa una bayeta humedecida con agua y jabón (o con agua y vinagre blanco).

Para limpiar el polvo de electrodomésticos con pantallas, como el televisor, emplea agua destilada y alcohol isopropílico.

ARMARIOS

Aunque parezca que no, el polvo también se amontona en el interior de los armarios, sobre todo en los de la ropa. Si hay bastante cantidad puede incluso ensuciar la ropa limpia y la nueva.

Para evitar manchar la ropa y el armario, un consejo es que ventiles el armario todos los días. También límpialo una vez por semana con un paño humedecido en vinagre blanco o tu limpiador favorito. Si el armario es de madera delicada, que el material de este paño sea microfibra.

LIBROS Y ESTANTERIAS

Anualmente, lleva a cabo una limpieza profunda de todos los libros y estanterías. Saca los libros de las estanterías uno a uno y pasa un plumero o paño antiestáticos. Aprovechando que las estanterías están vacías, límpialas a fondo.

Para evitar que el polvo se cuele entre los libros, colócalos todos juntos, sin dejar espacios entre ellos.

PAREDES, PUERTAS Y PERSIANAS

Puede que no notes el polvo en las paredes y puertas, pero si pasas un dedo verás que existe. Para mantener limpias las paredes, quita el polvo al menos una vez al mes. Pero no emplees productos que puedan dañar la pintura.

En el caso de las puertas, pasa por toda su superficie un trapo o paño de microfibra seco o humedecido con un limpiador eficiente.

Para atrapar el polvo de las persianas necesitarás una vaporeta o un aspirador. Luego solo tendrás que utilizar una esponja y jabón para quitar el resto de la suciedad.

NO ACUMULES

Practica el minimalismo. Cuantos más adornos o decoraciones tengas, más polvo atraerán y más difíciles serán de limpiar. Que tus estancias sean sencillas y poco recargadas.

Igualmente, intenta no decorar las esquinas para que no se esconda en ellas el polvo.

También evita tener muchas alfombras. Éstas son un imán para el polvo y las bacterias. Prescinde de ellas sobre todo en dormitorios infantiles. Y durante el verano, que son menos necesarias.
Y si no quieres deshacerte de ellas, aspíralas con mucha frecuencia y de manera exhaustiva.

RINCONES

Como hemos afirmado en el apartado anterior, la suciedad tiende a esconderse en esquinas y rincones. Cuando lleves a cabo una limpieza general de la casa, haz hincapié en paredes y techos, la parte trasera de los muebles, los lugares en los que hay cables y enchufes y cualquier recoveco que se te ocurra.

No dejes de lado a las bombillas. Con cuidado, pasa de vez en cuando un paño a las bombillas de tus lámparas y focos. La suciedad acumulada hace que pierdan luminosidad.

HABITACIÓN INFANTIL

Estas estancias son más delicadas que los dormitorios comunes. El mejor consejo para evitar el polvo en las habitaciones infantiles es no acumular objetos ni dejarlos esparcidos.

Para mantener el orden, mete los juguetes y peluches en cajas con tapa, en un baúl o en cajones. Retira con los que ya no jueguen.

Puedes poner en el lavavajillas los juguetes de plástico.
Para limpiar los juguetes electrónicos, pasa por su superficie un paño humedecido con agua y jabón neutro o una toallita húmeda.
Estas toallitas húmedas también son útiles para desinfectar otros objetos que los niños tocan continuamente: interruptores, ordenadores, mandos.

Para facilitar la eliminación del polvo en cortinas y ropa de cama, elige telas que sean lavables.

Como te acabamos de mencionar, mejor no tener alfombras. Si las tienes, que sean lavables y mételas en la lavadora con frecuencia. Si no se pueden lavar, aspíralas diariamente.

DORMITORIOS EN GENERAL

Te los explicamos por zonas.
En primer lugar, te hablamos del colchón. En él se ocultan alérgenos. Te recomendamos protegerlo con una funda hipoalergénica, las almohadas también. Estas fundas tienen una estructura muy densa que impide el paso de estas partículas y de los ácaros. Lava estas fundas a alta temperatura cada dos meses para acabar con los ácaros acumulados.

También te aconsejamos airear diariamente el colchón, antes de hacer la cama.
Una vez al mes, dale la vuelta al colchón y cambia la funda. Aprovecha y pásale el aspirador.
Si tienes vaporeta, puedes usarla de vez en cuando: coloca el colchón de pie, pasa la vaporeta y déjalo secar.

¿Vas a renovar tu colchón? Elige uno de esponja, látex o viscoelástico. Los de muelles son huecos en su interior, espacios donde puede acumularse el polvo.
El último consejo para el colchón es usar (sobre la cama) cada 2-3 días sprays purificadores, que absorben la humedad y los alérgenos.

Es el turno del polvo en la ropa de cama. Para evitarlo, escoge sábanas, colchas y mantas fabricadas con fibras sintéticas, o que tengan una alta proporción de ellas.

Si tus favoritas son las sábanas y colchas naturales, te advertimos que deberían ser 100% de algodón para meterlas en la lavadora a más de 60 °C. Se lava a esta temperatura para acabar con los ácaros. Otra opción es lavar en seco los textiles a un mínimo de 55 °C.

Cambia y lava las sábanas semanalmente. Si es invierno y estás usando las mantas y los edredones, lávalos cada 15 días.
Además, deberás lavar esta ropa de cama antes de guardarla después del invierno y al sacarla para usarla en esta estación. Cuando ya no la vaya a utilizar y esté limpia, métela en bolsas al vacío, estas bolsas repelen el polvo y otros alérgenos. Las prendas de ropa estacionales como abrigos o camisetas cortas también deberás lavarlas antes de sacarlas y antes de guardarlas.

¿Y en cuanto a las almohadas? Todos los días airéalas y sacúdelas para eliminar el polvo y la humedad que se hayan creado durante la noche. Como te hemos dicho, ponles fundas antiácaros. Lava la funda de la almohada como las sábanas, una vez a la semana.
Mete la almohada en la lavadora dos veces al año, tanto si es sintética como si es de plumas. Selecciona un programa corto especial para prendas delicadas, con agua fría. Aunque haz caso a las recomendaciones del fabricante de cada almohada.

Toca aconsejar sobre los rellenos de almohadas y edredones. Siempre han recomendado que fueran sintéticos. Sin embargo, estudios recientes han confirmado que también los rellenos de plumas y plumones son una buena barrera antiácaros.

Terminamos estas recomendaciones hablando del polvo en las cortinas de las habitaciones. Aspíralas a menudo y lávalas una vez al mes o cada dos. Tiéndelas húmedas para no tener que plancharlas.

 

¿Y tú, limpias el polvo habitualmente?

Si necesitas ayuda para eliminar el polvo y la suciedad, ya sea en tu vivienda, comunidad de vecinos o empresa, cuenta con nosotros.

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza a domicilio, oficinas y locales en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

¡Hasta el próximo post!

trucos de limpieza con bicarbonato usos del bicarbonato en la limpieza del hogar limpieza domestica limpieza a domicilio

23 USOS DEL BICARBONATO EN LA LIMPIEZA DEL HOGAR

En entradas previas te hemos compartido los usos del vinagre y el agua oxigenada en la limpieza del hogar. Ahora es el turno de los trucos de limpieza doméstica con bicarbonato de sodio.

El bicarbonato es otra solución casera para la limpieza, y es muy beneficioso para las tareas domésticas. Es ideal tanto para las limpiezas diarias como para acabar con manchas complicadas.

Es un producto que se disuelve fácilmente en agua y ayuda a eliminar la grasa y la suciedad incrustada. El bicarbonato sódico es un gran quitagrasas, desatascador y desinfectante, como verás a continuación.
Puede utilizarse solo diluido en agua. O, si quieres reforzar su acción limpiadora, mézclalo con zumo de limón, vinagre y sal.

En esta entrada, en primer lugar, te enseñamos las ventajas de este producto.

BENEFICIOS Y VENTAJAS DEL BICARBONATO

  • Eficaz. Aunque sea un remedio casero, cumple correctamente. Y se usa desde hace tiempo en tareas de limpieza.
  • Ecológico. Al ser un producto natural, no perjudica el medioambiente. Además, una vez usado es biodegradable.
  • Multiusos. Puedes emplearlo en muchos objetos y estancias de tu hogar. Te los mostraremos en posteriores apartados.
  • Económico. Si lo comparas con otros productos, es un producto asequible. Y es fácil de adquirir en supermercados.
  • Inodoro. Este producto solo no huele. Pero si lo mezclas con vinagre puede producir malos olores. Si haces esta combinación, ventila la zona y usa guantes.

A continuación te comentamos los trucos de limpieza de esta sustancia.

TRUCOS DE LIMPIEZA CON BICARBONATO

1. OLLAS, SARTENES Y CUBERTERÍA

Al usarlas diariamente, en las ollas y sartenes aparecen manchas de grasa o de restos de comida quemada. Para eliminar estas manchas de las ollas y sartenes, vierte agua hasta la parte que quieres limpiar y espolvorea bicarbonato en su interior. Deja reposar durante dos horas y retira la suciedad reblandecida con una espátula.

En el caso de las sartenes, para que no pierdan su anti adherencia, se usa una pasta de bicarbonato, agua y vinagre. Deja reposar esta pasta media hora, limpia las sartenes cuidadosamente con una esponja y finalmente enjuágalas.

Para acabar fácilmente con la grasa de la cubertería, añade dos cucharadas de bicarbonato a tu jabón lavavajillas. Para eliminar la suciedad incrustada de los cubiertos, mételos en agua con esta mezcla. Por último, limpia los cubiertos con una esponja húmeda para evitar rayones.

2. VITROCERÁMICA

¿En tu cocina hay encimeras de vitrocerámica? Estas encimeras son muy delicadas, así que debes limpiarlas con cuidado. Aplica una pasta hecha con bicarbonato y vinagre blanco sobre la placa de vitrocerámica y déjala unos minutos. Quita la pasta con un trapo de papel. Si aún hay restos de comida y grasa, pasa una rasqueta cuidadosamente. Finalmente, pasa el trapo de nuevo para dejar la vitrocerámica impecable.

3. MICROONDAS Y HORNO

Primero te hablamos sobre la limpieza del microondas. Espolvorea un poco de bicarbonato en una esponja húmeda y pásala por el interior del electrodoméstico. A continuación, retira el producto con un trapo húmedo. Enjuaga bien la esponja, y evitando que chorree, repasa de nuevo toda la parte interna. Esta táctica sirve tanto para eliminar los restos de comida como para desodorizar el microondas.

Ahora te compartimos la fórmula para el horno. El bicarbonato sirve para eliminar los restos de comida de la parte baja del horno. Para ello, primeramente, rocía el horno con agua y bicarbonato y déjalo en reposo toda la noche. Al día siguiente, frota y retira la suciedad con una esponja.

También sirve para el lavavajillas y la lavadora. Mensualmente, pon un lavado con bicarbonato para limpiarlos por dentro.

4. CUBIERTOS DE METAL

¿Cómo conseguir unos cubiertos relucientes? El bicarbonato sódico te ayudará. Te proponemos dos métodos:

  • En el primero, mezcla 3 partes de bicarbonato de sodio con 1 parte de agua. Con ayuda de una esponja, trapo o cepillo de dientes viejo frota hasta que salga la suciedad.
  • El segundo método empieza llenando un recipiente con agua tibia y una cucharada de este compuesto. Remueve bien e introduce los cubiertos. Mantenlos en el recipiente durante unos minutos y seguidamente enjuágalos bien para que no quede ningún resto de bicarbonato. Seca los cubiertos con un paño limpio y ya estarán listos para usar.

5. FREGADEROS

Asiduamente desinfecta el fregadero para eliminar las bacterias y gérmenes de los restos de los alimentos. Necesitas 3 cucharadas de bicarbonato de sodio y ¼ de taza de vinagre blanco para ello. El primer paso es echar el bicarbonato sobre el fregadero y dejarlo reposar 5 minutos. Seguidamente, frota con un cepillo y vierte el vinagre blanco en el fregadero. Déjalo actuando otros 10 minutos y limpia el fregadero. Lucirá limpio y brillante.

6. OLORES DE LAS ESPONJAS

Acaba con el mal olor y la suciedad de las esponjas con una solución de bicarbonato y agua. Introduce las esponjas y déjalas en reposo. Para acabar, enjuágalas y escurre las esponjas. De esta manera alargarás la vida útil de las esponjas.

7. BASURA

Si quieres evitar que tu basura desprenda malos olores (sobre todo en verano a causa del calor), coloca bicarbonato en el fondo del cubo. Otro recurso es espolvorear un par de cucharadas en las bolsas de la basura.

8. POTENCIAR EL DETERGENTE LÍQUIDO

¿Cómo aumentar las propiedades del detergente? Un famoso truco es añadir ½ taza a cada lavado con tu detergente líquido.

El bicarbonato aporta un mayor equilibrio al pH del agua, dejando la ropa más limpia y fresca.

9. PRENDAS DE ROPA

El bicarbonato puede ayudarte de diversas formas en tus prendas de ropa.

Si las axilas o cuellos de tus prendas blancas están amarillos, recupera su blancor con 3 cucharadas de bicarbonato de sodio y ½ taza de vinagre blanco. Frota las zonas amarillas con bicarbonato y deja las prendas en un recipiente con el vinagre durante media hora. Después, lava la ropa como de costumbre.

Para las manchas recientes de aceite y grasa, puedes usar un método similar. Esparce un poco de bicarbonato sobre las manchas de las prendas previamente humedecidas, deja que haga efecto el producto y limpia con un cepillo.

En el caso de las manchas causadas por el café y té, elimínalas con una mezcla de bicarbonato y un poco de zumo de limón. Este remedio funciona especialmente bien en la ropa blanca o de colores muy claros. Si las manchas persisten, administra el bicarbonato directamente con una esponja y déjalo actuar. Finalmente, enjuaga las prendas con agua y detergente.

También puedes usar estos trucos para lavar la ropa deportiva. En un apartado posterior te lo detallamos.

trucos de limpieza con bicarbonato usos del bicarbonato en la limpieza del hogar limpieza domestica limpieza a domicilio

10. CORTINAS DE LA DUCHA

¿No lavas semanalmente las cortinas de la ducha? Pues ten en cuenta que aparecerán residuos de sarro y jabón. Te contamos cómo acabar con estas suciedades. Primero descuelga las cortinas. Seguidamente, introdúcelas en un barreño y frota las cortinas con una esponja con bicarbonato añadido. Enjuágalas y sécalas para evitar humedades.
Otra alternativa para limpiar las cortinas es meterlas en la lavadora. En el primer ciclo, añade solo el bicarbonato. Ya en el segundo ciclo, agrega el detergente habitual.

11. INODORO

Por su uso frecuente y el paso del tiempo, tu inodoro puede volverse amarillento, provocando sensación de suciedad.

Aunque algunos productos pueden dañar la porcelana y las tuberías, el bicarbonato no. Además, sus propiedades mantienen la fosa séptica limpia y previenen los atascos en las tuberías. Para cuidar tu inodoro, semanalmente esparce una taza de bicarbonato y deja en reposo una media hora. Vierte un poco de vinagre y frota con la escobilla o con un estropajo.

12. AZULEJOS

Con el bicarbonato puedes evitar la aparición de juntas negras y moho. El método es espolvorear un poco sobre una esponja húmeda y luego frotar sobre las superficies. Si quieres un mejor resultado, haz una pasta con bicarbonato y tu jabón de limpieza preferido. Aplica la pasta en los azulejos y déjala actuar unos 5 minutos. Retira con una esponja o trapo húmedo y que se seque al aire.

13. BAÑERA

Consigue una bañera suave y brillante aplicando bicarbonato en una esponja húmeda y pasándola por toda su superficie. Enjuaga la bañera y déjala secar.

14. MUEBLES Y PAREDES

Para limpiar los muebles o eliminar manchas de pintura, administra un poco de bicarbonato en una esponja húmeda y frota ligeramente en las partes pertinentes. Deja actuar unos minutos y limpia y seca el mueble con un paño.

¿Tienes hijos pequeños? Suelen ensuciar las paredes con lápices. Para acabar con estas manchas, usa una mezcla de 1/4 de taza de bicarbonato, 1/2 taza de vinagre por 4 litros de agua. Toma un trapo para limpiar la pared de arriba a abajo. Si hay un rayón persistente, haz una pasta con agua y bicarbonato y frota con otro paño sobre la mancha hasta ya no esté.

15. SUELOS

Logra unos suelos limpios y brillantes con el bicarbonato. Disuelve media taza en un recipiente con agua tibia. Friega los suelos con un paño humedecido en la mezcla y aclara con otro trapo limpio. Es más sencillo si usas una fregona, evitarás que el agua gotee y que el suelo de madera quede húmedo.

16. MANCHAS EN LA ALFOMBRA

Como te hemos mencionado al principio del post, el bicarbonato es un gran quitamanchas. Elimina las manchas en la alfombra con 2 cucharadas de bicarbonato y ½ taza de vinagre blanco. Empieza espolvoreando el bicarbonato sobre la mancha y frotando con un cepillo. Seguidamente, vierte el vinagre y déjalo 5 minutos para que penetre sobre los tejidos. Por último, retira los residuos y la suciedad con ayuda del aspirador y deja secar la alfombra.

17. CRISTALES

¡Ten cuidado para no rayarlos! Para conseguir unos cristales relucientes, mezcla en un recipiente 2 tazas de agua, ½ taza de vinagre blanco y 1 cucharadita de bicarbonato. Distribuye la mezcla por el cristal con una esponja que no raye. Deja actuar unos 5 minutos y cuidadosamente retírala con agua. Para evitar la aparición de nuevas manchas, no limpies cuando entren rayos directos del sol. Espera a que no haya sol directo.

18. JUGUETES

Los juguetes de los más pequeños de la casa deben desinfectarse con frecuencia. Para conseguir una buena desinfección, en un recipiente grande lleno de agua, pon unas cucharadas de bicarbonato. Seguidamente, sumerge los juguetes (los de plástico) durante toda la noche. Al día siguiente, frota en las zonas más sucias y aclara.

19. PLATA Y COBRE

Para limpiar las piezas de plata, llena el fregadero de la cocina con agua tibia. Introduce una hoja de papel de aluminio y un poco de bicarbonato. Mete las piezas en remojo hasta que veas que quedan limpias. Enjuágalas y sécalas bien.

Si tus objetos de plata tienen suciedad incrustada, usa una pasta hecha de bicarbonato de sodio con agua. Aplícala en un paño o esponja y frota la plata. Enjuaga bien y seca las piezas de plata para sacarles brillo. Este método también sirve con monedas de plata y oro.

¿Tienes objetos de cobre? Utiliza esta pasta añadiendo unas gotas de limón para eliminar la suciedad.

20. CUCARACHAS

Si quieres acabar con las cucarachas y con las hormigas, mezcla una cucharada de bicarbonato y otra de azúcar. Coloca la solución en un recipiente cerca de la zona donde han aparecido y ya no tendrás este problema.

21. MUEBLES DEL JARDÍN

¿Dispones de jardín o terraza en tu casa? Seguro que tus muebles del jardín están dañados por las inclemencias del tiempo. Para favorecer el mantenimiento de los muebles, diluye ¼ de una taza de bicarbonato (60 g) con ¼ de taza de agua tibia (62 ml). Con esta mezcla y ayuda de un paño, limpia los muebles. Finalmente, sécalos bien con otro paño.

22. COCHE

Para limpiar el coche, mezcla 1/ 4 taza de bicarbonato de sodio con 1/4 de litro de agua tibia. Dispón la solución en una esponja o paño suave y pásala por las luces del coche, los detalles cromados, ventanas, llantas, asientos y alfombras del suelo. Para acabar con las manchas difíciles, restriega la mezcla con la ayuda de un cepillo suave.

23. EQUIPAJE DEPORTIVO

Para lavar el equipamiento deportivo (como camisetas y pantalones), utiliza una mezcla de bicarbonato de sodio con agua tibia (cuatro cucharadas por cada cuarto de litro). Desodoriza las bolsas de deporte espolvoreando bicarbonato en su interior.

El bicarbonato también sirve para limpiar los palos de golf. Para ello, usa un cepillo bañado en una pasta de bicarbonato (3 partes de bicarbonato de sodio y 1 parte de agua). Después enjuaga bien los palos.

Finalmente, te contamos otros usos que tiene el bicarbonato.

OTROS USOS FUERA DE LA LIMPIEZA DOMÉSTICA

Además de los usos para el hogar, cuenta con grandes propiedades aptas para:

  • Primeros auxilios. Propiedades para tratar quemaduras con ácidos.
  • Higiene personal. Uso combinado con pastas de dientes y enjuagues bucales. También puedes utilizarlo para limpiar ortodoncias y dentaduras postizas.
  • Fungicida.
  • Aumento de alcalinidad. Añade el bicarbonato en el agua de las piscinas para conseguirlo.
  • Extinción de incendios. El bicarbonato es de ayuda en incendios, concretamente los de tipo C, los producidos por alta tensión eléctrica.

¿Conocías todos los usos del bicarbonato en la limpieza? ¿Qué otros usos le das al bicarbonato?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza a domicilio y para comunidades de vecinos en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

¡Hasta el próximo post!

Pedir presupuesto
close slider

    Grupo Soldene

    FORMULARIO DE CONTACTO

    INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE GRUPO SOLDENE

    Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por medios electrónicos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en soldene@soldene.es. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.