tareas del hogar más odiosas tareas domésticas más tediosas doblar la ropa

LAS TAREAS DEL HOGAR MÁS MOLESTAS Y CÓMO HACERLAS MÁS SOPORTABLES

Hay dos clases de personas españolas: personas a las que les invade la pereza para hacer las tareas domésticas y personas que adoran realizarlas. Eso sí, aunque no te agrade hacerlas, seguro que te gusta tener la casa impoluta.

Si perteneces al primer grupo, vamos a echarte una mano. En este post te revelamos cuáles son las tareas del hogar más odiadas y te compartimos unos consejos para que te sean más llevaderas.

¿CUÁLES SON LAS TAREAS DOMÉSTICAS MÁS ODIADAS?

Múltiples estudios confirman que las tareas más detestadas por los españoles son: la limpieza del horno, limpiar los baños (inodoro y mamparas) y planchar. También nos molesta tener que limpiar los cristales.

Las que menos nos fastidian son barrer, fregar el suelo y hacer las camas.

En los siguientes apartados vas a descubrir cómo hacer más soportables estas tareas fastidiosas.

LA LIMPIEZA PROFUNDA DEL HORNO

La tarea que más odian los españoles es limpiar el horno, más del 40% no la soportan. Esta aversión se debe a que en este electrodoméstico se suele acumular mucha grasa difícil de quitar.

¿Tienes un horno pirolítico? Para limpiarlo solo necesitarás pasarle un paño húmedo. Si no cuentas con uno, para el resto de modelos puedes utilizar vinagre. Rocía con el vinagre las paredes del horno y caliéntalo 10 minutos a 100 o 120º. Cuando se enfríe, aparta la suciedad blanda con una bayeta humedecida.

LIMPIAR LOS FILTROS DE LA CAMPANA

Continuando con la limpieza de la cocina, esta tarea doméstica tampoco agrada. Para que los filtros estén menos sucios y sea más sencilla la limpieza, intenta que no pase mucho tiempo entre limpiezas.

Los filtros más actuales pueden meterse en el lavavajillas, facilitando su limpieza. Para acabar con toda la suciedad, antes de introducirlos en el lavavajillas, aplícales un quitagrasas potente.

ASEAR LOS BAÑOS

En el ranking de las tareas domésticas más odiadas, limpiar los baños ocupa el segundo lugar.

Para que esta acción sea más sencilla, te compartimos un truco sobre cómo limpiar el inodoro. Dentro de un cubo o botella, mezcla vinagre blanco y la misma proporción de bicarbonato. Es normal que salga espuma, no te asustes. Vierte esta solución en el inodoro y deja actuar unos 10 minutos. Para ahorrar tiempo, mientras hace efecto puedes ir limpiando otras zonas del baño.
Pasado el tiempo, frota el inodoro con la escobilla y tira de la cadena. Ya tienes el inodoro limpio.

Dentro de limpiar los baños, además del inodoro, consideramos la limpieza de la mampara como otra tarea molesta.

Por eso, para evitar perder el tiempo en limpiezas a fondo, lo mejor es mantenerla limpia siguiendo estos consejos:

  • Después de cada ducha o baño, pasa una espátula limpia cristales de goma para que los restos de jabones (geles, champús, etc.) no se adhieran y se sequen. Usando esta rasqueta de goma tampoco se acumulará la cal.
  • Otra recomendación es que ventiles el baño. Al acabar de ducharte/bañarte, abre la puerta y la ventana (si hay) para que el aire seque naturalmente la mampara y desaparezca la humedad.
  • En la limpieza semanal de las mamparas, usa bicarbonato o limpiadores específicos para la cal. Consigue los mejores resultados siguiendo las instrucciones del fabricante.

En esta entrada tienes más consejos sobre la limpieza de mamparas.

PLANCHAR

Esta tarea se encuentra en el tercer puesto de las tareas más tediosas. Aunque los jóvenes planchan menos que sus padres, siguen existiendo algunas prendas que necesitan la plancha sí o sí. Por ejemplo, las camisas.

Te compartimos varias opciones que te ayudarán en esta tarea:

  • Usa una funda para la tabla que mantenga o retenga el calor. Con ella, te resultará más fácil deslizar la plancha y así quitarás las arrugas más fácilmente.
  • Consigue un buen centro de planchado con potencia y que genere el vapor adecuado.
  • Hay programas de lavado específicos para evitar arrugas. Después de la lavadora, tiende las prendas delicadas (como vestidos o camisas) en perchas y déjalas que se sequen así.
  • Hazte con un par de prendas de ropa antiarrugas. Por ejemplo, camisas de diario.
  • Existe un electrodoméstico nuevo que puede ayudarte en el planchado. Tiene forma de cajas planchadoras en las que introducir las prendas y que «planchan solas».
DOBLAR LA ROPA

Una solución es colocar las prendas en perchas, pero ocupan más espacio.

Otro remedio es aprender a doblar la ropa bien. Ganarás espacio y orden en tus armarios. Con las nuevas técnicas de las gurús del orden, esta tarea está dejando de ser tan tediosa. Por ejemplo, dobla las prendas (que puedan doblarse) en rulo para obtener más espacio en los cajones.

tareas del hogar más odiosas tareas domésticas más tediosas doblar la ropa
LIMPIAR LOS CRISTALES

Un truco para hacer esta limpieza más rápida y menos pesada es tener a mano: limpiacristales, una regleta limpiacristales y un paño de microfibra.
Pulveriza limpiacristales por la superficie y déjalo actuar un pequeño rato. Después, desliza la regleta de arriba hacia abajo y limpia con el paño. Si es necesario, haz otra pasada y seca. Mejor realiza esta tarea en días nublados (pero que no llueva) o durante las horas en las que no dé el sol directo, así evitarás las marcas.

Otros dos aparatos que simplifican la limpieza de cristales son pequeñas vaporetas y robots para cristales.

LIMPIEZA DE LA NEVERA

Las neveras suelen tener incorporado un sistema de purificación, pero, igualmente, hay que darles un repaso.

Cada dos o tres meses, limpia profundamente la nevera. Para que esta limpieza a fondo sea más simple y no haya manchas resecas, varias veces a la semana pasa una bayeta por los estantes.

Hazte con un cepillo de dientes viejo para limpiar las juntas y recovecos. Puedes seguir este truco casero con una mezcla de agua y detergente o vinagre. Para finalizar, seca bien todo para que no surja moho.

Y para evitar la aparición de malos olores en la nevera, introduce en ella un absorbe olores o algún remedio casero.

ACABAR CON EL POLVO

En entradas anteriores te hemos afirmado que el plumero tradicional solo sirve para mover el polvo de un lado a otro. Utiliza un plumero de microfibra o paños de este mismo material para atrapar bien el polvo.

Otra buena opción es usar un aspirador. Los aspiradores escoba no tienen cables y son más manejables. Te ayudarán para limpiar las partes altas sin que caiga el polvo al suelo. Y para el suelo, los robots aspiradores serán tus aliados.

Para ir finalizando esta entrada, hay unos consejos generales para facilitar y agilizar la limpieza del hogar.

El primer consejo es mantener el orden. ¿Y cómo hacerlo? Pues como te hemos ido contando en este post: limpiando una mancha nada más producirse, aspirar las migas para no esparcirlas, tocar las puertas y ventanas con las manos limpias, tender estirando previamente las prendas…

Otro consejo es hacer una correcta división de las faena entre las personas que residen en tu hogar. Te lo explicamos en el siguiente párrafo.

¿CÓMO REPARTIR LAS TAREAS DOMÉSTICAS?

Confirmado por diversas investigaciones, las nuevas generaciones se distribuyen más las tareas domésticas, frente a sus padres y abuelos.

Las tareas domésticas deben compartirse entre los miembros del hogar, contando también con los niños. Según su edad pueden responsabilizarse de determinadas acciones (por ejemplo, poner y quitar la mesa o hacer su cama). Si los hijos son más mayores, incluso pueden cocinar.

El resto de quehaceres, si no hay una persona encargada (por ejemplo, barres tú siempre y que otra persona friegue), se reparten de manera equitativa.

¿Cuál es para ti la tarea del hogar que menos te gusta?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza y mantenimiento en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Perfil de Empresa de Google.

frases de limpieza y orden tender planchar menos

FRASES RELACIONADAS CON LA LIMPIEZA Y EL ORDEN

Con esta entrada del blog, te vas a sentir identificado o identificada. Hoy te compartimos unas frases sobre limpieza y orden que seguro que has escuchado cuando vivías con tus padres o las han dicho tus abuelos. Seguramente seas tú quien las diga a día de hoy.

LA LIMPIEZA ES EL ACTO DE ENFRENTARSE A SÍ MISMO

Empezamos con esta que afirmó Marie Kondo, la gurú japonesa de la organización y limpieza.
En la limpieza y orden nos enfrentamos a uno mismo por varias razones:

  • La primera es la falta de tiempo. A menudo, por esta falta de tiempo, se tiende a tener la casa y los propios espacios descuidados y desordenados. Debes sacar horas para realizar la limpieza, organízate conforme a tu estilo de vida.
  • También hay que enfrentarse a la pereza y desidia de llevar a cabo estas tareas de limpieza. Vence a la vaguería para tener tus espacios aseados.
  • Otra razón es el ser capaces de deshacerse de objetos y elementos que ya no son necesarios para conseguir orden. Objetos que se guardan con valor sentimental o apego pero que no son imprescindibles. Sé valiente y despréndete de elementos superfluos.
NO ES MÁS LIMPIO QUIEN MÁS LIMPIA, SINO QUIEN MENOS ENSUCIA

Podemos aplicar esta frase no solo a la limpieza del hogar, sino también a la de cualquier otro espacio (como tu oficina).
Cuanto más pulcros y cuidadosos seamos, menos habrá que limpiar luego. Si siempre somos aseados, ahorraremos tiempo (y dinero).

ANTES DE IRTE DE VACACIONES, DEJA TODO RECOGIDO

Cuando te vayas de vacaciones, limpia y deja todo bien ordenado con anterioridad. Normalmente volverás cansado o cansada de las vacaciones (y/o con síndrome postvacacional) y no te apetecerá ponerte a recoger.

Es muy importante que te acuerdes de cerrar bien las ventanas y dejar medio bajadas las persianas (tanto para evitar las inclemencias del tiempo como para que no puedan entrar en tu hogar). Si te vas durante varias semanas, para evitar el polvo, puedes cubrir con un plástico los sofás y guardar las alfombras.

BARRE LA COCINA TODOS LOS DÍAS

El suelo de la cocina es de los más sucios de la casa, ya que en él suelen caer migas, grasa y restos de comida.

Para tenerlo impecable (además de para prevenir plagas), bárrelo diariamente. Y cuando dispongas de más tiempo, pasa la fregona.

MANTÉN LA COCINA RECOGIDA

Parecido al apartado anterior, cada vez que cocines y/o comas, recoge todo al momento. Si lo dejas para luego, te dará pereza. Quita la mesa, lava los platos (o usa el lavavajillas), recoge las migas, mete las sobras en la nevera, etc. Con la cocina recogida, como ya te hemos indicado, evitas las plagas.

LLENA LA LAVADORA Y EL LAVAVAJILLAS PERO SIN PASARTE

Seguro que escuchas frecuentemente que hay que ahorrar agua y energía.

Cuando pongas los electrodomésticos, como la lavadora o el lavavajillas, hazlo a carga completa. Es decir, no los enciendas solo por un par de prendas y un par de platos. Pero tampoco llenes la lavadora y el lavavajillas hasta los topes, podrían dañarse. Si cargas del todo estos electrodomésticos, no se limpiará bien ni la ropa ni la vajilla y afectará a su correcto funcionamiento.

CONSIGUE UNAS TOALLAS MÁS SUAVES CON UN POCO DE VINAGRE

Probablemente hayas escuchado frases y consejos de limpieza con productos naturales que hay en casa como vinagre, bicarbonato, sal, etc.
Un truco con vinagre es aplicarlo en lugar del suavizante. Vierte en la lavadora un chorrito, para unos minutos la lavadora en pleno lavado y deja que éste haga efecto.

UTILIZA DIFERENTES PAÑOS DE COCINA

A veces, después de fregar la vajilla, es necesario secarla a mano.

Cada utensilio de la cocina ha de ser secado con un paño distinto. Seca la vajilla y la cristalería con un paño de microfibra fina (son más absorbentes). Para sartenes, cacerolas y cubiertos, usa paños de rizo. Y para secar tus manos, ten otro paño de rizo limpio.
Y como consejo final, no te olvides de mantener siempre los paños limpios y secos.

PROTEGE LOS ESTANTES DE LA COCINA

Anteriormente se ponían blondas de papel en los estantes de la cocina para evitar la acumulación de suciedad. Si aplicas este truco, lo único que tienes que hacer es cambiar el papel por otro cada dos semanas y listo.

Otros métodos más actuales son forrar los estantes con vinilos autoadhesivos o papel pintado.

ORGANIZA LOS ALIMENTOS DE LA NEVERA Y CONGELADOR SEGÚN LAS FECHAS DE CADUCIDAD

Nos han enseñado a no despilfarrar comida, así que siguiendo este truco no tendrás que tirar ningún alimento que se haya caducado. Vas consumiendo primero los que antes van a caducar y evitas desperdicios, además de ahorrar dinero al no tirar alimentos sin abrir.

USA DISTINTAS FREGONAS

Con las fregonas pasa lo mismo que con los paños. Cada clase de suelo necesita un tipo de fregona para su cuidado. Y para no ir pasando la suciedad de una habitación a otra, mejor dispón de fregonas específicas para cada estancia. Por ejemplo, una para la grasa de la cocina, otra para el baño, etc. Si cuentas con terraza o balcón, ten una fregona solo para este suelo de exterior, sino el polvo y tierra exteriores entrarán en tu hogar.

VENTILA LAS TOALLAS A DIARIO

Cuando acabes de ducharte o bañarte, seguidamente no cuelgues las toallas en el baño. La humedad se transforma en mal olor y bacterias. Diariamente, después de usar las toallas, tiéndelas al aire libre durante unas horas.

Seguro que también te suena ventilar la frase de ventilar la casa (abrir varias ventanas) y la cama todos los días.

SECA TODOS LOS DÍAS LA MAMPARA DEL BAÑO

Haz esta acción diariamente para evitar manchas de cal. Sin la cal, la mampara se conservará en mejor estado durante más tiempo.

Antes, para secar las mamparas después de ducharse, se solía tener un paño en el baño. Actualmente también puedes limpiar la mampara con una rasqueta limpiacristales.

SI TIENDES BIEN Y GUARDAS ORDENADAMENTE LA ROPA, PLANCHARÁS MENOS

Cuando saques la ropa de la lavadora, sacúdela bien (sobre todo las camisas) para quitar varias de las arrugas. Al tender, presta atención para que las prendas estén bien tendidas y lisas.

Sigue un orden al guardar la ropa en el armario. Intenta no doblar muchas prendas, para evitar marcas y arrugas. Cuantas más cuelgues en perchas, mejor. Otro consejo para que se arruguen menos es si dispones de más espacio, así que retira la ropa que ya no te pongas.

Con estos trucos, ahorrarás tiempo de planchar. Y si resides en zonas con agua muy dura, te aconsejamos emplear agua destilada para no dañar la plancha.

frases de limpieza y orden tender planchar menos
LOS ARMARIOS ABIERTOS ATRAEN MÁS POLVO

Ha surgido una nueva moda, los armarios abiertos, parecidos a estanterías. Una desventaja de no contar con puertas es que estos armarios acumulan más polvo.

Si lo que quieres es ver tus prendas u objetos expuestos, una solución son los armarios con cristales. Otra alternativa es que coloques en vitrinas solo los objetos y prendas más complicados de limpiar (y más delicados). Y el resto en los mencionados armarios abiertos.

PON FUNDAS EN TUS SOFÁS Y SILLONES

Si quieres mantener limpios tus sofás y sillones, las fundas son una buena elección, sobre todo si tienes niños.

Seguramente te guste el color y estampado de tu sofá/sillones y no quieras cubrirlo. Tienes dos opciones: elegir fundas parecidas a éstos o quitarlas y ponerlas cuando sea necesario. Como preferencia, las fundas de algodón son frescas y fáciles de limpiar.
Si no te acaban de gustar las fundas, otra alternativa es optar por sofás y sillones con tapizados antimanchas.

TEN LIMPIOS LOS CRISTALES

Es probable que no sepas que unos cristales sucios hacen que las estancias parezcan más pequeñas de lo que son.
Para que tus estancias parezcan más grandes y que entre más luz solar, trata de tener siempre los cristales limpios.

Y hasta aquí las frases sobre limpieza y orden. ¿Dices o has escuchado alguna de estas frases? ¿Cuál es tu favorita?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza y mantenimiento en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Perfil de Empresa de Google.


cómo limpiar las mamparas de la ducha mampara de la bañera

CONSEJOS PARA LIMPIAR LAS MAMPARAS DEL BAÑO

Aunque limpiar las mamparas del baño no es una tarea doméstica muy compleja, hay que saber hacerla bien para conseguir el mejor resultado.

Las mamparas suelen tener suciedad incrustada de restos de cal y jabón. La aparición de cal es casi inevitable y esta cal cambia según la dureza del agua de la zona en la que vivas.

Además de la cal y el jabón, pueden surgir bacterias y moho, ya que crecen en ambientes húmedos. Éstos pueden ser peligrosos para nuestra salud.

Para prevenir la suciedad acumulada y cuidar tu salud, deberás mantener la limpieza de tu mampara. Si no sabes cómo hacerlo, te lo explicamos en esta entrada del blog.

¿Por qué se ensucian tanto?

Como habrás comprobado, las mamparas del baño se ensucian constantemente.

Algunas de las causas por las que se manchan son: su uso diario e intensivo, los restos de jabones y geles, etc. También, porque, en determinados lugares, la dureza del agua hace que aparezcan manchas de cal.
Además, al estar en contacto permanente con agua y humedad, puede surgir moho, como te hemos comentado.

Si sigues los consejos y trucos que te mostramos en siguientes apartados, lograrás mantener una mampara limpia y brillante.

¿Cada cuánto debe limpiarse la mampara?

Cuando hayas limpiado a fondo tu mampara, para mantenerla limpia deberás repasarla dos veces a la semana. Así impides la aparición de suciedad y manchas de cal. Este mantenimiento de la limpieza suele recomendarse para mamparas de cristal. Las acrílicas disimulan mejor la suciedad así que podrás espaciar su cuidado.

Sea cual sea su material, diariamente, después del baño o la ducha, pasa la rasqueta de goma por su superficie para quitar las gotas de agua y los restos de jabón.

Y todos los días también abre la ventana del baño (si tienes, sino la puerta) durante unos minutos para que se airee la habitación y evitar la humedad.

El material de las mamparas

Es importante saber de qué material son tus mamparas, para conocer cuál es la mejor forma de limpiarlas y cuidarlas.

Uno de los materiales más usados en las mamparas de ducha o bañera es el cristal o vidrio templado. Hoy en día casi todas llevan aplicado un tratamiento antical (del cual te hablaremos en el siguiente apartado). Si no tienen este tratamiento, se apreciarán más las gotas, jabón y cal tras la ducha o baño. Así que si tu mampara no lleva incorporado este antical, te recomendamos que se lo pongas. Otro beneficio es que la mampara será más fácil de limpiar después. Para ello, puedes usar jabón neutro y agua.

Seguidamente, te hablamos de las mamparas acrílicas, fabricadas a partir de plásticos específicos. Una ventaja de éstas es que disimulan mejor las manchas, pero, por el contrario, la suciedad estará más adherida a la hora de limpiarla. Para su mantenimiento, repásalas con una mezcla de agua y amoniaco o jabón neutro y agua, aclarando y secando al final. Si le das importancia a la estética, otro contra es que estas mamparas son menos bonitas que las anteriores.

Para terminar este apartado, te contamos sobre las mamparas de baño de plástico. Si tienes de este material, límpiala semanalmente con una mezcla de amoniaco, alcohol y agua. Con un pulverizador, reparte el producto por toda la superficie. Después pasa un paño limpio y húmedo. Un consejo: antes de limpiar ponte guantes y mascarilla para evitar posibles reacciones.

Mamparas con tratamiento antimanchas y antical

Como te hemos comentado, la mayoría de las mamparas modernas llevan integrado este tratamiento. Se trata de un acabado repelente al agua que hace que las gotas resbalen y no dejen marcas en la superficie.
Este tratamiento también ayuda a que no se acumulen tanto los restos de cal. Conseguirás que la mampara esté transparente más tiempo.
Para ver grandes resultados, verifica que este acabado antimanchas y antical sea de calidad.

Y si tu mampara de baño no incluye este tratamiento, puedes comprar uno tú e incorporarlo. Es sencillo, te indicamos los pasos:

  1. Antes de aplicarlo, comprueba que los cristales de la mampara están perfectamente limpios y secos.
  2. Con ayuda de un trapo, añade el producto extendiéndolo por toda la superficie.
  3. Consulta las instrucciones del fabricante sobre el tiempo de actuación. Una vez pasado el tiempo indicado, seca la superficie con otro trapo. Para que el tratamiento haga efecto, no podrás ducharte/bañarte en unas 12 horas.
    Estos tratamientos suelen durar unos 5 años. Pasado este tiempo, aplícalo de nuevo.
cómo limpiar las mamparas de la ducha mampara de la bañera

Utensilios de limpieza

Para la limpieza de las mamparas solamente necesitarás un utensilio especial, la mencionada rasqueta de goma limpiacristales.
Y para secarlas y abrillantarlas, te aconsejamos emplear paños y bayetas de microfibra. No uses estropajos abrasivos, pueden rayar la superficie. Incluso la parte más dura de una esponja puede deteriorar la mampara.

Productos de limpieza

Tienes dos alternativas.

La primera es usar los productos de limpieza del mercado. Aunque tienes que tener cuidado: algunos están fabricados con componentes químicos agresivos que pueden dañar las hojas de la mampara, las gomas, los remates de silicona o el plato de ducha.
Si empleas estos líquidos, acláralos correctamente antes de ducharte o bañarte. Así evitarás que te provoquen algún tipo de reacción en la piel.

La otra alternativa, que es más sostenible y saludable para ti, es elaborar tus propios productos antical. Te enseñamos dos productos caseros en el siguiente apartado.

Dos trucos para limpiar las mamparas

Como te acabamos de compartir, en el mercado hay productos específicos para limpiar las mamparas del baño. Pero para fomentar la sostenibilidad, en estas líneas te compartimos dos remedios caseros que funcionan.

El primer truco casero es mezclar agua y vinagre blanco. Con él, acabarás con las manchas de cal y jabón.
Empapa una esponja con esta solución. Frota con la esponja la superficie de la mampara con movimientos circulares y, finalmente, enjuaga con agua limpia.

El siguiente producto para eliminar la cal es la combinación de vinagre blanco y bicarbonato.
Aplica la mezcla sobre el vidrio y déjala actuar entre 10 y 15 minutos. Después, pasa un paño humedecido con agua y acaba secando con otro paño.

Un truco para que la mampara brille más: Cuando esté limpia, pásale un paño humedecido con zumo de limón.

Manchas de cal difíciles

¿Has probado los trucos anteriores y siguen estando las manchas? No te preocupes, te contamos la solución para estas manchas resistentes. Mezcla vinagre con dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Aplica la pasta sobre la superficie y déjala durante 20 minutos. Finamente, aclara y seca. Las manchas habrán desaparecido.

Este truco también puedes aplicarlo en los rieles de las mamparas correderas.

La estructura del perfil superior y del perfil inferior de la mampara

Otras dos partes de la mampara que hay que limpiar son el perfil superior (si lo tiene) y el perfil inferior. Tampoco hay que dejar de lado los carriles de las puertas correderas (en caso de que lo sean).

A veces, al no tenerlo a la vista, se descuida el perfil superior. Es lo primero que se limpia en las mamparas, ya que al estar en la parte de arriba, al enjuagarlo ensuciarás las partes inferiores.

¿Tienes vaporeta? Limpiarás más fácilmente y sin emplear químicos. Y si no dispones de ella, hazte con una brocha o un cepillo de dientes viejo para llegar a los rincones más inaccesibles. Elige una brocha suave, que no dañe el perfil.

Es el turno del perfil inferior. Esta es la parte que más suciedad acumula, ya que toda el agua mezclada puede acabar allí.
Como para la limpieza del otro perfil, usa una brocha suave o cepillo de dientes para alcanzar los rincones en los que no llega un paño o tus dedos. Al terminar, aclara con abundante agua.
Estos perfiles inferiores suelen tener orificios para que el agua no se acumule y acabe en el plato de ducha o en la bañera. Revisa que los orificios no quedan obstruidos.

Cuando acabes de limpiar la mampara y su alrededor, seca todas las partes para que no queden marcas de gotas con un paño de microfibra (que no suelte pelusa).

Juntas o gomas de las hojas

Si no limpias las juntas o gomas de las hojas con frecuencia, puede originarse moho y será más difícil quitarlo. Para su mantenimiento, puedes pasar una bayeta con agua y jabón neutro por la goma.

Y si la suciedad ya está incrustada o se ha formado entre goma y cristal, si es posible, desmonta la mampara para limpiarla en profundidad. Una vez limpia, para eliminar los posibles restos del jabón neutro de limpieza, aclara con agua tibia las hojas de la mampara y las gomas. Para acabar, seca bien y recoloca las gomas y la mampara.

Te aconsejamos que lleves a cabo esta limpieza profunda de manera anual.

¿Ya conocías todos estos consejos para limpiar las mamparas de tu baño? ¿Cuáles aplicabas?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza doméstica y a domicilio en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Perfil de Empresa de Google.

como limpiar la lavadora por dentro y por fuera limpieza de la lavadora lavadora limpia

CÓMO LIMPIAR LA LAVADORA POR DENTRO Y POR FUERA

Con el uso y el tiempo, la lavadora va acumulando restos de detergente y mal olor en su interior.

Este desagradable olor se produce cuando aparecen gérmenes, moho y bacterias, al estar la lavadora constantemente húmeda. Dicha suciedad puede fastidiar la colada y dañar tus prendas.

Aunque te extrañe, la lavadora no se limpia sola. Algunos indicios de que la lavadora necesita una limpieza son: malos olores en la ropa y restos de detergente o que el cajetín no filtra el suavizante. También tendrás que limpiarla si la lavadora ha dejado de funcionar correctamente sin razón visible.

En estas líneas te compartimos unos consejos para limpiar partes fundamentales de la lavadora como son el filtro, el cajetín, la goma y el tambor.

CÓMO LIMPIAR EL FILTRO DE LA LAVADORA

Dos de las señales de un filtro sucio son: la lavadora no centrifuga bien y la ropa desprende olores tras lavarla.
Esto se debe a que el filtro de la lavadora recoge restos de detergente, pelusas, incluso botones o monedas. Dicha suciedad puede atascar el canal de desagüe de la máquina.

Antes de empezar, desconecta la lavadora del enchufe y localiza el filtro. Suele estar abajo, en la parte delantera de la lavadora (en las de carga frontal). Y ya puedes limpiar el filtro:

  1. En primer lugar, comprueba que la lavadora está vacía.
  2. Te recomendamos colocar bayetas, trapos o toallas en el suelo, ya que al abrir el filtro probablemente saldrá un poco de agua. Igualmente, afloja el tapón suavemente para que salga el mínimo agua posible.
  3. Saca el filtro. Verás que sale agua sucia y la suciedad que haya en el propio filtro de la lavadora.
  4. Pon el filtro en remojo en agua bien caliente con vinagre. Si está muy sucio, otra opción, es meterlo agua tibia con amoniaco líquido. Puedes dejarlo en remojo en el fregadero o en un recipiente. Ahí estará de 15 a 20 minutos.
  5. Mientras el filtro está a remojo, limpia su hueco (recoveco). Si visualizas manchas ennegrecidas, quítalas con un trapo viejo humedecido en lejía o lavandina. Y para limpiar las zonas de difícil acceso del interior, rasca con un cepillo de dientes viejo.
  6. Después del remojo, limpia el filtro con un poco de agua y jabón y un cepillo.
  7. Sécalo bien y vuelve a introducirlo en su lugar. Un filtro limpio ahorra consumo energético.

LIMPIAR EL CAJETÍN DE LA LAVADORA

En el cajetín suelen quedarse restos incrustados de detergente y suavizante. Para evitar la aparición de manchas y moho, deja abierto el cajetín tras cada colada. Otro consejo es que no cierres la escotilla de la lavadora, para que se aire junto al cajetín. Además de las manchas, evitarás malos olores y humedades.

En este apartado nos centramos en el cajetín. Antes de comenzar, comprueba que el cajetín es extraíble (la mayoría lo son). Sigue las instrucciones del fabricante para sacarlo y ya puedes empezar esta limpieza:

  1. Pon en remojo el cajetín durante media hora, en una solución de 2 tazas de vinagre blanco con agua tibia. Puedes añadir a esta mezcla un chorrito de lavavajillas.
  2. Aprovecha para limpiar el recoveco del cajetín mientras éste se encuentra en remojo. Si nunca lo has limpiado, seguramente habrá manchas desagradables. Para eliminarlas, en un recipiente crea una solución de 20 ml lejía (lavandina) más 1 litro de agua. La lejía acabará con las bacterias. Con un trapo humedecido en la mezcla, limpia el interior del recoveco. Si no llegas a las zonas más difíciles, ayúdate de un cepillo de dientes viejo.
    Finalmente, humedece otro paño en agua caliente y pásalo por el recoveco para retirar los restos de detergente. Seca la zona con un paño o papel de cocina.
  3. Cuando pasen los 30 minutos, ya puedes limpiar el cajetín. Si es posible, desmóntalo para limpiar bien todas sus piezas con un cepillo de dientes viejo o una esponja.
  4. Con el recoveco y el cajetín limpios, ya puedes recolocar este último en su sitio.

LIMPIEZA DE LA GOMA DEL TAMBOR

Después de cada lavado, seca la goma de la lavadora con un trapo de algodón. Así estará limpia y en buenas condiciones por más tiempo. Y para que se ventile y seque completamente, deja la puerta de la lavadora abierta al acabar los ciclos.

Además, te aconsejamos hacer una limpieza a fondo de la goma por lo menos una vez al mes. Te la contamos paso a paso:

  1. Con la lavadora apagada, abre la puerta y tira cuidadosamente de la goma sin sacarla del todo. Antes de empezar la limpieza, revisa no haya ningún objeto en la goma.
  2. Puedes emplear estas tres opciones: limpiador específico, lejía o una solución con 50 ml de vinagre blanco, 250 ml de agua y 1 cucharada de bicarbonato. Humedece un paño con cualquiera de los tres y frótalo en la goma hasta desaparezca la suciedad. Si vas a usar la lejía, mejor usa guantes y mascarilla para prevenir accidentes.
  3. ¿Y si la goma está muy sucia? Deja reposar el limpiador o lejía un par de minutos encima de las manchas, y luego frota con un cepillo de dientes antiguo.
  4. Otra opción es pasar anteriormente un trapo impregnado con agua oxigenada y dejarla actuar durante un buen rato. Seguidamente, retira el agua oxigenada y frota con lejía en un trapo o con el citado cepillo de dientes viejo.
  5. Finalmente, aclara la goma con agua para evitar problemas en coladas posteriores. Si quedan restos, retíralos después los restos con un paño seco y listo.
  6. Cuando termines de limpiar, deja la puerta de la lavadora abierta para que se airee y se seque todo bien.

Puedes llevar a cabo esta limpieza de la goma tú mismo. Pero si la goma está deteriorada por la cal o humedad, tendrás que dirigirte al servicio técnico. Es posible que necesite un recambio.

como limpiar la lavadora por dentro y por fuera limpieza de la lavadora lavadora limpia

CÓMO LIMPIAR EL TAMBOR DE LA LAVADORA

Para dejar impoluto el tambor de la lavadora, utiliza un limpiador específico. Y si tu lavadora ha acumulado mucha cal, además tendrás que aplicar descalcificadores especiales. Al acabar con la cal, aseguras el buen funcionamiento de la lavadora, garantizando así la potencia de lavado y manteniendo bajo el consumo de energía. Sin cal, la máquina durará más.

Mete en el cajetín el limpiador específico o el descalcificador y, siguiendo las instrucciones de uso, programa un ciclo de lavado.

Si además de limpio quieres que el tambor esté desinfectado, emplea un blanqueador con cloro:

  1. Revisa que el tambor esté vacío y añádele el blanqueador con cloro, siguiendo las indicaciones del fabricante.
  2. Pon el programa de la lavadora con la mayor temperatura.
  3. Al terminar el programa, comprueba que no haya restos de moho en el tambor. Si hay, pasa por el moho un paño humedecido en una mezcla de 1/4 de taza de cloro y un litro de agua.
  4. Para finalizar, selecciona un ciclo de enjuague y centrifugado para eliminar los restos de los productos. Deja la puerta de la lavadora abierta para que se seque y no queden humedades.

Y ya estará el tambor limpio y desinfectado.

Una alternativa natural a estos productos es usar vinagre, que neutraliza los malos olores y acaba con las bacterias. Deposita en el cajetín del detergente media taza de vinagre blanco y elige un ciclo de lavado largo a una temperatura de 30º o más (incluso a máxima temperatura).
Si cuando acabe el ciclo de lavado sigues notando la máquina sucia, repite el proceso. En esta ocasión, añade en la cubeta una taza de la lejía de la que utilizas para lavar la ropa.

Y si quieres completar esta limpieza ecológica, coloca un recipiente con bicarbonato de sodio en el tambor y déjalo actuar toda la noche.

¿Tu zona tiene mucha cal? Te aconsejamos que viertas un chorrito de vinagre en el cajetín del suavizante en cada lavado.
Y para eliminar la cal usando vinagre, mézclalo con un vaso pequeño de bicarbonato. En esta ocasión, dispón ambos en el compartimento del detergente. Pon un programa corto. Cuando acabe el ciclo, abre las puertas de la lavadora para que se ventile.

LAVADO FINAL

Este paso es opcional, pero puedes hacerlo, y aprovechar para lavar los trapos y bayetas que has utilizado durante la limpieza de la lavadora.

Para el lavado final, programa un ciclo de lavado largo, a 60 º C y añade un tapón de detergente de ropa. No es necesario el centrifugado.

Seguidamente, pon en la cubeta del detergente dos cucharadas de bicarbonato de sodio y enciende la lavadora.

Cuando escuches que el agua esté corriendo, abre el cajetín de la lavadora y vierte 2 tazas grandes de vinagre blanco. Cierra el cajetín y deja que se complete el ciclo. Y ya estará completamente limpia por dentro.

LIMPIEZA EXTERIOR

El último paso en la limpieza de la lavadora es limpiar el exterior. Pasa por toda la superficie un trapo húmedo empapado en agua y un poco de jabón, retira los restos del jabón, seca dicha superficie y listo.

¿Y CADA CUÁNTO HAY QUE LIMPIAR LA LAVADORA?

Te recomendamos llevar a cabo una limpieza profunda de la lavadora al menos dos veces al año. Aunque lo ideal es limpiarla cuatro veces, es decir, cada tres meses. La frecuencia dependerá mucho de si su uso es continuado.

Estas limpiezas profundas ayudan a mantener buen funcionamiento y a evitar obstrucciones por restos o cal.
Un consejo: si notas que alguna parte (como la cubeta, el tambor o la goma) está sucia, puedes limpiar esta zona de manera independiente.

Por ejemplo, te compartimos unos tiempos orientativos para estas partes:

  • Goma: 1 vez cada dos semanas, revisando que no aparezca moho. Si se crean manchas negras, ve eliminándolas con un trapo húmedo con lejía.
  • Cajetín/cubeta: Cada seis meses, aunque preferiblemente 1 vez cada 3 meses.
  • Filtro: Una o dos veces al año.

OTRAS FORMAS DE CUIDAR TU LAVADORA

  • Cuando vayas a deshacerte de tu antigua lavadora, cámbiala por un modelo que tenga la etiqueta de eficiencia energética, en concreto la A+++ o la A++.
  • Si pones la lavadora en la franja horaria de luz más económica, ahorrarás electricidad.
  • Otro consejo para ahorrar energía y hacer que la lavadora trabaje menos es programar ciclos cortos y de agua fría.
  • Si vas a estar varios días fuera de casa, cierra el paso del agua y apaga la lavadora. Además de ahorrar luz, evitarás posibles accidentes y/o filtraciones.
  • Antes de meter tus prendas en la lavadora, confirma que no haya nada en sus bolsillos para que no caiga. Igualmente, al terminar el lavado, revisa entre el hueco de la goma y el tambor.
  • Elige un detergente líquido, hacen trabajar menos a la lavadora. También te recomendamos poner siempre la cantidad de detergente recomendada por el fabricante, si pones de más puedes estropear la lavadora.
  • Respeta también la carga recomendada por el fabricante para no sobrecargar tu lavadora. Si la llenas del todo, la lavadora no limpiará correctamente las prendas y además puede perjudicarlas. Con la sobrecarga también puede dañarse el propio electrodoméstico.
  • Además de realizar limpiezas profundas, haz desinfecciones en todas las partes de la lavadora.

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza doméstica y a domicilio en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Perfil de Empresa de Google.

limpieza vivienda después de un incendio gestión de siniestros

RECOMENDACIONES PARA LIMPIAR LA CASA DESPUÉS DE UN INCENDIO

Un incendio puede ser una experiencia traumática tanto a nivel emocional como a nivel material para las personas que lo sufren.
Para ayudarte a que tu vivienda vuelva a la normalidad lo antes posible, te compartimos unas recomendaciones y pasos a seguir en la limpieza de un incendio.

Estos consejos pueden servirte en una limpieza de incendios de menor tamaño, incidentes que pueden pasar en el día a día de tu hogar, como pequeños incendios en la cocina o provocados por algún electrodoméstico.

OLOR A HUMO

Para deshacerte de él, comprueba que el incendio está totalmente apagado y airea la estancia para hacer que el aire fresco circule.

Abre todas las puertas y ventanas, la corriente de aire ayudará a disminuir el olor a humo. Además, eliminará cualquier rastro de humo y hollín. También puedes colocar un ventilador pequeño que permita incrementar la cantidad de flujo de aire.

Posteriormente, tendrás que hacer frente al olor a humo en paredes y muebles. Existen distintos productos en el mercado que neutralizan este olor. Puedes usar un remedio casero y natural como vinagre blanco. En siguientes apartados te lo contamos en profundidad.

RESTOS DE AGUA EN MUEBLES Y PAREDES

Este paso va antes de empezar con la limpieza general de tu vivienda. Una ventaja de airear la casa antes es que evitará muchas humedades.

Si para apagar el incendio empleaste agua, es fundamental acabar con toda la humedad que se haya podido quedar en los muebles, paredes y otros objetos.

Presta atención a las partes húmedas en las paredes y muebles, para evitar la aparición de manchas de moho, un hongo que también puede causarte infecciones, alergias y afecciones severas.

limpieza vivienda después de un incendio gestión de siniestros

APARATOS ELECTRÓNICOS

Previo a comenzar a limpiar tu vivienda tras el incendio, te aconsejamos que te protejas para usar los productos de limpieza. Puedes ataviarte con guantes, gafas y mascarilla.

Los aparatos electrónicos deben ser los primeros en limpiarse, ya que el metal de los aparatos puede dañarse.

El hollín es bastante aceitoso, se transfiere fácilmente entre los dispositivos y es propenso a manchar. Para eliminarlo, abre cuidadosamente el aparato que vayas a limpiar y utiliza (si es posible) una aspiradora con filtro HEPA y cabezal de pequeñas dimensiones. No uses ningún producto limpiador dentro del dispositivo ya que puedes estropearlo y, además, producir un cortocircuito.

PAREDES

Antes de comenzar a limpiar las paredes, comprueba que la estancia sigue estando ventilada.

Empieza cubriendo el suelo con algún tipo de plástico o tela, para evitar que el hollín caiga a éste o a la alfombra. Así te ahorraras trabajo a la hora de limpiar después. La ceniza del suelo puedes barrerla suavemente y después pasar con una fregona mojada.

Con el suelo cubierto, comienza a eliminar el hollín que se encuentre suelto en las paredes con la ayuda de un aspirador y un cepillo. Evita usar aspiradoras sin un filtro HEPA. Todo lo que la aspiradora no succione caerá en la tela o plástico del suelo.

Para limpiar el hollín que no esté suelto, puedes usar una esponja química o un limpiador que no sea a base de agua, ya que pueden dañar las paredes de yeso. También es posible que tengas que usar diluyente de pintura o alcohol para frotar. Puedes escoger entre productos que sean potentes para limpiar el humo y el hollín o que sean más suaves (como jabón suave o detergente con agua tibia). Depende de la suciedad.

En el caso de las manchas de humo más resistentes, puedes usar productos especiales de limpieza. Otra opción es buscar productos naturales para no dañar a los posibles niños o mascotas que habiten en tu domicilio.

Y para quitar el olor a humo de las paredes puedes utilizar varios productos domésticos comunes, como vinagre blanco. Aunque posea un olor fuerte, también es un potente neutralizador de malos olores.

MUEBLES DAÑADOS

El paso anterior a limpiar los muebles es comprobar su estado en la estancia o estancias afectadas. Sobre todo, revisa la estructura de sillas, armarios y muebles de gran tamaño o pesados. Si la estructura del mueble se ha visto dañada por el incendio, tendrás que arreglarla o retirar el mueble. De lo contrario, puede llegar a perjudicar a los habitantes de la casa.

Puedes deshacerte de los muebles dañados depositándolos en el punto limpio más cercano de tu vivienda o contactar con el Ayuntamiento para que los recojan.

MUEBLES CON MANCHAS

Para recuperar el buen estado de los muebles, tendrás que limpiar en profundidad las manchas de humo y hollín.

En primer lugar, limpia los objetos y mobiliario en general. Comienza separando los elementos metálicos, plásticos o de cristal. Seguidamente, añade limpiador quita grasa y vinagre en un pulverizador. El limpiador acabará con el olor y el hollín mientras el vinagre elimina el olor. Procede a limpiar todos los objetos no porosos con esta mezcla.

Si estas manchas son superficiales, puedes limpiarlas con esponjas o paños. Si, por el contrario, son profundas, puedes emplear una esponja química especial para hollín que venden en el mercado. También puedes usar jabón suave o un detergente y agua tibia. ¿Los muebles son de madera? Consigue un acabado perfecto con abrillantador en cera. Déjalo actuar entre cinco y diez minutos, retíralo suavemente y listo.

En segundo lugar, es el turno de los grandes objetos y muebles como sillones, sofás, colchones, etc. Límpialos con una aspiradora potente con filtro HEPA. Al terminar de aspirar el hollín, airea estos objetos y muebles. Después, si tienes o puedes conseguir una máquina de vapor profesional, ésta te ayudará a lograr un mejor acabado. Un truco es añadir al producto limpiador de textiles media taza de vinagre.

Si repites un par de veces el proceso de limpieza, conseguirás mejores resultados.

ROPA IMPREGNADA DE OLOR A HUMO

El olor a humo es costoso de eliminar. Revisa toda la ropa que puedas salvar y la que no, retírala. Las prendas salvadas necesitarán varios lavados para quitar completamente el olor a humo. Un truco para acabar antes con el olor es añadir media taza de vinagre en cada lavado de ropa.

En el caso de olores más persistentes, trata de disolver una taza de detergente para lavavajillas con 4 litros de agua tibia y deja al remojo las prendas afectadas durante la noche. A la mañana siguiente, lávalas como de costumbre. No intentes enmascarar el olor con desodorantes o perfumes ya que no atacan el olor en su origen.

Si quieres blanquear la ropa blanca que se haya manchado, te compartimos un truco. Mezcla cuidadosamente 4-6 cucharadas de fosfato trisódico (que se encuentra en ferreterías), una taza de cloro y un 4 litros de agua. Aplica la mezcla a través de la tela y finalmente enjuágala con agua limpia.

LIMPIEZA GENERAL PROFUNDA

Después de eliminar el hollín y demás en la estancia afectada, toca terminar con el hollín y el olor a humo que hayan llegado al resto de la casa. Es decir, una limpieza general a fondo en toda la vivienda. Aquí te explicamos cómo hacerla.

Con una limpieza profunda llegarás a los lugares menos accesibles de tu hogar en los que se ha escondido el hollín y los restos del incendio más pequeños. Esta limpieza general te ayudará a evitar los efectos perjudiciales del humo y del hollín.

OTRAS RECOMENDACIONES

  • Antes de empezar a limpiar, quítate los zapatos para evitar que se manchen de hollín o productos.
  • Asegúrate que no haya una fuga de gas. Si detectas el olor, o un sonido siseante sospechoso, sal de casa inmediatamente y llama a los bomberos.
  • Retira cualquier comida descubierta que haya tocado el humo.
  • Ten cuidado con las mascotas. Pueden haberse intoxicado o manchado su pelaje.

Si sigues todos los pasos anteriores, tu casa recuperará la normalidad tras el incendio.

EMPRESAS DE LIMPIEZA ESPECIALIZADAS

Si los daños del incendio han sido de consideración o si prefieres no exponerte a humos y elementos contaminantes, puedes acudir a una empresa especializada en este tipo de limpieza, como Grupo Soldene.

El primer paso que llevamos a cabo es una evaluación previa para determinar el alcance de los daños producidos. Tras esa primera visita, trazamos el plan de acción a seguir tras el incendio. Nos encargamos de limpiar toda el área afectada utilizando procedimientos y materiales seguros para que puedas volver a tu hogar cuanto antes sin ningún problema.

Contamos tanto con la capacitación como con la experiencia necesaria para devolver a los hogares, locales y oficinas a sus condiciones óptimas previas al fuego. Si necesitas una empresa de gestión de siniestros, puedes contactar con nuestro equipo.

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de gestión de siniestros en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

limpieza de balcón limpieza de terraza

CONSEJOS EN LA LIMPIEZA DEL BALCÓN Y LA TERRAZA

Con la llegada del buen tiempo, hay más ganas de estar fuera de casa, incluyendo los espacios exteriores del hogar, como balcón y terraza. Aunque antes de disfrutar de ambos, habrá que limpiarlos y ordenarlos.

Durante el resto del año, al tratarse de zonas externas poco utilizadas, estas áreas de la casa están más descuidadas.
Acumulan polvo y suciedad por las inclemencias del tiempo (como lluvia, viento, nieve) y además, por visitas de aves como palomas e insectos como arañas.

Pero no te preocupes, con organización tendrás tu balcón y terraza listos para ser usados. En esta entrada te compartimos unos pasos y recomendaciones que te ayudarán en su puesta a punto.

¿Qué necesitas para la limpieza las terrazas y balcones?

Antes de empezar a limpiar tu balcón o terraza, te aconsejamos que tengas preparados estos productos y utensilios:

  • Recipientes.
  • Trapos, paños y plumeros.
  • Escoba y recogedor. También una escoba o cepillo de sorgo.
  • Cepillo textil y cepillo de cerdas duras.
  • Si tu terraza es grande y con baldosas de piedra, puedes emplear una hidrolimpiadora.
  • Productos para favorecer una limpieza ecológica: jabón de Marsella, vinagre blanco , bicarbonato de sodio, limón, aceite de oliva, sal.
  • Si estas dos zonas están muy sucias, quizás necesites emplear productos específicos, por ejemplo para los suelos.

Con todo listo, ya puedes comenzar con los pasos y zonas para limpiar el balcón y la terraza.

Cómo limpiar las barandillas del balcón y terraza

Te aconsejamos que empieces esta puesta a punto por las barandillas, así evitarás pisar el suelo después de limpiarlo.
Esta limpieza de barandillas depende del material con el que están fabricadas. Normalmente las barandillas son de: hierro forjado, hormigón, aluminio, mármol o vidrio.

Independientemente de su material, siempre el primer paso es usar una escoba para cepillar las barandillas, de esta manera quitas el polvo y las posibles telarañas.

Seguidamente, te explicamos cómo limpiar las barandillas según su material:

Barandillas de hierro forjado

Actualmente, el hierro forjado es el material más común para fabricar barandillas.

Primeramente, cepíllalas con la escoba o cepillo de sorgo. Seguidamente, limpia las barandillas con una solución de agua, limón y vinagre blanco. Déjalas secar al sol. Para acabar, empapa un paño con aceite de oliva y pásalo por toda la barandilla. El aceite sirve para dar brillo y que no se oxiden.

¿Y si tu barandilla ya está oxidada? Sigue este truco para quitar el óxido. Antes de limpiar la barandilla, deberás quitar la oxidación. Emplea un cepillo de cerdas duras mojado en una mezcla de 4 cucharadas de sal y medio limón. Frota hasta eliminar el óxido y ya puedes limpiar como te acabamos de contar.

Barandillas de hormigón

Estas barandillas son menos habituales ahora mismo, pero se siguen encontrando en algunas casas más antiguas.

Si tu casa es una de ellas, puedes limpiar las barandillas de hormigón con estas dos opciones: bicarbonato de sodio o amoniaco (ambos mezclados con mucha agua). Frota esta mezcla con un cepillo de cerdas duras hasta que queden limpias.

Barandillas de mármol

Para limpiar las barandillas de mármol, ralla un poco de jabón de Marsella y deja que se disuelva en un cubo con agua caliente. Pasa un trapo con la mezcla por las barandillas para quitar manchas e incrustaciones. Finalmente, sécalas con otro paño seco. Y si quieres pulirlas, puedes usar una pasta natural.

Barandillas de cristal

Limpia estas barandillas con los mismos productos que usas cuando limpias los cristales de tu casa. Llena un recipiente con agua caliente y vinagre blanco. Seguidamente, moja un paño que no raye el cristal en esta mezcla y limpia las barandillas de cristal con él.

Barandillas de aluminio

Las barandillas de aluminio están sustituyendo progresivamente a las de hierro forjado. Esto se debe a que el aluminio es más barato y ligero, y también más sencillo de limpiar.

El primer paso para limpiar las barandillas de aluminio es mezclar agua con jabón de Marsella disuelto. Pasa un paño humedecido con esta mezcla por toda la barandilla y deja que se seque al sol. Si deseas que el aluminio brille, emplea un producto específico.

Limpieza de ventanas y cristales

Con la llegada del verano, la lluvia y las inclemencias del tiempo cesan unos meses (exceptuando las tormentas de verano). Es un buen momento para quitar los cristales de las ventanas y limpiarlos a fondo.

Tienes varias opciones: usar una solución de agua y vinagre o un producto específico. Emplea papel de periódico o un paño que no raye. Cuando estén limpios, seca los cristales inmediatamente para evitar manchas.

Estas dos alternativas de limpieza sirven tanto para tu balcón acristalado como para las puertas de cristal y las ventanas que den a la terraza.
Y si las citadas ventanas disponen de persianas, puedes limpiarlas de esta forma.

Limpiar las rejas

Es el turno de las rejas. Para que no tengas que repetir el trabajo, te aconsejamos que las limpies cuando tengas los cristales limpios pero aun sin colocar.

El primer paso es quitar la suciedad más visible pasando un paño mojado con agua por toda la superficie de la reja.
Para las manchas y la suciedad, frota con el cepillo de cerdas duras mojado en un poco de detergente y agua. Finalmente quita los restos de espuma del detergente con agua.

Cómo limpiar los muebles de exterior

Después de limpiar las rejas, el siguiente paso es la limpieza profunda de los muebles de exterior.

Vigila estos muebles (especialmente mesas y sillas), ya que pueden deteriorarse por el mal tiempo. Si tienes espacio, en los meses que no los uses, guárdalos en un armario o bajo techo.

Los muebles exteriores de plástico son muy fáciles de limpiar: con pasar un paño con jabón neutro y agua (si quieres un poco de vinagre también) es suficiente. Te detallamos cómo limpiar los muebles de hierro y de madera.

Muebles de hierro:

Los muebles de hierro son muy resistentes, pero pueden oxidarse por la humedad. Para eliminar el óxido, frota las partes dañadas con un cepillo mojado en una solución de 3 partes de sal fina y una parte de zumo de limón. Deja en reposo esta mezcla durante media hora y retira los restos con una esponja. Si la pintura de los muebles está deteriorada, puedes darle un repaso.

Muebles de madera:

¿Quieres que tus mesas y sillas de madera parezcan nuevas? Crea una solución con un litro de agua y dos cucharadas de jabón líquido de Marsella. Moja un cepillo o paño en la mezcla y pásalo por todos los muebles. Retira los restos y deja secar los muebles al aire libre.

Para dejar los muebles de madera relucientes, puedes abrillantarlos con un producto especial o con aceite de linaza.

Limpiar las sombrillas o parasoles

Si tu terraza o balcón son grandes, seguramente dispongas de alguna sombrilla o parasol.

Para limpiarlos, primero quítales el polvo y la suciedad con el mencionado cepillo textil.
A continuación, para completar la limpieza a fondo, usa una esponja y una mezcla de agua tibia y sal gruesa. Humedece la esponja en la solución y pásala varias veces por todo el textil del parasol o sombrilla, con especial atención a las manchas. Acaba de limpiar enjuagando las superficies con abundante agua y listo.

Lámparas de exterior e interruptores

Para iluminar las noches de primavera y verano, seguramente tengas pequeñas lámparas en tu balcón o terraza.

Al estar en zonas exteriores, estas lámparas suelen acumular grandes cantidades de polvo y suciedad. Recuerda limpiarlas siempre cuando estén apagadas y frías. Para ello, con cuidado, pasa un trapo humedecido solo con agua. Si queda algún resto de suciedad incrustada, retírala un paño con agua y limón.

Para dejar listos los interruptores, la mejor opción es frotarlos con un algodón impregnado en alcohol.

Limpiar el suelo del balcón y la terraza

Con el resto de espacios ya limpios, toca el último paso, la limpieza del suelo de terrazas y balcones.
Como en los casos de muebles y barandillas, cada material del suelo necesita un tipo de limpieza y productos.

Aunque estos dos pasos son comunes a todos los suelos:

  • El primer paso es barrer el suelo con una escoba para quitar restos de tierra, hojas secas y polvo.
  • Otro de los pasos es pasar un cepillo de cerdas blandas mojado en agua caliente y jabón o detergente poco abrasivo. Si el tipo de suelo lo permite (lo sabrás a continuación), puedes utilizar una vaporeta.

Pasemos a la limpieza a fondo según el tipo de material del suelo:

Suelos de terracota

La terracota o barro cocido es el material más común para suelos de balcones y terrazas. Están en forma de baldosas.

Los suelos de terracota son sencillos de limpiar, ya que la suciedad y el polvo se quitan fácilmente barriendo. Si estos suelos tienen manchas, quítalas con una mezcla de agua y vinagre blanco. El vinagre también te aportará brillo. Otro método para limpiar los suelos de barro cocido y terracota es usar agua y un poco de lejía.

Si la terracota o barro están fabricados en forma de ladrillo, te recomendamos que limpies los suelos frotando con alguna escoba o cepillo mojado en agua y detergente.

Suelos de gres o pizarra

Otros materiales muy comunes en los suelos de balcones son el gres y la pizarra. Éstos son bastantes propensos a ensuciarse.

Para limpiarlos, en primer lugar, vierte un vaso de jabón de Marsella, un vaso de bicarbonato y dos de vinagre blanco en un cubo con agua caliente.
Cepilla bien el suelo con esta solución, y enjuaga con agua. Termina dejando secar el suelo al aire.

Suelos con baldosas de piedra

Estos suelos, por su forma, son bastante difíciles de limpiar.

Para su puesta a punto, te aconsejamos usar una vaporeta o hidrolimpiadora. Si no tienes, una alternativa para acabar con la suciedad incrustada es frotar fuertemente con agua y una escoba de exterior.

Suelos de cemento

Los suelos de cemento son fáciles de limpiar, ya que no suelen tener muchas manchas. Déjalos listos empleando una mezcla de vinagre y agua junto con detergente.

Suelos de hormigón

El hormigón surge de la mezcla del cemento con agua y otros componentes, por lo tanto, aunque se parezcan, los suelos de cemento y los suelos de hormigón no son lo mismo.

Los suelos de hormigón suelen estar en las casas más antiguas. Para dejarlos limpios, mezcla una taza de amoniaco en 2 litros de agua. Con ayuda del cepillo de cerdas suaves, frota por la superficie, haciendo hincapié en las manchas más difíciles. Para acabar la limpieza del suelo, enjuágalo bien.

Aleja a insectos y aves

Como te hemos mencionado ya, a veces habrá hormigas en tu balcón o terraza. Un truco para evitarlas son las fragancias fuertes: ten un par de plantas de eucalipto o recipientes con aceites esenciales. Otras soluciones para eliminar a las hormigas son el limón, el detergente o la miel.

Si quieres ahuyentar a otro tipo de insectos (como arañas o abejas) y aves, lee esta entrada de nuestro blog.

Y si quieres que tu terraza y balcón estén siempre listos…

Al acabar esta puesta a punto será más fácil mantener todo limpio y ordenado durante más tiempo. Para mantener la limpieza, semanalmente dedica unos minutos a estos espacios: barre con la escoba exclusiva del balcón/terraza, pasa un paño por barandillas y persianas, etc.

Sigue estos sencillos pasos parar mantener tus espacios exteriores perfectos. Y si necesitas ayuda con la limpieza doméstica, somos tu empresa.

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza del hogar en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

cómo limpiar el horno con trucos caseros limpieza del horno horno limpio y sin olores

CÓMO LIMPIAR EL HORNO CON TRUCOS CASEROS

Uno de los electrodomésticos que más se utiliza pero menos se limpian es el horno. Además, este aparato se ensucia enseguida. Al hornear, se derraman muchos alimentos en el interior del horno y cuando la grasa se seca es difícil de eliminar.

Para evitar restos resecos y gérmenes, te recomendamos limpiar un poco el horno después de cada uso. Igualmente, realiza una limpieza profunda del electrodoméstico cada 6 meses.

A la hora de limpiar el horno, puedes emplear productos naturales que tengas en casa. Estas alternativas son ecológicas y más económicas. Algunas de estas opciones son vinagre, sal, limón o bicarbonato.
Aunque si lo prefieres, al final de esta entrada tienes algunos consejos sobre el uso de productos químicos específicos para la limpieza del horno.

Antes de compartirte cómo limpiar el horno te aconsejamos que al empezar lo tengas apagado y frío, salvo excepciones. Y que separes las bandejas y rejillas para desengrasarlas.

Y ya te compartimos los trucos caseros para limpiar el horno.

BICARBONATO Y VINAGRE

Empezamos con una de las mejores combinaciones para limpiar el horno, el bicarbonato con vinagre.

Es mejor que utilices este método por la tarde, ya que tendrás que dejar la mezcla en reposo durante 12 horas (y así la dejas toda la noche).

Ten cerca un recipiente, bicarbonato, agua, vinagre, un paño de cocina, una esponja, una espátula de plástico o de silicona, una botella con spray y guantes de goma. Con todo ello, ya puedes empezar:

  1. El primer paso es vaciar completamente el horno. Saca las bandejas y las rejillas. También extrae sartenes u otro menaje.
  2. En un recipiente pequeño, como un bol, mezcla media taza de bicarbonato con unas cucharadas de agua hasta que se cree una pasta espesa. Si quieres, añade 3 cucharadas de vinagre. Como el vinagre y el bicarbonato hacen reacción, vierte poco a poco estas cucharadas. Si la pasta queda líquida, añade más bicarbonato.
  3. Con una espátula de silicona, reparte esta pasta por el interior del horno (sobre todo por las zonas más sucias). Evita cubrir los ventiladores u otros elementos.
  4. Deja en reposo toda la noche o mínimo 12 horas.
  5. Al día siguiente, limpia el horno con un paño de cocina húmedo o una esponja humedecida con jabón neutro. Si hay suciedad incrustada, rasca con una espátula de plástico o de silicona.
  6. Vierte vinagre en un pulverizador y rocía la superficie donde aún queden suciedad. Retira con una bayeta o paño húmedo todos los restos de la mezcla y el jabón neutro.
  7. Para que el horno se seque más rápido, enciéndelo a temperatura baja durante no más de 15 minutos.
  8. Y para finalizar esta limpieza, coloca de nuevo los accesorios del horno.
Solo vinagre

Si tu objetivo es hacer una limpieza rápida y superficial, emplea solo vinagre. Por ejemplo, úsalo si el horno no está muy sucio.

Vierte en la bandeja del horno dos vasos de agua caliente y un vaso de vinagre. Enciente el horno a 200 grados y deja actuar a los líquidos durante media hora. El vapor del vinagre hace que la suciedad se reblandezca. Quita los restos pasando un trapo húmedo por las paredes del horno y el cristal.

Otro método es mezclar en un pulverizador vinagre y agua (1/4 de vinagre y 3/4 de agua) y rociarlos sobre las superficies y paredes. Déjalo en reposo también 30 minutos y retira con una esponja y agua. Aclara con un paño húmedo y seca con papel de cocina.

Esta mezcla de vinagre y agua también puedes aplicarla en otras superficies de la cocina: encimeras, fregaderos y electrodomésticos de acero inoxidable. Asimismo en utensilios como ollas, sartenes o tablas para picar/ cortar.

LEVADURA

Si no tienes bicarbonato o se te ha acabado, una alternativa es usar levadura.

Aunque esta opción tiene dos pequeños inconvenientes: esta mezcla es menos eficiente y hay que usar bastante cantidad de levadura. Además, el bicarbonato actúa más rápido. De todas formas, la levadura sigue siendo una buena alternativa. Sigue estos pasos para fabricar la pasta:

  1. En un recipiente, fabrica una pasta con unas cucharadas de levadura y un poco de agua.
  2. Distribuye esta pasta en todas las superficies sucias del horno. Para confirmar su efectividad, comprueba que esta mezcla se vuelve marrón.
  3. Deja la pasta en reposo durante toda la noche, mínimo 12 horas. Cuando pasen las horas, retira la mezcla con un paño húmedo.
  4. Y si han quedado restos, elimínalos con la ayuda de un pulverizador con agua y vinagre. Cuando contacten el vinagre y la levadura, se formará una espuma. Quítala con un paño húmedo.
  5. Para acabar, seca el horno encendiéndolo durante 15-20 minutos a una temperatura baja.

SAL

Si tu horno no está demasiado sucio, la sal común o sal de mesa será un buen producto para su limpieza. Los pasos a seguir son sencillos:

  1. Lo primero que hay que hacer es sacar las bandejas del horno.
  2. Dispón en un recipiente 1/2 litro de agua y 250 gr de sal. Reparte la mezcla por las paredes y la puerta interior del horno, con hincapié en manchas o salpicaduras.
  3. Deja actuar a la mezcla unos 15 o 20 minutos y enjuaga con una bayeta húmeda.

¿Después de la limpieza sigues notando malos olores? Diluye 250 g de sal en 1/2 litro de vinagre y colócalos en un pulverizador. Rocía el interior del horno y deja en reposo unos minutos. Acaba retirando los restos con una bayeta o esponja húmeda.

Además, la sal gruesa también sirve para sustituir al vinagre, en caso de que no tengas o te moleste su olor. Para eliminar manchas difíciles de grasa, crea una mezcla con agua, bicarbonato y sal gruesa.

REFRESCO DE COLA

Usar las propiedades de una bebida de cola para limpiar las rejas o rejillas del horno es un truco bastante desconocido.

Antes de comenzar la limpieza de las rejillas, extráelas fuera del horno. Mantenlas en remojo durante 15 minutos con el refresco de cola. Cuando finalice el cuarto de hora, frota las rejas con un estropajo o trapo húmedo, enjuaga bien y sécalas con un paño.
Para llevar a cabo esta táctica puedes usar cualquier marca de esta bebida (como Coca-cola, Pepsi o marcas blancas).

LIMÓN

El limón es un gran desengrasante natural. Además de desengrasar, eliminará los malos olores que desprende el horno, por ejemplo, al cocinar pescado. También es un producto desinfectante y antiséptico, es decir, te ayudará a acabar con las posibles bacterias.

Si aplicas limón, podrás dejar dentro del horno las bandejas y parrillas, porque también se limpiarán.

Antes de empezar, ten a mano un par de limones, una esponja o estropajo, una espátula y un paño seco. Y sigue estos pasos:

  1. Primeramente, exprime el zumo de dos limones y viértelo en un recipiente apto para horno con un 1/3 de agua. Puedes dejar las cáscaras de los limones.
  2. Introduce el recipiente en el horno y enciéndelo. Programa 30 minutos a 120 ºC.
  3. Para evitar quemarte, deja enfriar el horno antes de sacar. Con el recipiente fuera, quita la suciedad con un estropajo o esponja. Elimina la suciedad más incrustada frotando con una espátula de silicona o de plástico. Para que sea más fácil rascar, echa agua con el zumo del limón en las manchas más difíciles. Si aún quedan zonas sucias, repasa con el estropajo y agua con limón.
  4. Con toda la suciedad eliminada, ya puedes secar el horno con un paño limpio.
cómo limpiar el horno con trucos caseros limpieza del horno horno limpio y sin olores

En el siguiente apartado te contamos cómo limpiar las bandejas del horno, además de con el citado limón.

¿Y LAS BANDEJAS DEL HORNO?

SAL

Otro de los métodos de limpieza es la sal. El primer paso es extraer las bandejas del horno. Con un poco de papel de cocina, elimina los restos de grasa y aceite. Seguidamente, distribuye sal gorda por la superficie y vierte un poco de agua. Deja actuar durante 30 minutos y frota suavemente con un estropajo para acabar con la suciedad.

BICARBONATO Y VINAGRE

La otra alternativa es emplear bicarbonato y vinagre. Con las bandejas fuera, reparte sobre ellas una pasta de bicarbonato y vinagre de limpieza. Deja que la mezcla actúe durante toda la noche. A la mañana siguiente, añade un poco de agua y frota suavemente la superficie. Finaliza aclarando bien. Si la parte de debajo de las bandejas está sucia, repite el proceso.

¿Y LAS REJILLAS?

Para impedir la acumulación de grasa y suciedad, te aconsejamos limpiar siempre las rejillas después de utilizarlas. Te compartimos los pasos:

  1. Empieza llenando el fregadero con agua caliente y añadiendo un tapón de detergente para la ropa. Si vas a emplear detergente en polvo, añade la cantidad correspondiente a un ciclo de lavado corto.
  2. Mete las rejillas a remojo durante 20 minutos. Y si tu fregadero es pequeño, no hay problema. Introduce la mitad de la rejilla y cuando hayan pasado los 20 minutos, gira la rejilla y sumerge la otra mitad el mismo tiempo.
  3. Después del remojo, frota con un estropajo metálico para eliminar la comida quemada de las barras.
  4. Por último, vacía el fregadero, aclara las rejillas y sécalas con papel de cocina. Ya están listas para volver a meterlas en el horno.

ELIMINA LOS MALOS OLORES DEL HORNO

Al cocinar alimentos olorosos (como pescado), el horno se impregna de ellos y acaba desprendiendo malos olores. Para acabar con estos olores desagradables, una buena opción natural es el limón. Este cítrico también cuenta con propiedades antibacterianas y antisépticas. Un consejo: emplea esta táctica justo después de usar el horno para aprovechar el calor residual.

Los pasos a seguir son:

  1. En la bandeja del horno, vierte directamente agua, zumo de un limón y su cáscara. Otra alternativa es meter el zumo de dos limones en una cacerola o recipiente y colocarlos sobre la bandeja del horno. Después, cierra la puerta del horno.
  2. Si el horno está apagado y no tiene calor residual, enciéndelo durante 30 minutos a una temperatura media. Este calor desprenderá los aromas del limón y sus propiedades.
  3. Deja que enfriar el horno, retira con cuidado la bandeja/recipiente/cacerola y límpialos. Por último, pasa un paño húmedo por las superficies interiores del horno.

¿Y SI PREFIERES UTILIZAR PRODUCTOS ESPECÍFICOS?

  1. Ten cuidado al usarlos y sigue siempre las instrucciones del fabricante. Gran parte de estos productos químicos de limpieza contienen sosa cáustica, que quema la piel, irrita los ojos y daña los pulmones.
  2. Siguiendo con el punto anterior, mantén ventilada la cocina para que estos productos no te perjudiquen. Abre ventanas y la puerta para que no se impregne el ambiente.
  3. Para evitar que los productos toquen tu piel, ponte guantes de goma y manga larga. Tenlos puestos desde que empiezas a aplicar el limpiador químico hasta que lo retiras.
  4. Si los productos te salpican en la piel, lávate inmediatamente con jabón y agua en abundancia. Consulta las instrucciones del fabricante por si acaso. Al terminar de limpiar, también lava con agua caliente la parte exterior de los guantes.
  5. Como te hemos dicho, los limpiadores químicos suelen irritar los ojos, así que colócate unas gafas protectoras. Si el producto alcanza tus ojos, lávalos con abundante agua y consulta al médico en el caso de que sigan irritados.
  6. Si tienes niños, cuando estés limpiando en la cocina, mantenlos en otra estancia y que no entren hasta que esté todo limpio y desinfectado.
  7. Antes de empezar a limpiar, coloca papel de periódico bajo del horno para no dañar el suelo.
  8. Puedes limpiar las rejillas y las bandejas del horno con estos productos. Si las rejillas están muy ennegrecidas, frótalas con un estropajo metálico antes de aclarar el producto. Para las bandejas puedes utilizar un estropajo suave y un poco de detergente de lavavajillas. Puedes usar este detergente también para el interior del horno. Retira los restos con una bayeta húmeda.
  9. Al usar estos productos químicos, es mejor utilizar paños desechables para quitar los restos. Y sino, una vez realizada la limpieza, lava profundamente los paños de cocina o tela.
  10. Al terminar, asegúrate de quitar bien cualquier resto de producto. Pasa un paño mojado con agua tibia y escurrido por toda la superficie del horno y repite hasta que no haya restos de producto. Siguiendo este consejo evitas que se estropeen tus alimentos cuando los cocines y cojan olores.

Y para ir acabando la entrada, te compartimos tres trucos para evitar que el horno se ensucie tanto:

  • Siempre que lo uses, coloca en las bandejas o rejas papel de aluminio o papel para el horno.
  • Cuando los alimentos estén cocinados, saca completamente la bandeja (con cuidado de no quemarte). Así tendrás mayor estabilidad y evitarás salpicaduras o que se desparramen salsas o condimentos.
  • Y el más importante, como ya te hemos dicho, limpia el horno después de cada uso.

¿Nos compartes tus métodos de limpieza del horno?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza del hogar en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

cambio de armario limpieza de armario limpiar armario limpieza domestica

CONSEJOS PARA LIMPIAR TU ARMARIO | CAMBIO DE ARMARIO

A tan solo unos días del cambio de estación y con la llegada del calor, seguro que quieres tener tus prendas más frescas a mano. Además, el cambio de armario es una estupenda ocasión para revisar qué prendas de ropa tienes y en qué estado se encuentran.

Es muy común realizar dos grandes cambios de armario al año: uno con la llegada del verano y otro a principios del otoño. Si aún no lo has hecho, es el momento, ya estamos casi en verano.

Como tienes que sacar todas las prendas para organizarlas por temporada, es la oportunidad ideal para limpiar profundamente el armario.

En este nuevo post te aconsejaremos sobre la limpieza de armarios, especialmente durante el cambio de armario.

LIMPIEZA DE ARMARIO

Aunque esta entrada es sobre la puesta a punto de los armarios durante el cambio de armario (dos veces al año), desde Grupo Soldene te recomendamos que limpies tus armarios a fondo una vez al mes o cada dos.

Igualmente, en cualquiera de las mencionadas limpiezas, el primer paso es vaciar completamente el armario. Para que te sea más fácil (sobre todo el cambio de armario), un truco es despejar la cama y limpiar el suelo y poner toda la ropa extendida sobre éstos.

Una vez tengas el armario libre, pasa el aspirador para quitar el polvo y las posibles pelusas. Seguidamente, limpia a fondo los estantes y los cajones con un paño húmedo y unas gotas de jabón neutro. Retira los posibles restos de jabón con otro paño húmedo y finalmente, seca.

Limpia las puertas, tanto por dentro como por fuera, con un paño. Si tienes las puertas correderas, pasa un aspirador con boquilla estrecha para eliminar el polvo. Y si no tienes aspirador, un truco es desplazar la suciedad con una brocha o plumero de microfibra para poder barrerla.

Aunque el vinagre se utilice en muchas tareas de limpieza, en esta ocasión no, ya que el vinagre puede dañar los barnices y lacas de la madera.

Con los armarios limpios y secos, ya puedes volver a colocar la ropa. Si la organizas en grupos pequeños será más fácil sacarla la próxima vez y también encontrarás más rápido las prendas que buscas.

EVITA LAS HUMEDADES EN TUS ARMARIOS

  • Si quieres evitar la aparición de humedades, hongos o carcoma en tu armario, sigue este consejo. Una vez a la semana abre los armarios para que se ventilen durante 10 minutos.
  • Además, cuando vayas a limpiar los armarios, comprueba que el paño no esté muy húmedo, para que no se queden mojadas las esquinas, uniones y juntas. Si se quedan húmedas, el aglomerado podría abombarse, dañando tu armario.
  • Para absorber las posibles humedades del interior del armario puedes usar un producto específico. Un truco casero es meter dentro del armario un recipiente con sal gorda, arroz o carbón vegetal.
  • La última recomendación es que guardes siempre la ropa completamente seca, ya que si la guardas algo húmeda puede favorecer la aparición de hongos y malos olores.

ARMARIOS LIMPIOS Y SIN PELUSAS

  • Armario de madera. La madera es un material natural, así que es mejor limpiar estos armarios con productos que no la deterioren, como jabón neutro. Como ya te hemos explicado, al finalizar la limpieza, seca bien para que la humedad no afecte a la madera. También puedes aplicar a tus armarios un producto específico para madera, la nutrirá y evitará que se reseque.
  • Armario de melanina. Mantén limpios estos armarios pasando un paño humedecido en algún líquido jabonoso poco agresivo. Y si quieres impedir que la melanina pierda brillo o color, emplea limpiacristales o antigrasa. Pero no uses sobre los armarios de melanina ceras o aerosoles.
  • Armarios con puertas lacadas o pintadas. Límpialos con una bayeta o un paño ligeramente humedecido en agua y jabón neutro. Evita el uso de estropajos en estas superficies, ya que las rayan. Y para recuperar el color blanco de tu laca blanca, pasa por encima un paño humedecido en agua oxigenada.
  • ¿Tus armarios tiene puertas de espejo? Lo ideal es que la limpies a diario, ya que al abrir y cerrar el armario se quedan las huellas marcadas. Emplea un producto específico para cristales y un paño que no deje pelusas. O papel de periódico arrugado.
  • Y para impedir que entren más polvo y pelusas, un truco es poner burletes en las puertas.

SIN MALOS OLORES

En este apartado te compartimos unos trucos para que tu armario huela bien:

  • Compra o fabrica tus propias bolsitas de tela con hierbas secas (romero, lavanda, azahar, etc.) o con infusiones aromáticas.
  • En el interior del armario, deja abiertos los botes gastados de tu perfume favorito.
  • Otro truco con bolsitas de tela es meter algodones humedecidos con suavizante.
  • Siguiendo con las bolsitas, también puedes introducir cítricos (como naranjas, limones o pomelos) y mezclarlos con clavos de olor. Colócalos en el armario cuando estén deshidratados.
  • Ya que estás metiendo bolsitas en el armario, aprovecha para colgar unos ganchos antipolillas.
cambio de armario limpieza de armario limpiar armario limpieza domestica

CAMBIO DE ARMARIO

Ya tienes los armarios limpios, toca organizar la ropa que has dispuesto sobre el suelo o la cama. Para este cambio de armario, necesitarás mínimo una mañana para hacerlo. Y si vas a lavar la ropa de la temporada pasada antes de guardarla, tardarás un poco más en hacer todo el cambio de armario.

Desde Grupo Soldene te recomendamos que sí laves la ropa que vas a guardar hasta la siguiente temporada. Como te hemos dicho en anteriores apartados, guarda la ropa bien seca y en fundas o cajas. En estas cajas puedes colocar lo que se puede doblar, como camisetas y complementos.

Te contamos cómo hacer el cambio de armario.

GRUPOS DE PRENDAS

Haz tres montones de ropa: uno con lo que te quedas para la próxima temporada, otro con lo que puedas donar/ regalar/ vender y el tercero con las prendas que vas a retirar.

Lo del segundo grupo de prendas que se encuentre en buenas condiciones puedes venderlo en apps de ropa segunda mano.

ORGANIZA Y COLOCA

Antes de colocar las prendas en el armario, comprueba si necesitas comprar más separadores, perchas, cestos, fundas. Si has de comprar algo, podrás empezar a ubicar las prendas y complementos cuando ya lo tengas todo.

Comienza la organización por la ropa. Ésta, al estar guardada durante bastantes meses, se adapta a la forma con la que se almacene.

Para evitar arrugas y pliegues, intenta disponer del máximo de prendas colgadas en las mencionadas perchas (las que suelan dar de sí, como jerséis de punto, no). Cuanto mejor colgada o doblada esté tu ropa, más fácil será localizar la prenda que necesites y se mantendrá en mejor estado.
Algunas prendas más delicadas, como abrigos o chaquetas, puedes guardarlas en las citadas fundas.

La ropa que no se arrugue mucho (como camisetas, ropa interior, calcetines) puedes almacenarla en los cajones o cestas.

Pon la ropa de esta temporada en las barras más accesibles, en baldas céntricas del armario y delante de las prendas que ya no vayas a usar. La ropa y accesorios de invierno colócalos en las baldas más altas o bajas y, si puede ser, en cajas o fundas.

Te recomendamos que guardes también en estas baldas superiores lo que sea muy voluminoso, como mantas o edredones. Para ahorrar espacio, un truco es envasarlos al vacío en bolsas especiales.

Si aun así notas que falta espacio de almacenamiento, puedes conseguir una estantería de baldas amplias y cajoneras.

ZAPATOS Y BOLSOS

Tienes varias opciones para organizar los zapatos y bolsos.

Una de las opciones para guardar los zapatos es tenerlos en cajas en una zona de baldas. Y para los de la temporada actual puedes adquirir una estantería abierta o con cristal y exponerlos.

Y para los bolsos, una manera de guardarlos es colgarlos en percheros. También guardarlos en cajones amplios para que no pierdan su forma. Otra alternativa es usar una estantería similar a la de los zapatos y usarla como expositor.

ACCESORIOS

Los accesorios también suelen ser distintos según la época del año, así que te aconsejamos ubicarlos en sitios diferentes y agruparlos por estacionalidad. Para saber qué está en cada lugar, mételos en cajas identificadas de tela. O si tienes uno, guarda los accesorios en un cajón que disponga de separadores para que no se mezclen. Por cierto, antes de guardarlos verifica que estén limpios y sin desperfectos.

También puedes meter en organizadores los cosméticos y maquillaje. Por ejemplo, hay colores de pintalabios que usamos más en verano y bases que se ponen al estar más morenos.

ROPA Y COMPLEMENTOS DURANTE TODO EL AÑO

Seguramente tienes ropa que usas durante todo el año (incluso en el entretiempo), los llamados fondo de armario: una camiseta blanca, una americana negra, etc. Intenta que estas prendas sean en colores neutros.

Muchos complementos también se utilizan gran parte del año, como paraguas o cinturones. Para tenerlos a la vista, dispón de cestos para ellos o colgadores en las puertas.

MÉTODOS DE DISTRIBUCIÓN DE LA ROPA

Te compartimos tres tácticas para ordenar la ropa:

Colores

Este sistema lo utilizan las gurús del orden. Te ayudará a la hora de buscar combinaciones de prendas y te dará paz visual al estar toda la ropa estéticamente ordenada.

Categorías

Esta es la técnica más usada. Es tan sencilla como ordenar la ropa por tipo de prendas: faldas, vestidos, camisas, trajes, etc.

Para conseguir más orden, un truco es fusionar esta técnica y el método anterior, es decir, que cada categoría esté ordenada por colores.

Según uso y actividad

Este último método es el menos conocido.

Para seguirlo, organiza tu ropa por frecuencia de uso, la ropa que uses en el día a día tiene que estar más a mano. Por ejemplo, si usas uniforme. Estas prendas deberían estar en la parte superior de las cajoneras y en el centro del armario.

La ropa que uses más ocasionalmente, como quizás la ropa deportiva o de salir de fiesta, estaría ubicada detrás de tus prendas diarias.

¿Y cómo limpias y ordenas tú tus armarios?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza del hogar en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

Convocatoria Junta General Ordinaria

CONVOCATORIA DE LA JUNTA GENERAL ORDINARIA DE ACCIONISTAS DE GRUPO SOLDENE

Te compartimos la convocatoria de la Junta General Ordinaria de accionistas que llevamos a cabo en Madrid todos los años:

Se convoca a los accionistas de la compañía a Junta General Ordinaria que se celebrará en Madrid, calle Emilio Muñoz, nº7, 3º, el 16 de junio de 2022, a las 13:30, en primera convocatoria, o el siguiente día 17, en el mismo lugar y hora, en segunda convocatoria, con el siguiente Orden del Día:

Primero.– Examen y aprobación, en su caso, de las Cuentas Anuales e Informe de Gestión individuales y consolidados del ejercicio 2021, así como del Informe de Auditoría de grupo consolidado del mismo ejercicio.
Segundo.– Aplicación del resultado obtenido en el ejercicio 2021.
Tercero.– Aprobar, si procede, la gestión social realizada en el ejercicio 2021.
Cuarto.– Repartir un dividendo a cuenta del beneficio correspondiente a 2022.
Quinto.– Ruegos y preguntas.
Sexto.– Aprobación, si procede, del Acta de la Junta.

A partir de la convocatoria de la Junta General cualquier socio podrá obtener de la sociedad, de forma inmediata y gratuita, los documentos que han de ser sometidos a aprobación de la misma, esto es: cuentas anuales e Informes de Gestión y de Auditoría mencionados (Art. 272 LSC y 42.5 C.Co.); estado contable previsto en el Art. 277 a) LSC.

Convocatoria Junta General Ordinaria

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza, desinfección y mantenimiento en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

limpieza de persianas limpiar persiana limpieza domestica

CONSEJOS PARA LIMPIAR LAS PERSIANAS POR DENTRO Y POR FUERA

Aunque nos parezca extraño, no en todos los países cuentan con persianas. El nuestro, España, es uno de los pocos que tienen persianas en Europa.

Una de las causas de la existencia de las persianas es porque en nuestro país hay muchas horas de sol durante el año. Además de repeler la luz, también evitan que entre el calor en verano y el frío en invierno.

Aparte de estas ventajas, existe un inconveniente obvio: tener persianas implica que hay que limpiarlas.
Las persianas acumulan más suciedad y se ensucian antes durante el otoño e invierno, como consecuencia de las inclemencias del tiempo. Aunque debemos limpiarlas durante todo el año, te recomendamos darles un repaso a fondo al llegar la temporada de primavera y verano.

Limpiar las persianas enrollables (sobre todo por la parte exterior) es una de las tareas domésticas más fastidiosas. Para facilitar estas labores domésticas, te compartimos unos consejos sobre la puesta a punto de las persianas.

CON QUÉ PRODUCTOS LIMPIAR

Un método sencillo para limpiar las persianas es emplear agua y jabón. Con la vaporeta ahorrarás tiempo.
Aprovecha para darle un repaso a las ventanas, ya que vas a limpiar las persianas y puede que ensucies las ventanas en el proceso. Para limpiar las ventanas, te aconsejamos estos dos trucos caseros y fáciles:

  1. Mezclas caseras. Crea un limpiador eficaz mezclando una parte de vinagre blanco con tres de agua caliente. Antes de usarla, remuévela bien. Si quieres que tu casa no huela a vinagre, puedes añadir a la mezcla unas gotitas de limón o lima.
    Fabrica otra fórmula limpiadora mezclando 2 tazas de agua, media cucharadita de detergente líquido y 3 cucharadas de vinagre blanco.
    Pon cualquiera de estas dos mezclas en un pulverizador y ya puedes aplicarlas sobre las ventanas.
  2. Filtro de café. No es necesario que uses paños especiales para evitar rayones y manchas, simplemente aprovecha los filtros del café.
    Un truco para que no aparezcan manchas ni rayas durante el proceso de limpieza es que limpies los cristales realizando movimientos horizontales en el interior y movimientos verticales en el exterior.
CÓMO LIMPIAR DISTINTOS TIPOS DE PERSIANAS

Dependiendo del material con el que están fabricadas las persianas, podrás aplicar en su limpieza unos productos u otros.

  • PLÁSTICO. En las persianas de plástico, el plástico de las lamas se irá desgastando con el tiempo y la luz del sol. Por ello, se volverán más porosas y penetrará la suciedad más fácilmente.
    Si son desmontables, la manera más sencilla de limpiarlas es meterlas en la bañera y lavarlas en profundidad con un poco de agua tibia y jabón.
  • ALUMINIO. La limpieza de las persianas de aluminio es similar a las de plástico. Tienes que estar pendiente para evitar que se oxiden con el paso del tiempo.
  • TELA. Para limpiar las persianas de tela de forma fácil, desenróllalas y limpia suavemente todas las láminas, con una esponja suave (por ejemplo).
  • MADERA. El método de limpieza de las persianas de madera dependerá del tipo de madera y del desgaste de las lamas.
    Si están muy sucias, puedes emplear una mezcla de agua y vinagre. Pero evita cualquier producto químico agresivo con la madera.
    Al terminar de limpiar las persianas, puedes aplicar una capa de barniz en el exterior, si notas que la necesitan.
  • DE COLOR BLANCO. Ten en cuenta que las persianas de este color son más costosas de limpiar, ya que se puede ver más fácilmente la suciedad.

Como te hemos mencionado, todas estas clases de persianas se pueden limpiar con ayuda de agua y un poco de jabón neutro. Y para acabar con la suciedad más adherida, utiliza algún producto específico que no sea abrasivo o la citada vaporeta (si tienes).

limpieza de persianas limpiar persiana limpieza domestica

LIMPIAR LAS PERSIANAS POR DENTRO

Te aconsejamos que para ahorrar tiempo en la limpieza de las persianas, repases su interior cada semana o cada dos. Y, como ya te hemos comentado, puedes llevar a cabo una limpieza a fondo en primavera o inicios del verano.

Hay algunos productos y utensilios que te recomendamos tener a mano cuando vayas a empezar la limpieza de persianas:

A continuación, los pasos:

En primer lugar cierra las persianas lo máximo posible. Comienza a quitar el polvo que se haya podido quedar incrustado, ayudándote con un cepillo suave. También puedes usar un paño de microfibra o una aspiradora de mano.

Con cualquiera de estos utensilios, ve limpiando cada lámina de manera individual. Empieza por las superiores para que no se desplace la suciedad por la persiana. Para llegar a las a las láminas superiores, sube a una escalera o utiliza un palo extensible. No te dejes las correas sin limpiar.

Con el polvo quitado, ya puedes utilizar algún producto de limpieza o jabón líquido y agua. O, si tienes, emplea la vaporeta.
La vaporeta logra buenos resultados y es rápida. Puedes emplearla sobre cristales, estores enrollables, paneles japoneses, persianas venecianas y cortinas. Entre sus otras cualidades, es ecológica y su acción acaba con todos los gérmenes. Con la vaporeta has de repetir los mismos pasos que cuando estabas quitando el polvo a las láminas.

Al terminar de pasar la vaporeta, retira la suciedad restante con un paño y, con otro paño, seca bien para no dejar humedad. Con estos pasos, e interior de tus persianas ya estará completamente limpio.

LIMPIAR LAS PERSIANAS POR FUERA

Como ya te hemos avisado, es mejor limpiar el exterior de las persianas en primavera o verano.

No es lo mismo limpiar la persiana por fuera que por dentro, sobre todo si no tenemos acceso a la persiana por el exterior.

Acceso al exterior

¿Tienes acceso al exterior de las persianas de manera segura? Por ejemplo, una terraza, un balcón, una galería. Si es así, puedes empezar a limpiar.

El primer paso es bajar las persianas hasta que se vean las ranuras entre las lamas. Desde tu acceso, pasa (por su exterior) un cepillo de cerdas blandas de arriba abajo, para que se desprenda toda la suciedad acumulada. A continuación, si puedes, pasa la aspiradora para recoger estos restos.

Seguidamente, como en el apartado anterior, pasa de arriba abajo un paño humedecido con agua y jabón neutro. Puedes ir aclarando el paño o bayeta para ir eliminando bien la suciedad hasta que no haya restos. En lugar del paño puedes usar también la vaporeta. Acaba secando la persiana con otro paño. Si ya has limpiado la parte interior, puedes enrollar la persiana.

Sin acceso al exterior

Si no tienes manera segura de acceder al exterior de las persianas para limpiarlas, te compartimos dos soluciones. La primera es contratar a un profesional.

Otra táctica para su limpieza es abrir el cajón donde se guardan y extraerlas. Es en este espacio donde queda enrollada la persiana cuando la subimos. Este cajón se encuentra en la parte superior e interior de las ventanas.

Una vez sacada la persiana, aspira y limpia el cajón. Después, sigue los pasos explicados en el apartado anterior para limpiar la persiana por fuera. Si vas a emplear esta táctica, no limpies la persiana por dentro antes, sino en este momento, aprovechando que la persiana es manejable. Seca bien las persianas por ambas partes con un trapo seco de algodón. Para comprobar que funcionan bien, vuelve a enrollarlas y desenrollarlas. Si todo está correcto, recoloca la tapa del cajón de la persiana y ya has acabado la limpieza de las persianas.

Te aconsejamos limpiar las persianas de tu hogar a fondo al menos una vez al año.

Para acabar estos consejos, te explicamos las peculiaridades de dos clases de cajones de persianas:

Cajón de madera

En los cajones de madera, la tapa suele está ajustada con tornillos para madera, con cabeza de estrella o plana. Si no los encuentras en el cajón, sí que están, pero estarán tapados por la pintura. Tendrás que rascar un poco para encontrar la cabeza y ya poder meter el desatornillador correspondiente.

Otras tapas, además de ir atornilladas, pueden ir pegadas con alguna clase de adhesivo. Para comprobarlo, con mucho cuidado, pasa una cuchilla o un utensilio que corte por todo el perímetro entre la tapa y el cajón.

Después de estos pasos, cuando quites la tapa, puede que encuentres un aislante de porexpán. Retíralo y ya podrás desenrollar la persiana para limpiar. Cuando finalices el trabajo, recoloca todos los elementos.

Cajones de PVC y Aluminio

Es normal que la tapa de registro vaya clipada a presión en los cajones de PVC y aluminio. ¿Y qué quiere decir clipada? Significa que se abre fácilmente haciendo una ligera presión con las manos hacia fuera.

También puedes encontrar cajones de aluminio en los que la tapa esté atornillada, como en los cajones de madera. Para retirar la tapa, desenrosca los pequeños tornillos y cógela con cuidado.

Pon todo en su sitio al acabar de limpiar.

 

Y tú, ¿nos compartes tus trucos para limpiar las persianas?

CONTACTO

Contacta con GRUPO SOLDENE a través de nuestro número de teléfono 913274354 o nuestro e-mail soldene@soldene.es.

Te informamos sin compromiso de nuestros servicios de limpieza a domicilio y doméstica en toda España. O puedes informarte mediante la web.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram. Y escribir una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

¡Hasta el próximo post!

Pedir presupuesto
close slider

    Grupo Soldene

    FORMULARIO DE CONTACTO

    INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE GRUPO SOLDENE

    Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por medios electrónicos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en soldene@soldene.es. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.